Inicio ACT. COMUNITARIA Con un fuerte discurso político se realizó la tradicional Cena Anual de la Yeshiva Jaferz Jaim

Con un fuerte discurso político se realizó la tradicional Cena Anual de la Yeshiva Jaferz Jaim

Por Gustavo Beron
0 Comentario

Itongadol.- A poco más de cuatro meses de las próximas elecciones que definirán la futura conducción de la AMIA , la Cena Anual Yeshiva Jaferz Jaim se convirtió anoche una vez más en un importante escenario de duras críticas a la oposición del presidente Ariel Eichbaum y del Rabino Samuel Levin .

La tradicional cena anual, que realizaron la Yeshiva Jaferz Jaim, con motivo de sus 76 años, y la escuela Heijal Hatorá, fue presidida por el rabino Samuel Arie Levin Shlita, y tuvo como invitados de honor al Rabino Meier Tzvi Bergman Shlita, y al Gran Rabino Ashkenazí del Estado de Israel, David Baruch Lau Shlita.

La cena que se realizó en la sede de la yeshiva se inició con la llegada del Gran Rabino Lau, y Uriel Suez, presidente en ejercicio de la institución y primer orador de la noche.

En su mensaje, el dirigente destacó que la institución tuvo “un camino recorrido con objetivos, esfuerzo y mucha dedicación en pro de la comunidad, en un marco que nos marca nuestra querida Torá, enseñando a nuestros alumnos, brindándoles a cada uno lo que necesita para ser un Gadol de Israel”.

A su turno, el presidente de la AMIA, Ariel Eichbaum, señaló que conduce la institución comunitaria por el compromiso que tiene con ella, “con la labor que aquí se desarrolla, con el Rab Levin Shlita”. Luego se refirió al inicio de la Parashá que se leerá el sábado próximo y a la labor que llevaron a cabo quienes erigieron tanto la Yeshiva como la Escuela, destacando la tarea que realizó don Isidro Masel z’l, que luego continuaron otros voluntarios con la guía del Rab. Levin y su esposa.

Ya con un tono de campaña, Eichbaum disparó contra la oposición al afirmar con tono interrogativo “cómo es posible que hoy haya gente debatiendo, instalando la noción de que usar una kipá es un impedimento para representar a la comunidad”.

“Cómo es posible que aquellos que cuando nosotros íbamos a la Kehilá, cuando el BUR no era gobierno, un cheque de la AMIA era mala palabra cuando un documento de la AMIA era mala palabra, un desastre hicieron”, indicó el dirigente.

En este contexto, Eichbaum indicó que hoy la AMIA es “una institución sólida, que no pide préstamos, que no tiene descubiertos, que ayuda a todos”. “¿Cómo vienen a decir que es lo que hay que hacer? Especialistas en cierres de escuelas, especialistas en hacer fusiones entre instituciones que costaron fortunas a la comunidad y no trajeron ningún beneficio”, enfatizó.

“Especialistas en cerrar colegios nos vienen a decir a nosotros, al Rab, al BUR que se cansó de abrir colegios en estos años en Buenos Aires, como hay que conducir la Kehilá”, insistió.

Eichbaum sostuvo que “la gente no es tonta, es inteligente, el zibur (grupo de socios de AMIA en este caso) sabe cuál es el compromiso de esta conducción de la AMIA, inspirados en el consejo permanente del Rab para con toda la comunidad judía”. “A nosotros nos alegra cuando las demás escuelas judías andan bien, tenemos el compromiso con todos”, añadió.

Siempre en el marco de su discurso, el titular de la AMIA indicó que “en algunas de las crisis históricas de la Argentina, aquellos que viven afuera nos quieren indicar cómo manejar las cosas y perdieron los institutos de formación docentes”. “Después de muchísimos años, con un gran esfuerzo los hemos retomado. Institutos de formación docente para toda la red escolar judía, que tomamos con 8 alumnos y para este año hay más de 200, 200 jóvenes que quieren ser morim para toda la red escolar judía, no para las necesidades de Heijal Hatorá, que tiene sus propias morot, sus propios avrejim, sus propios morim”, destacó.

Asimismo, Eichbaum apuntó que “en AMIA hay actividades culturales en las que participan 100.000 personas por año”. “En la gestión del BUR más de un millón de personas se acercaron a la AMIA a distintos programas culturales. ¿Esto es trabajar para un zibur solo?, preguntó dirigiéndose a los presentes.

En un claro mensaje de campaña, dirigente apuntó que “durante muchos años un montón de instituciones no tenían quién les atienda el teléfono en la AMIA, adonde venir a pedir o adonde venir a pedir un consejo o ayuda o apoyo, y hoy hay para todos”. “Hoy apoyamos a las instituciones que si recibían apoyo, pero también a los avrejim, a los kolelim, a las yeshibot, a las escuelas y eso no se puede revertir y es nuestra responsabilidad de que eso no se revierta”, agregó.

Por su parte el rabino Samuel Levin, máximo referente del Bloque Unido Religioso, también apeló a un tono de campaña para su discurso. “Puede ser que tengamos discusiones, que a veces se levante el tono porque hay que levantarlo. Pero sepan que somos hermanos que estamos en un barco, y tenemos que lograr que no se hunda el barco. Todos estamos en el mismo barco, podemos tener discusiones, pero la realidad es que estamos en un solo barco”, describió.

“El Clal Israel (la congregación de Israel) es un barco. En Estados Unidos hay 6.000.000 de judíos asimilados, la misma cantidad que mataron los nazis. Acá, me dijo un dirigente, que hay 2.000 asimilados por año. De esto quien tiene que preocuparse, todos. Todos nos preocupamos por eso, estamos sin tranquilidad cuando sabemos que perdemos 2.000 judíos por año, nos duele a todos porque somos hermanos, y cuando un hermano se pierde el dolor es para todos”, transmitió.

Levin indicó que la misión es “salvar” a esos judíos asimilados, pero advirtió que “no todos saben cómo se salva”. “Uno que no estudio medicina no sabe como curar a un enfermo; no todos pueden curar a un enfermo. Para curar a los enfermos de la asimilación hay que estudiar mucha Torá, y ellos saben cómo salvar. No hay otra solución, solamente con Torá, con yeshibot se puede salvar, no hay otra fórmula”, señaló.

Con un tono más duro, el rabino indicó que “no puede ser que cada uno, cualquier ignorante quiera dirigir a la comunidad y no sabe cómo salvar a la gente. ¿A quién va a dirigir?”.

“Hoy para dirigir una comunidad hay que saber cómo salvar, y si no sabes anda a tu casa a dormir, mejor no hables de ideas raras a la gente, que vas a convencer que vos sabes cómo solucionar los problemas de la comunidad, si no sabes. Nos acordamos cuando esa gente cerraba escuelas o decía cómo cerrar escuelas. Un poco de memoria tenemos”, enfatizó.

En este contexto y sin mencionarlo apuntó contra el candidato a presidente por UNA AMIA, Alejandro Kladniew al señalar: “Nos acordamos como teniendo el puesto que tenía, mostraba a la gente como cerrar escuelas. Esto no hace un dirigente… quiere destruir a la comunidad”.

“No vamos a permitir que destruyan la comunidad, somos todos responsables por eso. Aparte creo que queda feo que alguien que está en Memoria Activa sea dirigente de la comunidad, queda feo. Yo no digo que no sea Memoria Activa, que sí sea, que haga lo que quiera, pero no dirigente de la comunidad. La verdad es que es una vergüenza hablar de este tema. Acá hay gente que lo conoce bien, no tengo por qué hablar”, añadió.

Ante el auditorio, Levin advirtió: “Tenemos que preocuparnos por la comunidad”. “Acá hay un judío que era presidente de Burzaco y tiene la idea que hay que seguir construyendo un hogar para padres en la capital, lo vamos a apoyar. Nosotros estamos para apoyar todas las obras. Queremos también que vuelva el Hospital Israelita”, remató.

Frente a este panorama, Levin destacó que durante la actual gestión de la AMIA se “solucionaron los problemas graves de la comunidad”. “Salimos adelante de muy críticas situaciones. Cuando las cosas se hacen con seriedad, con emuna (fe) sabemos construir, como salvar al pueblo de Israel. No en forma negativa, tenemos que ser positivos, construir otra escuela más, otro lugar de estudio, maestros. Construir y formar”, sostuvo.

Luego, el rabino presentó a León Laniado, quien fue distinguido con el premio “Isidoro Masel”, y a José Sebastián Jabbas, que recibió el premio Jafetz Jaim, los que fueron entregados por el Rabino Meier Tzvi Bergman Shlita.

Durante el transcurso de la cena también hablaron los rabinos Meier Tzvi Bergman Shlita, y el Gran Rabino Ashkenazí del Estado de Israel, David Baruch Lau Shlita, refiriéndose a la lectura de la Parashá que va a leer el próximo sábado y su relación con las celebraciones que se estaban festejando.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat