Inicio NOTICIAS AMIA/Encubrimiento. En audiencia sin público ni prensa declara ex funcionario de SIDE

AMIA/Encubrimiento. En audiencia sin público ni prensa declara ex funcionario de SIDE

Por
0 Comentario

 Itongadol/AJN (Por Lic. Claudio Gustavo Goldman, desde Tribunales).- Ayer, jueves, continuó el juicio oral por encubrimiento de autores o cómplices del atentado a la AMIA, pero con una audiencia sin público, tal como lo determinó el Tribunal Oral Federal (TOF) Nº 2, ya que declararon como testigos dos ex funcionarios de la desaparecida Secretaría Inteligencia del Estado (SIDE).

Ello marcó un claro contraste con el debate anterior, sustanciado entre 2001 y 2004, cuando el TOF3 permitió que los periodistas y particulares interesados pudieran escuchar y ver los rostros de los espías convocados.

De todos modos, la medida no sorprendió, ya que los jueces habían adoptado la misma decisión en ocasión de la indagatoria del subsecretario de Inteligencia menemista Juan Carlos Anchézar y el ex agente Patricio Finnen, ambos imputados en este juicio.

Fue difícil conseguir información sobre la declaración de los testigos por la reserva de las partes en virtud de la Ley de Inteligencia y el secreto de Estado, además de la advertencia al respecto del tribunal, reiterada en la audiencia por el presidente de esta quincena, Néstor Costabel.

En primer lugar expuso Carlos Lavié, quien entre 1992 y 2003 fue director de Observaciones Judiciales, la dependencia que se encarga de las escuchas telefónicas.

La mayor parte de su testimonio estuvo dedicada a explicar el mecanismo de funcionamiento de la misma, aunque aclaró que no escuchaba ni conocía el contenido de esas intervenciones.

Asimismo, el testigo confirmó que los casetes eran remitidos al Departamento de Protección del Orden Constitucional (POC) y agregó que una copia iba al Sector 85 de la SIDE, de Contrainteligencia, la cual después se reutilizaba.

Tras un cuarto intermedio de más de una hora estaba prevista la declaración de Jorge Lucas, director de Contrainteligencia entre 1992 y 1999, pero Daniel Rubinovich, defensor del destituido juez Juan José Galeano, solicitó que ello no ocurriera porque el testigo podía incriminarse, dado que tuvo bajo su órbita casetes que desaparecieron, tal como lo había confirmado Lavié un rato antes.

La Fiscalía y los querellantes se opusieron y el TOF hizo pasar al testigo, aunque le informó que tenía derecho a negarse a responder cualquier pregunta que pudiera perjudicarlo.

En cumplimiento de su habitual intención de que las audiencias no se prorroguen más allá de las 17 hs., los jueces interrumpieron la declaración tras las preguntas del fiscal ad hoc Miguel Yivoff, en una polémica decisión que conspira contra la espontaneidad del testimonio de Lucas y le permite consultar o asesorarse, pese a que fue apercibido al respecto por Costabel.

Hasta entonces se le habían hecho preguntas generales sobre la investigación del atentado y después algunas más puntuales, varias de las cuales respondió “no recuerdo” o de un modo diferente a como lo había hecho en el juicio anterior; por ejemplo, sostuvo que el ex magistrado no les ordenó abandonar la pista de Kanoore Edul, que le interesaba porque llevaba al agregado cultural de Irán, Mohsen Rabbani.

El jueves que viene completará su testimonio el ex director de Contrainteligencia y, si hubiera tiempo, declararán su subordinado Daniel Fernández y el ex policía federal Marcelo Martín, cuyo testimonio ya fue postergado la semana pasada.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat