Inicio COMUNIDAD EN ACCION OSM. Ariel Goldgewicht: «Estamos creando una selección nacional de líderes del pueblo judío»

OSM. Ariel Goldgewicht: «Estamos creando una selección nacional de líderes del pueblo judío»

Por Iton Gadol
0 Comentario

Itongadol.- Ariel Goldgewicht es director ejecutivo del Departamento de Noar Jalutz y Dor Hemshej (Juventud Pionera y Futuras Generaciones) en la Organización Sionista Mundial (OSM) y recibió a ItonGadol en su oficina en Israel para dialogar sobre la preocupación que genera el éxodo de chicos del sistema escolar judío y el riesgo de que desaparezca una generación de líderes sionistas. También dio detalles de los planes para revertir esta situación y la apuesta a crear una verdadera selección de «líderes del pueblo judío».

En ese sentido, el dirigente destacó la creación de la Academia de Liderazgo Sionista, un programa que reúne a jóvenes judíos de todo el mundo a través de Zoom y con dos encuentros presencialespara que reciban la capacitación adecuada y la formación necesaria que los convierta en los líderes del futuro.

-¿Cuál es la problemática que están viendo en la juventud judía?
-Estamos frente a una de las crisis más grandes del pueblo judío a nivel mundial. En los últimos 30 años, conocemos lo que se llama “la generación perdida” dentro de las comunidades judías del mundo. Se trata de los jóvenes que entran a la escuela, se convierten en súper activistas entre los 15 y 20 años. Son madrijim, dirigentes jóvenes apasionados, con ganas de cambiar el mundo. Vienen a Israel, se capacitan en liderazgo, regresan a sus países, levantan el movimiento juvenil y realizan grandes actividades. Luego entran en la universidad, se desconectan de su lado activista/sionista y se dedican a su carrera. Estudian medicina, derecho, arquitectura, administración o lo que sea, buscan trabajo y luego se dedican a generar sus propias familias. Desaparecen del área sionista/activista por 10 o 15 años, hasta que tienen nenes chicos que buscan ingresan en el gan (jardín de infantes), y de repente se acuerdan de lo que era ser activista. Se meten en el comité escolar y luego siguen adelante en su carrera política voluntaria dentro de la comunidad, tomando diferentes comisiones. Es decir que son 10 o 15 años que desaparecen, pero luego vuelven o por lo menos ese era el plan. Ahora esto ya no lo estamos viendo. En muchas de las comunidades judías del mundo, no exclusivamente en América Latina, los chicos ya no están entrando a la escuela judía y los padres ya no regresan a su activismo/liderazgo comunitario… los perdemos.

-¿Si no regresan, a dónde están yendo?
-Ponen a los niños en la escuela americana o en otra mejor, porque quieren que aprendan inglés mejor que hebreo, porque los temas económicos son más importantes que los temas de identidad. Entonces ya no se involucran y algunas de las personas que eran más activistas en el movimiento juvenil, se dan cuenta que a sus hijos no les interesa ir al movimiento juvenil. Sus hijos prefieren estar jugando en Internet o en Tiktok, o haciendo cualquier otra cosa, y están desapareciendo. Al principio del coronavirus había una propaganda con una serie de fósforos. Ponían 100 fósforos parados uno al lado del otro y si prendías, uno se iban prendiendo todos. Pero había uno qué si lo jalabas, un poquito para abajo, ya no seguía. La propaganda terminaba con el mensaje “quedate en casa”.


Ariel Goldgewicht, el director ejecutivo del Departamento de Noar Jalutz y Dor Hemshej en la OSM

-¿Por qué hace esa analogía?
-Porque el sistema que estamos usando para contener la pandemia es justo lo opuesto que tenemos que hacer al ideal sionista y al liderazgo del movimiento juvenil sionista. Si una generación desaparece, se nos va a acabar el fuego que lleva 3.000 años. Si yo no lo heredé de mi padre o de mi madrijim, no tengo de dónde sacarlo, no tengo de dónde inventar fuego de la nada. Y no podemos permitir que un fósforo, después de 3.000 años de estar pasando esa llama, pierda la identidad judía.

-Esta situación, ¿genera preocupación en la dirigencia judía?
-Por ese motivo se creó este Departamento, para asegurar el futuro del pueblo judío. Cuando la gente nos pregunta cuál es el objetivo del Departamento, decimos que el objetivo es el de siempre: Apoyar en lo que podamos, para consolidar la continuidad de nuestro pueblo. Pero – no somos magos, ni creemos que tengamos las respuestas para todos los obstáculos actuales. Creemos que uno de los problemas más graves que tenemos es la falta de comprensión que han tenido las organizaciones hacia las comunidades, porque tratan a todas las comunidades como si fueran lo mismo. Está Israel y la diáspora, y toda la diáspora es igual. En algunos casos hacen una división entre los Estados Unidos y el resto del mundo, o en algunos casos hacen América Latina como un grupo uniforme, y todos los que hablan español son argentinos. No importa si eres de Perú o Ecuador, en los ojos de muchos, todo es lo mismo en América Latina.

-Voy a hacer una analogía. Cuando hablé con algunos médicos importantes, profesores en las universidades, me dijeron que hoy las enfermedades, como el cáncer, ya no se curan más generalmente. Cada persona es diferente. Y una aspirina, dentro de pocos años, no va a ser la misma aspirina para todo el mundo.
-Eso de generalizar es uno de los problemas graves que tenemos en el Movimiento Sionista, en todas las organizaciones. Creemos que el secreto del éxito es ver a cada comunidad como el mundo entero. Porque si no comprendes cuales son las diferencias esenciales entre la comunidad judía de Montevideo y la comunidad de Buenos Aires, y crees que es lo mismo, no tenés idea de lo que estás hablando y por lo tanto no tenés ninguna posibilidad para ser exitoso. Incluso dentro de la comunidad de Montevideo hay que analizar las diferentes subcomunidades internas que hay, al igual que como en Buenos Aires. Hay que ver a cada comunidad de manera independiente y específica.

-¿Cómo se empieza a trabajar en esa tarea tan compleja?
-La perspectiva de nuestro Departamento, y la filosofía del titular Sergio Edelstein que yo he aprendido de él, es de humildad y respeto. Yo personalmente sufría mucho viendo a los jóvenes en la tnua (movimiento juvenil sionista), cuando venía un shliaj (enviado) de Israel y decía ‘yo te voy a decir lo que tienes que hacer, porque en Israel hacemos así’. El hecho de que eres israelí no significa que des respuestas a los problemas en Costa Rica. Tenemos una perspectiva justamente opuesta, humilde, de aprender, y de acuar de manera responsable. Primero queremos comprender, aprender, escuchar. La filosofía es desarrollo, cultivar, entrenar, consolidar. Esas son las palabras claves con las que vamos a analizar. Cómo dice Sergio, lo importante es fortalecer las tnuot. El plan es a largo plazo con los pibes que están en la tnua, que van a formar parte de Los Consejos Juveniles Sionistas de sus países cuando regresan de Shnat Hajshará en Israel. Luego van a ingresar en la Academia de Liderazgo Sionista y luego van a formar parte de las Federaciones de grandes y así ser líderes en el futuro. Todo siempre a largo plazo.

-¿Cuál es el primer paso?
-El primer punto clave es un análisis. Hemos contratado una empresa muy grande de análisis e investigación muy elaborada. Vamos a entrevistar a miles de personas repartidas por todo el mundo: jóvenes, jóvenes adultos, adultos y, acerca de temas muy simples, como «qué te dio la tnua a ti» o «cuál es la importancia de la tnua hoy en día». Y también vamos a analizar un grupo de control, gente que no fue a tnuot, para tratar de comprender cuál es el potencial que tiene la tnua, y a qué nivel lo estamos alcanzando. Hacemos este análisis este año y lo hacemos nuevamente en 4 años para poder medir si tuvimos algún tipo de éxito o no con el trabajo que hicimos. Pero nuestra filosofía de humildad y respeto nos conlleva que primero analicemos toda la situación, primero escuchemos y aprendamos, antes de comenzar a tirar ideas al aire. La realidad que enfrenta un madrij tnuari actualmente, son muy diferentes a lo que viví yo cuando era madrij. Utilizar mi experiencia como base para la creación de proyectos es totalmente inapropiado. Por lo que antes de actuar debemos comprender.

-¿En qué consiste el proyecto de la libá tzionit, que lanzaron recientemente?
-Es una creación y recopilación de materiales, que estamos considerando que es la base esencial que todo joven líder sionista debería saber. Una serie de nombres, fechas, eventos, arte, algo que llamamos el “mínimo común denominador” entre todas las comunidades. Porque si tú te consideras un líder del pueblo judío y no sabes quién es Isaac Rabín o Jabotinsky, tenemos un problema. Entonces debemos tener la base, el mínimo común denominador. Después de eso cada tnua, cada corriente, puede llevar a sus personajes. Por eso hemos contratado un equipo de pedagógicos que se van a sentar y discutir sobre cuál es ese común denominador para generar este material exclusivo que todo joven líder sionista judío del mundo deba saber.

Jamamá, que significa invernadero, es una iniciativa del mundo High Tech adaptada a la educación no formal. Si alguien tiene una idea interesante, una iniciativa de educación que quiere realizar, nosotros queremos escucharla y si es bueno, queremos invertir en su idea. Y si funciona, queremos que su idea entre en un folleto que estamos armando con otras ideas para compartirlas con todo el mundo. Hay problemas donde la persona que necesita la solución no sabe en dónde encontrarla. Incluso con temas, por ejemplo, de presupuesto. En Keren Kayemet siempre dije que no hay falta de donantes, y tampoco hay falta de necesidades o proyectos, lo que hay es falta de reunir un proyecto interesante con un donante que le interesa ese tema. Igual acá, puede haber un problema muy grave en la comunidad judía de Entre Ríos, y puede ser que en Ecuador tuvieron algo similar, y encontraron una solución y queremos que la gente de Entre Ríos escuche esa idea. Nosotros necesitamos comprender los obstáculos que tenemos, y luego que un joven que está enfrentando un obstáculo en Chile o en Venezuela, pueda abrir una caja de herramientas. Esas herramientas son contactos alrededor del mundo que han enfrentado procesos similares. Eso es lo que creemos que tenemos que hacer.

-¿En que consiste el Proyecto de la Academia de Liderazgo Sionista?
La Academia del Liderazgo Sionista, es, en gran medida, el proyecto central de nuestro departamento. Es el primero que yo conozco que va a atacar el problema, que lo han intentado muchos antes que nosotros, y con cierto nivel de éxito. Pero nosotros vamos a atacar esos problemas con la filosofía de calidad sobre cantidad. Si antes tenías mil dólares en presupuesto, invertías un dólar en mil personas, y esperabas que uno de esos fuera un golazo.Pero eso no nos está dando resultados. Porque es como ir a la ruleta en Las Vegas.Si tú pones un dólar en cada número, seguro vas a caer, pero la ganancia es menor a la inversión. Nosotros estamos poniendo todos nuestros chips sobre 17 negro, con esperanza que caiga 17 negro. Es un riesgo terrible, si cae 17 negro, millonarios, pero si cae 20 estamos en la quiebra.

-¿Cuál es el riesgo?
-Elegir las personas correctas, porque estamos eligiendo a una sola persona de cada comunidad judía del mundo. Si elijimos en forma correcta e invertimos en esa persona grandes presupuestos, esa persona va a dirigir el futuro de nuestro pueblo.
Pero si elegimos a la persona apática, que no le interesa, que no tiene el potencial, entonces es un problema,pues sestaríamos invitiriendo grandes cantidades sin alcanzar tener el éxito esperado.
Ahora, cuando hablamos de calidad sobre cantidad es que, en lugar de invertir en la mayor cantidad de gente que podemos, tomamos mucho presupuesto e invertimos en muy poca gente. Estamos creando una selección nacional de fútbol, pero del liderazgo del pueblo judío. Yo he usado muchas veces la metáfora de ser el más grande del pueblo judío, the best and the brightest, los mejores que tenemos y en ellos vamos a invertir todo lo que podamos invertir.

Por eso mucho del tiempo y del esfuerzo que invertimos fue en el proceso de selección, con largas entrevistas y cuestionarios, para estar seguros de que estamos con las personas correctas. Ahora bien, luego de haber recopilado a los mejores jugadores de cada país, el secreto del éxito está en convertir a estos jugadores individuales en un equipo que sabe jugar en sintonía. El programa de capacitación no es el objetivo, sino que es la herramienta. El objetivo es la red de jóvenes capacitados que sabrán apoyarse de manera unificada a nivel mundial para dirigir a nuestro pueblo en las próximas generaciones. El/la joven más especial que tenga la comunidad de Atenas, con el de Sídney, con la de Estocolmo y el de Santiago, trabajando en conjunto, con el mismo objetivo a nivel mundial. Salir del microcosmos de la visión micro de cada comunidad y ver los obstáculos de manera macro.
Si bien el objetivo es llevar adelante al pueblo judío y la metodología es por medio de la Academia, la estrategia está basado en la selección de las personas correctas. Estamos hablando de personas muy especiales, con títulos académicos avanzados: abogados, médicos, cirujanos, educadores, innovadores de startups del mundo con varios éxitos, y también en la mayoría de los casos, fueron grandes líderes en sus movimientos juveniles. Tuvieron que llegar recomendados por embajadores, las oficinas del Keren Kayemet, por los shlijim, por presidentes comunitarios, y de las federaciones sionistas locales. Solamente cuando el embajador o el presidente que conoce a toda la comunidad dice: esa persona tiene potencial, nos fijamos en él o en ella.

Primera reunión de la Academia de Liderazgo Sionista

-¿Con qué tipo de exposiciones cuenta la Academia?
-Por ejemplo, Ganadores de Premios nobeles, de medallas de oro de las Olimpiadas, periodistas, políticos, profesores universitarios. La idea no es nueva, pero gracias a la pandemia se puede hacer, porque si le hubiéramos ofrecido a uno de estos jóvenes tan especiales que hicieran un programa por zoom hace dos años, no hubiesen querido. Ahora sí se puede.
Entonces, los domingos a la 7 de la tarde para Israel es el horario que es más factible para todo el mundo en Occidente. Las series de conferencias por zoom son en vivo. Cada conferencia es una hora y media con 2 o 3 ponentes, con paneles, materiales previos que tienen que leer y preparar. Tienen también un diálogo entre ellos y el ponente. También si llevamos a un juez de la Corte Suprema de Israel para hablar sobre la viabilidad de los territorios en disputa del otro lado de la Línea Verde, primero se mandará a los participantes un par de artículos escritos por este juez y un poco de información sobre este tema que vamos a discutir. Nada es aburrido, no hay pérdida de tiempo. Hacemos diálogos entre izquierda y derecha, diálogos entre árabes-israelíes y beduinos; temas que tienen que ver con conservadores, reformistas y ortodoxos. Tocamos los temas más problemáticos, más calientes y vamos, por lo menos, a abrir la mente, a escuchar y aprender, prepararnos para poder enfrentarnos a los obstáculos que se nos presentarán en un futuro.

-¿Cómo fue el paso a paso de esta Academia?
-El primero fue seleccionar las personas correctas; el segundo hacer el programa de más alto nivel posible, que incluye dos encuentros físicos, uno en la primavera. Luego del primer semestre nos vamos a juntar todos, porque el tercer aspecto, creo que es el más importante de todos, es la unión entre ellos. No estamos tratando de crear 50 jugadores individuales, jugadores de tenis, estamos tratando de crear un equipo que sale a jugar junto. Ese es el obstáculo más grande: cómo hacemos que de 50 individuos separados por geografía se genere un equipo. Entonces tenemos que hacer que haya algo social en las reuniones. Por eso va a haber dos encuentros, uno va a ser en la primavera, y uno va a ser en septiembre para todos aquellos que cumplieron con sus proyectos, que hicieron y enviaron las clases, van a venir a Israel a un seminario y al final se les va a entregar el diploma de graduado de la Academia del Liderazgo Sionista. Estamos pensando a largo plazo, porque el programa no es el fin, es solo el comienzo. Porque cuando te gradúas del programa te conviertes en un boguer (egresado) del programa.

-¿El cuarto objetivo sería que los jóvenes pongan en marcha todo esto?
-Cuando te conviertes en un boguer del programa va a haber un comité de bogrim que organice actividades para bogrim (egresados) en un grupo de WhatsApp y de Facebook, para poder trabajar en serie. Vamos a presupuestar para tener encuentros de bogrim, y van a poder elegir y recomendar a las personas próximas de su comunidad que van a participar el año siguiente. Entonces de aquí a 4 años, en la comunidad judía de Atenas, en Grecia, va a haber 4 graduados que no sólo saben trabajar entre ellos, sino que tienen acceso a 200 personas, 50 de cada año, de todo el mundo judío, que cada uno es una eminencia en sí.
Nosotros volvemos a avanzar, pero teniendo a Israel como centro, y por eso mantenemos el tema del sionismo claro. Incluso dentro del proceso de inscripción, y en el cuestionario hay una serie de preguntas sobre qué significa ser sionista para ti, y si tú te autodefines sionista. Por medio de este proyecto nosotros estamos asegurando que estamos invirtiendo en las personas correctas y en la unión entre ellos y también estamos apoyando a que ellos se están comprometiendo a formar parte del Comité Directivo del Keren Kayemet, que es el sponsor principal del proyecto. Vamos a darle una inyección de nueva sangre joven, dinámica, capaz a todas las oficinas del Keren Kayemet de todo el mundo, y también a lo que es el Movimiento Sionista a nivel mundial. Cuando hablo de esto me emociono, porque creo que tuvimos una gran oportunidad, en gran parte por el coronavirus, y gracias en gran parte a un par de coincidencias especiales. Por primera vez en el Movimiento Sionista Mundial, en colaboración con el Keren Kayemet LeIsrael, estamos tomando las riendas del futuro de nuestro pueblo.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat