Inicio NOTICIAS Entrevista. AJC realiza su tradicional Foro Global con gran expectativa y presencia del presidente de AMIA

Entrevista. AJC realiza su tradicional Foro Global con gran expectativa y presencia del presidente de AMIA

Por
0 Comentario

 Itongadol/AJN.- Dina Siegel Vann, directora de su Instituto de Asuntos Latinos y Latinoamericanos, anticipó a la Agencia Judía de Noticias que entre los muchos temas que se abordarán durante las sesiones para los participantes iberoamericanos, se hablará del atentado y la dudosa muerte del fiscal Alberto Nisman. Las declaraciones presidenciales que vincularon a éste y a la comunidad judía con los “fondos buitres” tienen “connotaciones que todos entendemos perfectamente bien”, subrayó.

Itongadol/AJN.- El American Jewish Comittee (AJC) realizará su tradicional Foro Global entre el 7 y el 9 de junio en Washington, con la presencia del presidente de la AMIA, Leonardo Jmelnitzky.

Dina Siegel Vann (foto), directora de su Instituto de Asuntos Latinos y Latinoamericanos, anticipó a la Agencia Judía de Noticias (AJN) que en entre los muchos temas que se abordarán durante las sesiones para los participantes iberoamericanos se hablará del atentado contra esa entidad y la dudosa muerte del fiscal que lo investigaba, Alberto Nisman.

En ese contexto, las declaraciones presidenciales que vincularon a éste y a la comunidad judía con los “fondos buitres” constituyeron una “situación inédita que tuvo un impacto negativo” porque tienen “connotaciones que todos entendemos perfectamente bien”, subrayó.

– ¿Qué expectativa tiene del próximo Foro Global del American Jewish Comittee (AJC)?

– En primer lugar, es impresionante el número de personas que va a participar en las sesiones latinoamericanas: son casi cien representantes de la región dentro del Foro Global, al que asisten alrededor de 2.000 líderes judíos de los Estados Unidos y todo el mundo. Éste es el grupo más grande que hayamos convocado en los últimos 10 años y quiero destacar que esta vez se cumple precisamente una década de logros de nuestro Instituto y vamos a estar celebrando el aniversario en un programa muy interesante en la ciudad de México, en noviembre. Esto demuestra claramente nuestro crecimiento meteórico, cuando hace algunos años éramos 30 ó 40 personas. El número de participantes se ha duplicado porque también convocamos a los judíos latinos de los Estados Unidos. Estamos creando de esta manera una nueva intersección, una nueva conexión dentro de este gran universo que cubre nuestro mandato.

– ¿Cómo está viendo la región?

– Tiene luces y sombras, como siempre. Por un lado, acabamos de estar en el Cono Sur en el mes de abril: pasamos 24 horas por la Argentina y después participamos en una de nuestras misiones diplomáticas con la presencia de 20 de nuestros líderes. Estuvimos en Uruguay, Chile y Brasil. Fue ilustrador testimoniar de primera mano cómo Brasil y Chile están pasando por momentos muy complicados, fundamentalmente por el tema de la corrupción y porque su economía se está desacelerando. Por ello hay una nueva expectativa de generar vínculos cercanos de nueva cuenta con los Estados Unidos, dado que vuelve a perfilarse como una potencia económica. Con un tono distinto, la administración de (el presidente Barack) Obama ha cambiado su manera de abordar América Latina, fundamentalmente porque se ven actores nuevos, como China, Rusia y el propio Brasil, que aunque ahora está de capa caída, se perfilaba como una fuerza importante. Todo eso hace que la región esté en un momento de transición positivo, a pesar de los desafíos. Al mismo tiempo se están cuestionando las propuestas de países como Venezuela y se está empezando a hablar de una manera más clara y menos ambigua sobre las violaciones de derechos humanos en ése y otros países. Igual, todavía falta muchísimo. Esperamos que países como Brasil, que continúa siendo un líder regional, se expresen sin ambages, pero aún no lo vemos. Esta vez percibí menos arrogancia y un mayor interés en reconectarse con la agenda interamericana. La llegada de (el ex canciller uruguayo) Luis Almagro como secretario general muestra una transición dentro de la OEA (Organización de Estados Americanos), que continúa siendo el único organismo interamericano -todos los demás son más bien regionales- y ojalá pueda de alguna manera rescatar la autoridad moral de un organismo importante. Pese al buen momento de transiciones que estamos atravesando, esto no quita que haya problemas.

– ¿Quiénes son los invitados especiales al Foro?

– Estará Emilio Álvarez de Icaza, secretario general de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Obviamente que entre los temas que se van a abordar estarán Venezuela, Argentina y algunos otros puntos álgidos de la agenda latinoamericana. Seguramente se tratará el tema (de la dudosa muerte del fiscal Alberto) Nisman y la falta de esclarecimiento del atentado a la AMIA. También participará el presidente de Ucrania y el secretario de Estado norteamericano, John Kerry. Por parte de Israel, (el líder de Yesh Atid y anterior ministro de Finanzas,) Yair Lapid. Algunos momentos del encuentro se van a transmitir por Internet, incluyendo un gran debate entre (la subeditora de The Jerusalem Post) Caroline Glick y (el columnista de Haaretz) Ari Shavit. Va a estar también Roberta Jacobson, responsable de Latinoamérica del gobierno de Obama, para un diálogo muy directo con los referentes de las comunidades judías. Va a hablar especialmente de Cuba; fue una arquitecta del restablecimiento de relaciones diplomáticas entre ambos países. Se la está proponiendo como futura embajadora de los Estados Unidos en México. Roberta es muy respetuosa y una persona con gran sensibilidad. Es gran amiga de América Latina y tiene un cariño especial por la Argentina, donde pasó algún tiempo durante sus estudios.

– ¿Qué opina de la relación que se hizo en la Argentina de los “fondos buitres” con Nisman y la comunidad judía?

– Obviamente es un tema de gran preocupación para todos, incluyendo los Estados Unidos. Con todos los países con los que nos relacionamos traemos a colación el tema del antisemitismo, ya que lamentablemente es una prioridad de nueva cuenta por su crecimiento en Europa y otras latitudes. Y no solo para las comunidades judías: este tipo de discurso refleja un deterioro de las sociedades en su conjunto y es un indicador de males mayores. Todas las embajadas de los Estados Unidos alrededor del mundo lo siguen muy de cerca y están preocupadas por los derechos de las minorías, ya que su respeto es central para las prácticas democráticas. Las minorías judías son importantes, y eso les indica que hay problemas. El embajador norteamericano también quiere potenciar las múltiples oportunidades de acercamiento con la Argentina. Quieren que las relaciones regresen a su punto máximo, pero la inédita situación que se ha vivido en el país recientemente al hacer ese tipo de aseveraciones tuvo un impacto negativo. Realmente no sé si fue con toda la intención o no, pero tiene connotaciones que todos entendemos perfectamente bien, no se las puede interpretar de otra manera.

– ¿Qué análisis hace de estos 10 años de trabajo en el Instituto de Asuntos Latinos y Latinoamericanos?

-Nos hemos convertido en conectores, en facilitadores, lo que ha permitido la comunicación fluida y el intercambio de experiencias y recursos entre todas las comunidades iberoamericanas. El hecho que hayamos podido generar una sinergia de una manera muy amplia en muchos estamentos del universo latinoamericano, en lo doméstico con el mundo hispano judío, creando alianzas entre diásporas latinas, generando vínculos entre comunidades en diferentes países de la región y construyendo puentes a nivel incluso trasatlántico. Todo esto ha tenido un efecto multiplicador y positivo. Nos sentimos muy satisfechos, pero aún tenemos una agenda muy amplia de objetivos. Si bien no podemos comparar lo que está pasando en América Latina con Europa, durante el verano pasado con la Guerra de Gaza se cruzaron líneas rojas en nuestra región. Y de hecho durante el Foro Global estaremos dialogando públicamente con Thomas Shannon, que es la mano derecha de Kerry: lo acaban de nombrar secretario de Estado adjunto, el segundo puesto más importante en el Departamento de Estado. La charla va a centrarse en desarrollos en la región un año después del conflicto de Gaza. El panel será moderado por Hector Schamis, académico de Georgetown y editor de la sección Las Américas de El País de España. En Europa, AJC realizó recientemente un encuentro en Bruselas sobre el antisemitismo. Nuestro Instituto Trasatlántico convocó a importantes referentes de los gobiernos de Europa para consensuar un plan de acción con el objeto de hacerle frente en forma muy clara a esta patología social como un problema de las sociedades en su conjunto, además de con una definición muy clara de lo que constituye antisemitismo. Queremos lograr lo mismo para América Latina. Sin duda hay una ambivalencia y una ambigüedad respecto a lo que constituye.
Tal es el caso en la Argentina, donde se cree que ciertas manifestaciones claramente antisemitas no lo son porque los judíos tienen libertad de articular su identidad religiosa. Creemos que el antisemitismo es mucho más complicado que eso. Esto nos recuerda que hace unos años se firmó en Caracas una Declaración contra el Antisemitismo, mientras que en Venezuela continúan las diatribas virulentamente antijudías en la prensa oficial. Debemos trabajar para lograr un consenso en América Latina para que se entienda perfectamente cuáles son las distintas aristas del antisemitismo con el objeto de que una vez que se lo identifique, pueda ser prevenido o criminalizado efectivamente.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat