Inicio AMIA Presidente de la AMIA: “Hemos realizado una obra titánica en muy poco tiempo para superar esta crisis”

Presidente de la AMIA: “Hemos realizado una obra titánica en muy poco tiempo para superar esta crisis”

Por Iton Gadol
0 Comentario

Itongadol.- El presidente de la AMIA, Ariel Eichbaum, mantuvo una entrevista con la Agencia AJN, en la que sostuvo que la institución ha realizado “una obra titánica” en muy poco tiempo para brindar asistencia, respuestas concretas y contención a las personas más afectadas por la pandemia de coronavirus (COVID-19)

“Hemos pasado por muchas situaciones y probablemente también vamos a pasar airosamente esta situación”, remarcó en el reportaje.

-¿Cómo está la AMIA frente a esta pandemia?
-Esta situación, inédita en el contexto mundial, por supuesto que nos tomó a todos por sorpresa. Es una crisis sanitaria sin precedentes. La cuarentena está trayendo una crisis económica muy importante que va a afectar mucho a individuos, familias e instituciones. Habida cuenta que la nuestra es una institución solidaria, de ayuda al prójimo, por supuesto que la demanda se vio aumentada inmediatamente, y hemos realizado una obra titánica en muy poco tiempo, por lo que tengo que agradecer tanto al equipo profesional como a los voluntarios.
-A quienes venían a recibir medicamentos y alimentos, ahora se los acercamos a la gente;
-Ampliamos la cobertura de alimentos para Pesaj a 2.000 hogares, para que puedan contar con los insumos básicos de la festividad;
-El personal de Asistentes Sociales está trabajando desde sus casas haciendo altas (casos nuevos);
-Se reconvirtió la actividad presencial a plataformas digitales en tiempo récord, porque la persona mayor que viene al Centro de Día realiza una gran actividad, y es muy delicado verse encerrado sin acceso a esas actividades diarias;
-También la actividad del departamento de Cultura se reconvirtió a digital en casi su totalidad, con más de 2.700 inscriptos;
-En la red de empleo se está capacitando para empresas que son esenciales (de salud, cuidadores, etc.), habiendo unas 1.700 inscripciones para acceder a esos empleos;
-Se mantuvo el contacto con las instituciones del interior con respecto a los nuevos protocolos relacionados con la gente que lamentablemente muere por coronavirus, actuando rápidamente y capacitando a todas las instituciones que se ocupan de brindar sepultura a los fallecidos desde el Vaad Hakehilot (Federación de Comunidades) y Sepelios;
-Además de derivar las actividades culturales con el interior a plataformas digitales.

-¿AMIA trabaja en soledad o hay una mesa de “emergencia”?
-Nuestros equipos profesionales han configurado, no bien comenzó esta situación tan sorpresiva, un comité de emergencia para atender las cuestiones de vulnerabilidad y sociales. Fundamentalmente el impacto de esta crisis, además en la salud, es de vulnerabilidad. En este sentido los equipos técnicos de la AMIA, de la Fundación Tzedaká, de la Fundación Jabad, con Ieladenu, y con el Hogar Ledor Vador están trabajando en una red para agilizar la contención, mapear la situación y optimizar nuestros recursos. Esto está vigente y estamos trabajando muy fuerte. Próximamente espero que tengamos una reunión de dirigentes, no solamente de equipos técnicos. Por supuesto que estamos trabajando en equipo con todas las instituciones principales en Argentina que recepcionan los casos de vulnerabilidad, y que ya habíamos trabajado juntos hace 20 años, en la que había sido la peor crisis argentina, la del 2001.

-¿La AMIA tiene relación con el Gobierno en lo que tiene que ver con Asistencia Social?
-Por supuesto que tenemos relación, tenemos vínculos asociativos con todos los ministerios de las áreas que hacen al trabajo de la AMIA. Tenemos relación con el ministerio de Desarrollo Social, hacemos programas juntos, tenemos tarjetas alimentarias que damos a beneficiados del ministerio de Desarrollo Social. La AMIA está participando también en una acción inédita, que surgió del tercer sector, con los credos, con medianas empresas, con agrupaciones empresarias, que se llama “Seamos Uno”, una iniciativa que nuclea a la Cruz Roja, al Banco de Alimentos, a distintas iglesias, a Caritas, y por la comunidad judía está la AMIA, que fue convocada. Es una iniciativa que busca recaudar para entregar un millón de cajas a gente con necesidades en el área de Capital Federal y Gran Buenos Aires. AMIA fue convocada por el Presidente de la Nación a interiorizarse sobre esta iniciativa, que compartió y alentó; y por supuesto tenemos una relación permanente con distintos gobiernos para facilitar cuestiones relacionadas con la vida judía. Hemos tenido contacto con distintos ministerios y hemos podido traer solución sobre algunas cuestiones que se han planteado en la crisis.

-¿Cuál sería un ejemplo de esas cuestiones?
-Cuestiones que hacen a la vida religiosa, la matzá (pan ácimo para la mesa de Pesaj) estaba en el puerto y la Aduana estaba cerrada. Por estas cuestiones tenemos una relación permanente; los protocolos de entierro de la gente que fallece están completamente actualizados, permanentemente con las áreas que corresponden del Gobierno. Tenemos una relación fluida dentro de lo que permite esta situación, y siempre vinculadas a las áreas que incumben a la AMIA, que tienen que ver con la vulnerabilidad, con la vida judía, con el aspecto social de esta crisis.

-¿Esta crisis llegó para quedarse? ¿Pensaron en la ayuda que va a necesitar la AMIA por parte de personas que puedan colaborar, tanto del ámbito nacional como del exterior?
-Estamos en un periodo de emergencia, este es un momento de atender la emergencia con todos los recursos humanos, físicos, monetarios en la contención de esta situación de emergencia. No tenemos clara la evolución del sistema económico, sabemos que va a ser una crisis muy profunda. La AMIA es una institución que está muy sólida, viene de muchos años de una administración muy eficiente en sus recursos. Los asociados lo saben, pero tenemos que tener un poco más de información de cómo va a ser el devenir, así que estamos controlando. Yo estoy con una cantidad de trabajo impresionante con todas las áreas, con todo el equipo, y también el devenir financiero lo estamos siguiendo con atención. Estamos bien, y llegado el momento, por supuesto, vamos a acudir a la solidaridad, porque también es bueno mediatizar la solidaridad. La AMIA tiene una cantidad de llegada, una cantidad de recursos, una apreciación de mapeo de las necesidades. Sabemos que hay que utilizar esos recursos eficientemente, así que llegado el caso probablemente sea posible que acudamos a la solidaridad de nuestro pueblo o general para poder engrosar los picos de demanda, con toda la holgura y que nadie quede afuera de la asistencia que va a necesitar probablemente en este tiempo.

-¿Cuál es su mensaje para Pesaj, por lo que va a venir, por lo que vamos a necesitar, desde su lugar como presidente de la Kehilá (comunidad)?
-Mi mensaje a todo nuestro pueblo, a la sociedad argentina en su conjunto, es que la festividad nos invoca y nos convoca a una reflexión acerca de nuestros valores, de la libertad, de la solidaridad, en pensar en conceptos de la otredad. Estamos los que gracias a D’s podemos tener un Seder de Pesaj y no nos faltan en nuestras mesas, y tenemos la responsabilidad de pensar solidariamente en toda la gente que nos circunda, que puede estar pasando alguna necesidad; abrir nuestros corazones, cuidarnos, cuidar nuestra salud y hacer votos para que prontamente podamos tener una vida regularizada, tanto en la vida social, como en la vida comercial, como en la vida comunitaria. Poder volver a encontrarnos y abrazarnos y que pronto pueda pasar este momento de tanta incertidumbre en el mundo y con toda la esperanza que Pesaj no dirija a nosotros. Hemos pasado por muchas situaciones y probablemente también vamos a pasar airosamente esta situación. Jag Sameaj, Pesajn kasher lesameaj para todos, fuerza ánimo, a no decaer y a seguir adelante.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat