Inicio Hatzad Hasheini Hatzad Hasheni: ¿Qué hizo Jesús en el Templo de Jerusalén en Janucá?

Hatzad Hasheni: ¿Qué hizo Jesús en el Templo de Jerusalén en Janucá?

Por Iton Gadol
0 Comentario

Por Profesor Eyal Reguev (Yediot Ajaronot)*

Los autores de los “evangelios”, los primeros cristianos en el siglo I d.c., fueron importantes para enfatizar que Jesús actuó en el Templo de Jerusalén. Por lo tanto, fue precisamente a través de la idea judía del Templo que la imagen celestial de Jesús se formó de una manera que mantuvo al cristianismo alejado de sus fundamentos judíos.

La Navidad no se menciona en el Nuevo Testamento, pero si se menciona Janucá. En el cuarto evangelio, el Evangelio de Juan, se dice que Jesús fue al Templo en Januca y discutió con los fariseos en el “Salón de Salomón”, probablemente en el pórtico real en el Monte del Templo. Esto prueba que los lectores de este evangelio, más tarde de todos los Evangelios en el Nuevo Testamento, estaban familiarizados con Janucá. También pueden haberlo celebrado.

No sabemos cómo se celebraba Januca al final del período del Segundo Templo (Yosef Ben Matityahu lo llama “la fiesta de la luz” sin más detalles), pero también es posible que el Evangelio de Juan sugiera que Jesús tenía una razón especial para subir al Monte del Templo en Janucá, ya que había celebraciones especiales en el templo.

No es una coincidencia que Jesús haya actuado en el templo de Janucá. En un libro reciente publicado por la Universidad de Yale sobre el Templo en el cristianismo primitivo, muestro que los autores del Evangelio, los primeros cristianos en el siglo I d.c., son importantes para enfatizar que Jesús actuó en el Templo, y lo hacen repetidamente de varias maneras en todos los Evangelios del Nuevo Testamento.

Por ejemplo, en el Evangelio de Lucas, los padres de Jesús vinieron al templo para sacrificar la ofrenda de nacimiento y la redención del primogénito, y luego hicieron una peregrinación durante la fiesta de Pesaj (Pascua). Según el evangelio de Marcos, cuando Jesús cenó con sus discípulos para la Última Cena, fue mientras comía el sacrificio y la cena de la Pascua que se parecía al Seder.

Los cristianos reconocieron el Templo de Jerusalén

Según el evangelio, Jesús predijo la destrucción de Jerusalén, pero nunca atacó directamente el Templo y a los sacerdotes. Por lo tanto, los propios autores cristianos, que escribieron un poco después de la destrucción del Segundo Templo (algunos eran judíos, mientras que otros eran gentiles que habían estudiado bien la Biblia y la tradición judía), no fueron hostiles al Templo incluso después de ser destruidos por los romanos.

La Dra. Rebecca Nir investigó el judaísmo y el cristianismo del Segundo Templo, y regresó con algunas conclusiones en su libro “Juan el Bautista – El primer creyente cristiano”. En una entrevista, explica por qué no hay nada judío en su carácter, y también habla sobre la rebelión de Bar Kojba, el apocalipsis y lo que hay en el medio

El cristiano que estuvo allí antes que Jesús

Los autores del Evangelio fueron importantes al mostrar su conexión con la institución principal de los judíos de la época. Se supone que la misma afirmación que Jesús enseñó en el Templo muestra a los lectores que creen que él participó en el corazón de los acontecimientos religiosos, y también le da validez y autoridad. En opinión de los escritores del Nuevo Testamento, durante sus frecuentes visitas al Templo de Jesús, buscó estar lo más cerca posible de Dios, y por lo tanto reconoció que era el lugar más sagrado.

Pablo (Saúl de Tarso), cuyas cartas ocupan una buena parte del Nuevo Testamento, y se ocupan extensamente del templo y sus sacrificios. Afirmó que la congregación de los fieles en Jesús era tan santa como el Templo, que Jesús era la Pascua, el pecado o el sacrificio en el arca del pacto, y que el mismo Pablo se parecía a un sacerdote, así como a un vino derramado en el altar como príncipe.

Pablo, al igual que otros autores de los escritos del Nuevo Testamento, quería transmitir un mensaje extraordinario. Su afirmación no es que Jesús y los cristianos son un sustituto del Templo, sino todo lo contrario: para explicar qué es la santidad y la devoción a Dios, los compara con el templo y los sacrificios. Para Pablo y otros cristianos en el siglo I d.c., antes de que el cristianismo se convirtiera en una religión separada del judaísmo, el templo inspiró y modeló las nuevas concepciones y costumbres. No se opusieron a la obra de sacrificio del Templo y no la rechazaron, sino que trataron de transferir algunas de sus características a la nueva fe que crearon. Para ellos, el templo y los sacrificios fueron el puente entre su judaísmo y su fe en Jesús.

La solución creativa de los cristianos

Unos años después de la destrucción, los primeros cristianos debatieron cómo explicar la conexión de Jesús con el templo. Los autores de la Epístola a los Hebreos y a la Visión de Juan (“Apocalipsis”) encontraron una solución creativa: conocían la idea judía que en el cielo hay un Templo de Maala (arriba), que es paralelo al Templo de Mata (abajo). Según ellos, Jesús trabaja en el Templo del Cielo, y según la Epístola a los Hebreos, él es el Sumo Sacerdote allí. El templo celestial no puede ser destruido o cambiado, y allí Jesús está más cerca de Dios.

Los primeros cristianos no podían continuar existiendo sin un templo, ni querían separar a Jesús de él. Por lo tanto, fue precisamente a través de la idea judía del templo que la imagen celestial de Jesús se formó de una manera que mantuvo al cristianismo alejado de sus fundamentos judíos.

*El Profesor Eyal Reguev enseña en el Departamento de Estudios de la Tierra y Arqueología de la Universidad de Bar-Ilan. Su libro The Temple in Early Christianity: Experiencing the Sacred fue publicado recientemente por Yale University Press

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat