Inicio Hatzad Hasheini Hatzad Hasheni: Se trata de demografía, estúpido

Hatzad Hasheni: Se trata de demografía, estúpido

Por Iton Gadol
0 Comentario

Por Avi Bareli (Israel Hayom)

Es imposible evitar un goteo demográfico árabe-musulmán desde “Palestina” a Israel, particularmente en condiciones de paz. La actual crisis política lo demuestra.

La carrera demográfica entre judíos y árabes está en el centro del conflicto nacional en Israel. Por supuesto, también es un conflicto por fronteras, religión, cultura e idioma. Pero es principalmente un conflicto nacional, y el escenario principal en el que se desarrolla es demográfico. Nuestra estrategia tiene que ser la expansión demográfica y el bloqueo de la migración árabe-musulmana a Israel. Si no entendemos que la victoria en el conflicto (judío o, Dios no lo quiera, árabe) es de naturaleza demográfica en lugar de militar, perderemos.

Los palestinos entienden esto, Israel menos. Una gran cantidad de políticos piensan que Israel ya ha ganado y que solo tiene que reforzar esta victoria en el marco de un acuerdo. La Izquierda sionista nos llevó a los Acuerdos de Oslo de 1993 ya que pensó que Israel ya había derrotado militarmente a los palestinos en 1948, y a los estados árabes en una serie de guerras durante las siguientes décadas, por lo que ahora solo queda reforzar la victoria sobre los palestinos con un acuerdo que forma dos estados.

No es así como lo vieron el líder de la OLP, Yasser Arafat y su gente. Entendieron que la expansión demográfica decidiría y un lado ganaría, no “todos”. Ponen sus esperanzas en la enorme mayoría demográfica árabe-musulmana alrededor de Israel que está migrando, particularmente ahora, cuando la tasa de natalidad árabe se está desplomando.

Una descripción general de los principales acontecimientos del conflicto israelo-palestino desde sus inicios en la década de 1920 demuestra que Arafat era más realista que Yitzhak Rabin y Shimon Peres, los arquitectos de los Acuerdos de Oslo.

Durante la primera parte del conflicto, 1921-1948, los judíos representaron una especie de amenaza demográfica para los árabes. En las décadas que siguieron a la independencia de Israel, ambas partes se amenazaron demográficamente. Al comienzo del dominio británico en 1918, y con la Tercera Aliá (1919-1923), los árabes comprendieron el nuevo peligro. Su respuesta fueron los disturbios de Nebi Musa en 1920 y disturbios más graves en 1921, en el apogeo de la Tercera Aliá.

En 1922, prácticamente todas las naciones del mundo estaban cerradas a millones de judíos que querían emigrar. La Tierra de Israel se convirtió en su único refugio, aumentando significativamente la amenaza que los árabes veían en ellos, ya que la carta del mandato obligaba a las autoridades británicas a permitir la inmigración masiva. En 1924, comenzó la primera aliá judía en masa, conocida como la Cuarta Aliá, lo que ilustra aún más el tamaño de la amenaza demográfica judía.

No eran sólo los “pioneros” los que llegaban, sino una migración popular, y detrás de ella se encontraban millones de personas encarceladas en la trampa antisemita en Europa. Después de un tiempo, esta creciente amenaza llevó a los disturbios masivos organizados por los líderes árabes en 1929.

Pero la serie de ataques asesinos no detuvo a las masas judías, que estaban atrapadas en Europa central y oriental con solo el “hogar nacional” en la Tierra de Israel abierto para ellos. Los británicos lograron reprimir los disturbios y, en la década de 1930, cuando el antisemitismo aumentó aún más en Europa, comenzó una ola masiva de inmigración (la “Quinta Aliá”) que finalmente duplicó el tamaño del “Yishuv”. Finalmente, se convirtió en un tercio de la población del país y en un grupo nacional que luego, en 1948, fue capaz de valerse por sí solo. El lado árabe respondió lanzando la Revuelta Árabe, luego rebautizada como la “gran revuelta palestina”, que estalló entre 1936 y 1939.

Demográficamente, la Guerra de Independencia de 1948 fue el resultado trágico y decisivo de la amenaza demográfica judía sobre los árabes y de la necesidad crucial de cientos de miles de judíos (desastrosamente, ya no millones) de hacer aliá, primero desde Europa y después desde el Países islámicos.

De ahora en adelante, la amenaza demográfica ha sido mutua. Debido a esto, Israel no permitió que los refugiados árabes regresaran y aprobó la Ley de Retorno, que en tres años volvió a duplicar la población judía y creó una gran mayoría judía en Israel que creció a un ritmo sin precedentes a nivel mundial.

Las continuas guerras y hostilidad ayudaron a Israel a evitar la migración árabe al país. Incluso después de la victoria militar y la ocupación en 1967, y hasta los Acuerdos de Oslo, solo hubo una pequeña migración árabe desde los territorios hacia el Estado soberano de Israel. Quizás esto es lo que llevó a la complacencia de Israel con respecto a la posibilidad de que suceda en el futuro.

Mientras tanto, hubo nuevas oleadas de inmigración después de 1967: desde la Unión Soviética a principios de la década de 1970 y más tarde desde la ex URSS en 1989, cuyo gran volumen anuló la estrategia del “útero palestino”. Esto posiblemente explica por qué los palestinos adoptaron el “Plan de Pasos” para superar demográficamente a Israel, cumpliéndolo con los Acuerdos de Oslo: presumiblemente entendieron que, ante la inmigración judía a Israel, debían abrir el país a la migración árabe desde el áreas circundantes, y que esto sólo sería posible en condiciones de calma o “paz”. Solo su intransigencia en las negociaciones interrumpió y ralentizó, hasta ahora, temporalmente, el cumplimiento de sus ambiciones demográficas.

Los Acuerdos de Oslo no se basaron solo en la ilusión de que Israel había ganado, y que ahora podían dictar que el movimiento nacional palestino reconociera al estado-nación judío dentro de la Línea Verde. Se basaron en la ilusión de que la partición elimina la amenaza demográfica árabe.

Los líderes del partido laborista que impulsaron los Acuerdos de Oslo inculcaron a sus partidarios que los refugiados árabes “solo” regresarían al estado palestino, que controlaría su propia política de inmigración, pero no hacia Israel. Fue y sigue siendo un fracaso intelectual peligroso e imprudente: lo que está ocurriendo ahora, con la “unificación familiar” y el fenómeno de los extranjeros ilegales y el establecimiento de colaboradores dentro del Israel soberano, se llevaría a cabo en masa en condiciones de paz permanente.

Israel necesariamente se vería arrastrado a no solo permitir la entrada ilimitada de personas ignorando la expiración de las visas de turista, que en condiciones de “paz” se encontrarían en el propio Israel, especialmente en sus tribunales, donde solicitarían con ingenuidad o malicia. para la “unificación familiar” masiva.

Nunca, ni en 1937, ni en 1947, ni en 1994 ni en ninguna propuesta de “solución” al conflicto, surgió la idea de dividir el país en dos estados divididos por una frontera sellada. No es viable económica ni operativamente. Quien espera esto está fomentando un sueño imposible.

El presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, colocó una señal de advertencia ante nosotros cuando planteó la idea de traer refugiados sirios de la guerra civil a Israel. Bajo las condiciones de una “paz permanente” con un estado palestino, que controlaría el paso de la población hacia él, enfrentaríamos una amenaza similar con cada trastorno demográfico en la región. Entre el mar Mediterráneo y el río Jordán, en las áreas de la tierra occidental de Israel, es imposible evitar un goteo demográfico árabe-musulmán en el país, definitivamente no en condiciones de paz, pero tampoco en condiciones de calma (como la política actual la crisis resultará).

La estrategia demográfica palestina explica su comportamiento durante las negociaciones hasta ahora y por qué las frustraron. En primer lugar, insisten en el “derecho al retorno” de los descendientes de refugiados. En segundo lugar, exigen controlar la inmigración al “Estado de Palestina”. En tercer lugar, exigen una continuidad territorial con el mundo árabe, es decir, el Valle del Jordán, para poder abrir la zona entre el Jordán y el mar a la inmigración. En cuarto lugar, no están preparados para reconocer a Israel como un estado judío.

No se trata de una cuestión de “narrativa”, de adhesión a su historia nacional, como nos dicen aquellos con pensamientos superficiales, sino de una cuestión de estrategia, ya que reconocer a Israel como un estado judío requiere el reconocimiento del derecho de Israel a protegerse demográficamente de la migración árabe. y esencialmente renunciar al “derecho al retorno”, que para ellos es un arma demográfica importante.

Por lo tanto, la estrategia demográfica de Israel debe derivarse de la necesidad de bloquear la estrategia palestina: necesitamos aliá, tanto como sea posible, sin quejarnos de “hacinamiento”. En segundo lugar, en cada situación, depende de nosotros evitar la migración árabe-musulmana a la totalidad de la tierra entre el río y el mar. En tercer lugar, cualquier arreglo político debe basarse en el reconocimiento del derecho del Estado-nación judío a la autodefensa demográfica, y nos corresponde a nosotros ceñirnos a la llamada ley del “Estado-Nación” y promulgar una normativa básica en forma de ley para regular la inmigración. En cuarto lugar, nos corresponde asentar el Valle del Jordán con un asentamiento urbano masivo que frustrará cualquier idea de contigüidad entre el territorio árabe-musulmán en Israel y en Jordania.

Si no entendemos rápidamente la esencia de la lucha, es posible que ganemos algunas batallas, pero perderemos la guerra.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat