Inicio ISRAEL Los espías del Mossad, el arma no tan secreta de Israel en la lucha contra el coronavirus

Los espías del Mossad, el arma no tan secreta de Israel en la lucha contra el coronavirus

Por Iton Gadol
0 Comentario

Itongadol/AJN.- La agencia de inteligencia israelí ha desempeñado un papel descomunal en la adquisición del equipo médico y el conocimiento necesario para la pandemia.

Agencia AJN.- ¿Por qué el director del Mossad, Yossi Cohen, una figura ampliamente respetada en el país, habría estado en la misma habitación que el ministro de salud, Yaakov Litzman?

Resulta que la poderosa agencia de Cohen ha estado profundamente involucrada en la lucha de Israel contra el virus y ha sido uno de los activos más valiosos del país en la adquisición de equipos médicos y tecnología de fabricación en el extranjero, según funcionarios médicos y de seguridad israelíes.

Como países de todo el mundo compiten ferozmente por suministros limitados durante la pandemia, recurren a cualquier ayuda disponible y flexionan sus músculos sin pedir disculpas.

Y dado que el Mossad determinó que Irán, luchando con su propia crisis de coronavirus, ya no representa una amenaza de seguridad inmediata, la agencia pudo permitirse sumergirse en la emergencia de salud, según varias personas con conocimiento de sus operaciones.

Las predicciones iniciales para el número de víctimas del virus en Israel fueron terribles, aunque hasta ahora han demostrado ser demasiado pesimistas. Con casi 11.000 casos del virus, ahora confirmados, y 103 muertes, Israel no se encuentra entre los países más afectados del mundo.

«La tasa de expansión máxima ha estado detrás de nosotros durante aproximadamente dos semanas y probablemente disminuirá casi por completo en dos semanas», dijo un artículo publicado el domingo por el profesor Isaac Ben Israel de la Universidad de Tel Aviv.

Pero a principios de febrero, los funcionarios del Centro Médico Sheba, el hospital más grande de Israel, se dieron cuenta de que necesitaban más respiradores y otros equipos. Y alrededor de ese tiempo, el profesor Yitshak Kreiss, director general del hospital, se reunió con Cohen, el jefe del Mossad, en un evento privado que involucraba a un amigo en común, lo cual no es inusual en un país pequeño donde las figuras de alto rango a menudo se mueven en el mismo círculo social.

Para entonces, Cohen ya había comenzado a evaluar cómo el Mossad podría ayudar al sistema de salud israelí. El profesor Kreiss dijo que enumeró las necesidades de equipo más urgentes a Cohen, quien obtuvo más listas del Ministerio de Salud, y el Mossad comenzó a activar su red internacional para encontrar los artículos necesarios.

A principios de marzo, se estableció un centro de comando y control para manejar la distribución de equipo médico en todo el país, con Cohen a la cabeza y con sede en Sheba. Hubo representantes del Mossad, la división de compras del Ministerio de Defensa y la Unidad 81 altamente secreta de la inteligencia militar, que se ocupa del desarrollo de equipos de espionaje avanzados.

El profesor Kreiss, ex general de brigada del ejército y ex cirujano general de las fuerzas armadas, dijo que el Mossad había sido fundamental para ayudar a su institución a obtener equipos médicos vitales.

«Sólo en Israel el hospital Sheba podría haber solicitado la ayuda del Mossad», dijo en una entrevista. «¿Te imaginas al Hospital Mount Sinai yendo a la CIA por ayuda?”, agregó, refiriéndose al centro médico de Nueva York.

El profesor Kreiss se negó a decir con precisión cómo los oficiales del Mossad habían ayudado al establecimiento médico israelí o de dónde provenía el equipo importado. Pero según seis funcionarios israelíes con conocimiento de las operaciones del Mossad, la agencia utilizó contactos internacionales para evitar la escasez que podría haber abrumado el sistema de salud de Israel.

Las seis personas, que hablaron bajo condición de anonimato porque las actividades del Mossad están clasificadas, dijeron que los contactos de la agencia de espionaje han demostrado ser invaluables para permitir que Israel adquiera respiradores y material de prueba que el ministerio de salud de Litzman no pudo asegurar. A pesar de esos esfuerzos, sin embargo, todavía hay una falta de capacidad de prueba en Israel.

Estas personas no confirmaron los informes de medios no israelíes de que algunos de los artículos fueron adquiridos de naciones árabes vecinas sin relaciones diplomáticas oficiales con Israel.

Pero al menos un alto funcionario del Mossad reconoció en una entrevista con Ilana Dayan, presentadora de «Uvda» o «Fact», la revista de noticias del canal 12 de televisión de Israel, que en algunos casos, la agencia había adquirido artículos que otros países ya habían pedido.

A finales de la primera semana de abril, dijeron personas con conocimiento de las operaciones, Cohen confiaba en que los operativos del Mossad se habían asegurado de que Israel poseería suficientes respiradores para hacer frente a los peores pronósticos.

Artículo publicado en www.nytimes.com
Traducción: AJN

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat