Inicio Hatzad Hasheini Hatzad Hasheni: Los países árabes no esperan a los palestinos

Hatzad Hasheni: Los países árabes no esperan a los palestinos

Por Iton Gadol
0 Comentario

Por Yossi Beilin (Israel Hayom)

Los palestinos esperaban que otros países árabes lucharan por ellos, y no lo hicieron. Ahora los palestinos quieren que los países árabes eviten la paz con Israel, y no será así.

Hace unos días, el jeque Muhammad Hussein, el mufti de la Autoridad Palestina y Jerusalén, publicó una fatwa (sentencia religiosa) que decía que a los musulmanes de los Emiratos Árabes Unidos se les prohibía visitar la mezquita de Al-Aqsa.

¿Quién ha oído hablar de una fatwa como esa? ¿Quién lo hará cumplir? ¿A quién se supone que debe disuadir? ¿Se desanimarán los estados árabes que buscan seguir los pasos de los Emiratos para normalizar las relaciones con Israel por temor a que Mohammed Hussein emita una fatwa similar para sus propios ciudadanos?

Las relaciones de los palestinos con los países árabes no son una historia de amor continua. Los palestinos no estaban preparados para aceptar ninguna solución que permitiera a los judíos en el oeste de Israel ningún territorio soberano y arrastró a los países árabes a unirse a su oposición al Plan de Partición de la ONU en noviembre de 1947.

Durante la Guerra de Independencia, los países árabes enviaron fuerzas que, además de los jordanos (cuyo objetivo real era capturar el territorio destinado a un estado palestino para Jordania), comprendían solo una parte del poder militar de esos países.

Los propios países árabes acogieron a refugiados árabes de Palestina, algunos de los cuales huyeron y otros expulsamos, pero solo Jordania les otorgó la ciudadanía. Todos los demás los mantuvieron como ciudadanos de segunda clase. En 1948, Egipto, bajo los auspicios de la liga árabe, estableció en la Franja de Gaza el ridículo “Gobierno de toda Palestina”, mientras que el estado árabe explotó el problema palestino para sus necesidades nacionales e internacionales.

La expectativa palestina que los países árabes lucharían contra nosotros y despejarían el camino para el regreso de los refugiados de 1948 era patética, y la destructiva transición del liderazgo palestino al uso del terrorismo a fines de la década de 1960 surgió de un deseo no menos patético de tomar el destino de los palestinos en sus propias manos y lograr la solución que deseaban, por sí mismos.

La expectativa que los estados árabes, al menos, proporcionarían un respaldo diplomático continuo a los palestinos, fue un golpe en los Acuerdos de Camp David y cuando Anwar Sadat subió al poder en Egipto. La necesidad del país de la paz con Israel (para recuperar la península del Sinaí y porque quería lazos económicos y de seguridad con Estados Unidos) llevó a Sadat a evitar la condición previa estándar de que no habría paz a menos que se estableciera un estado palestino. Los palestinos lograron iniciar un boicot árabe a Egipto y sacar al país de la Liga Árabe, pero ninguno duró mucho.

La Conferencia de Madrid de 1991 llevó a los palestinos a tener la esperanza de que manteniendo negociaciones simultáneas con los jordanos, los sirios y los libaneses, ninguna de estas entidades podría firmar un acuerdo de paz por separado con Israel. Pero luego ellos mismos violaron ese acuerdo con los Acuerdos de Oslo, que no condicionaron la paz israelí-palestina a la paz entre Israel y ningún otro estado árabe.

El acuerdo entre Israel y Jordania, que se firmó un día después de los Acuerdos de Oslo, también en la Casa Blanca, fue una clara declaración de que Jordania no esperaba la paz entre israelíes y palestinos. El hecho de que se negociaran por separado con Siria después de la firma de los Acuerdos de Oslo fue una señal de que Siria había tomado una decisión similar. El acuerdo de normalización entre Israel y Mauritania, firmado en 1999, así como el próximo acuerdo de normalización entre Israel y los Emiratos Árabes Unidos, también son declaraciones claras que el mundo árabe todavía está interesado en hacer la paz con Israel, y no esperará la aprobación del gobierno Palestino para firmar tales acuerdos.

El liderazgo palestino se niega a entender que cuanto más estados árabes abran embajadas en Israel, más presión nos harán para llegar a un acuerdo con los palestinos, y que estos países pueden ayudar a lograrlo. La fatwa de Muhammad Hussein hará lo contrario: convertirá a los palestinos en marginados.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat