Inicio NOTICIAS AMIA/Encubrimiento. Beraja: “Juicio puede ser un velo distractivo sobre el atentado y la muerte de Nisman”

AMIA/Encubrimiento. Beraja: “Juicio puede ser un velo distractivo sobre el atentado y la muerte de Nisman”

Por
0 Comentario

Itongadol/AJN.- El ex presidente de la DAIA Rubén Beraja finalizó hoy, jueves, sus ocho horas de indagatoria en el juicio oral y público por encubrimiento de autores o cómplices del atentado a la AMIA con un rechazo generalizado a todos los cargos y acusaciones que se le hacen y volvió a presentarse como “blanco de una campaña difamatoria de patrañas impulsada desde el poder (kirchnerista), con sus medios allegados y sus acólitos incondicionales”.

“Este juicio puede ser un velo distractivo sobre las investigaciones del atentado y de la muerte de (el entonces fiscal a cargo de la misma, Alberto) Nisman”, advirtió.

“No me consta que algún funcionario público estuviese involucrado en un plan para desviar la investigación del atentado a la AMIA porque nadie me lo dijo, pero si esa conspiración existió, quien la diseñó ignoraba cómo funciona el terrorismo: condenar a falsos culpables favorecería otro atentado, y además, ello podía quedar muy pronto al descubierto”, aseguró el ex líder comunitario al comienzo de la décima audiencia, continuación de la anterior.

“Imaginar que la sociedad y la comunidad judía aceptarían un falso esclarecimiento no tiene asidero lógico, y ningún dirigente o institución (comunitaria) podía plegarse a un plan tan ridículo e imposible de digerir para la opinión pública”, sino que “habría actuado para levantar a la sociedad civil y hecho una denuncia internacional porque no podíamos ser cómplices de dejar una bomba latente”, completó.

El imputado insistió en refutar las “acusaciones inverosímiles” en su contra: “jamás pude haber consentido ni acordado una idea tan siniestra; aceptar una solución anestésica sería peor que no haber sido querellantes”.

“Los pilotes y maceteros frente a las instituciones judías son una mancha para la Argentina y nadie se atreve a sacarlos porque no están dadas las condiciones ante la posibilidad de un tercer atentado; lo pagó cada entidad o la AMIA, el Estado no puso un peso, pese a que garantizar la seguridad es su obligación”, se quejó.

Después que se conociera el robo del video que mostraba una negociación entre el entonces juez Juan José Galeano y Carlos Telleldín, “aseguré ante la Comisión Bicameral (de Seguimiento de la Investigación de los Atentados a la Embajada de Israel y la AMIA) que no nos interesaba el destino de un funcionario, sino que se investigara todo para llegar a la verdad”, afirmó Beraja para ratificar que no se había prestado al encubrimiento, dado que ello ocurrió un año después del pago de los 400.000 dólares de la entonces Secretaría de Inteligencia del Estado (SIDE) para que el último poseedor conocido de la camioneta-bomba Trafic que voló la sede comunitaria judía señalara, se presume que falsamente, a un grupo de policías bonaerenses.

“La ‘pista internacional’ estaba instalada en todo el mundo e intentar desviarla sería como tapar el sol con las manos”, cuestionó el ex titular de la DAIA respecto de la promovida “pista siria”, que denunció que fue y es impulsada para exculpar a Irán.

Tras un cuarto intermedio de 20 minutos, se ocupó de ese “concepto hueco”: “La escisión de la ‘pista internacional’ surge de la declaración de (el ex jefe de Contrainteligencia de la SIDE, Antonio ‘Jaime’) Stiuso ante el TOF3 (por el Tribunal Oral Federal N° 3, que realizó el juicio anterior), al que le prometió aportar información al respecto y nunca lo hizo, pero no es una línea autónoma: el jefe de (el imputado Alberto Jacinto) Kanoore Edul era (el entonces agregado cultural iraní, Mohsen) Rabbani, el responsable de los dos atentados”.

“El 15 de octubre de 2010, el presidente sirio Bashar al-Assad tuvo un encuentro cordial con la Presidenta en la Casa Rosada y no hubo mención alguna a esa pista; eso indica que la misma no lleva a Damasco y que el gobierno no le da mayor importancia”, resaltó el ex líder comunitario.

“La ‘pista siria’ no me involucra directamente, pero muchas veces en la causa se la mezcla con el peculado”, expresó en referencia a la tipología legal del pago a Telleldín.

Respecto de la “causa Brigadas” de la “pista policial”, Beraja recordó que la misma había surgido en los primeros meses de 1995, por parte de los periodistas Román Lejtman y Raúl Kollmann, que anticipaban que escribirían un libro con Telleldín, pero cuando consultaron con “círculos oficiales, no lo confirmaron” y por eso, en el acto del primer aniversario, en la plaza Houssay, reclamó que se investigase esa línea.

“En los primeros meses de 1996 recibimos una invitación de la presidenta de la Cámara Federal, (Luisa) Riva Aramayo, que con cierto secretismo nos contó que trataba de establecer una relación con ese imputado para lograr avances en la causa, a pedido del mismo, que no quería hablar con Galeano, y nos mostró un plano, que dijo que lo había hecho Telleldín, que mostraba el camino de la Trafic y nos pidió reserva para que su gestión no fracasara”, relató acerca de uno de los episodios que constituyeron la génesis del pago.

Cabe consignar que una pericia ordenada por el TOF3 determinó que el acusado no había hecho ese croquis y que éste alguna vez señaló como su autor al entonces secretario de la camarista y hoy juez Ariel Lijo, curiosamente quien investigó el pago.

Fue por esa misma fecha que el entonces abogado de Telleldín y su coimputado, Víctor Stinfale, lo sondeó para ver si podía aportar los 150.000 dólares que faltaban para escribir ese libro, precisó el ex presidente de la DAIA en referencia a lo que declaró la semana pasada.

Por otra parte, recalcó que él mismo propuso la creación de la Bicameral, lo cual también demostraría que era ajeno a una eventual conspiración, ya que en ese caso “no habría buscado el apoyo de la oposición”.

La misma “funcionó muy bien hasta que se politizó por las fracturas dentro del justicialismo”, lamentó el ex líder comunitario.

También criticó que la Secretaría de Seguridad, creada a fines de 1994, nunca haya tenido “un rol preponderante contra el terrorismo y el narcotráfico”, utilizado ya por entonces para financiarlo.

Más adelante, Beraja recordó que en la causa del atentado a la Embajada recusaron al vocal de la Corte Suprema Carlos Fayt, a pesar del respeto que le tienen, que había sido profesor de varios dirigentes comunitarios y que, en la década del ’60, había integrado una comisión para reclamar la liberación de los judíos de la Unión Soviética.

“Lo mismo habríamos hecho con Galeano si hubiésemos sabido sobre el pacto”, enfatizó.

A lo largo de sus cuatro horas de exposición de hoy, el ex presidente de la DAIA contó varias anécdotas que marcaban la ignorancia o desinterés de las autoridades nacionales y sus evaluaciones geopolíticas, que diferían de las de la comunidad judía, como cuando el ex presidente Carlos Menem propuso, el viernes 22 de julio de 1994 al mediodía, en la Quinta de Olivos, que “si se comprobaba que era Irán, había que romper relaciones” diplomáticas, pero luego sus asesores lo “frenaron”, según le dijo el entonces embajador estadounidense, James Cheek.

En el mismo sentido, el ex líder comunitario relató acciones de las instituciones judías que enojaron al gobierno, sobre todo en el exterior, para demostrar que no estaban alineados.

Luego del receso para almorzar, Beraja habló otra media hora, al principio de la cual subrayó que en su decreto de 2005, el entonces presidente Néstor Kirchner reconoció lo mismo que las instituciones habían denunciado varios años antes y negó haber sido menemista porque afirmó que en política nunca adhirió a algún “ismo”, sino a valores, antes de ejemplificar sus diferencias públicas, aunque veladas, con Menem respecto de una segunda reelección o de su política económica.

Si bien había anticipado que solo respondería las preguntas de su defensa y de los jueces, nadie se las formuló y la audiencia terminó antes de lo esperado.

Previamente, Rodrigo Borda, abogado de Memoria Activa, pidió y logró la incorporación como prueba de un cable remitido el 19 de julio de 1994 por el entonces embajador argentino en Israel, José María Otegui, en el cual anticipaba el interés del gobierno de Itzjak Rabin por coordinar una versión unificada de los hechos.

En tanto, el letrado de 18J, Horacio Etcheverry, solicitó la citación como testigo del ex apoderado de la AMIA, Luis Dobniewsky.

Por otra parte, al comienzo de la jornada, el Tribunal Oral Federal N° 2 informó que estaba a disposición de las partes el dictamen pericial que desestimó que el ex secretario de Inteligencia Hugo Anzorreguy, el único involucrado que aún no declaró o se negó a hacerlo, no esté en condiciones de afrontar el juicio y que en los próximos días se expedirá al respecto, pese a lo cual los acusadores dan por sentado que será invitado a prestar indagatoria el jueves que viene.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat