Inicio NOTICIAS La fiesta de Pesaj es una sola y para todos

La fiesta de Pesaj es una sola y para todos

Por
0 Comentario

Itongadol.- La festividad de Pesaj, cuya celebración comienza en estos días, abre un ciclo fundamental para todos los miembros de la comunidad judía. Se trata de un tiempo propicio para la reunión de las familias, un momento trascendente en el que se transmite la historia, se entrega el legado de la tradición a las nuevas generaciones y en la famosa noche de la cena (conocida como “el seder”) nos dedicamos a la lectura, el diálogo y la reflexión espiritual.

Hoy en día se denomina como “ortodoxos” a quienes mantienen la observancia de los principios y reglas de conducta establecidos en la Torá escrita y oral, más allá de las muy diversas costumbres y tradiciones originadas en la larga diáspora por el mundo entero a lo largo de los últimos veinte siglos. Este sector tomó mayor visibilidad desde hace algo más de seis años cuando asumió la conducción de la AMIA como consecuencia del resultado electoral de tres comicios consecutivos (2008, 2011 y 2013) en los que el Bloque Unido Religioso (BUR) obtuvo la mayor cantidad de votos. La ampliación de la participación en elecciones comunitarias bajo el principio “una persona un voto” y el triunfo en elecciones por márgenes cada vez más amplios en el contexto de una conducción “ortodoxa” es una novedad en nuestro país que llama la atención en la mayor parte del mundo.

Ello ocurrió porque muchas personas advirtieron que por primera vez en más de cien años de vida de nuestras instituciones se comenzaron a cuestionar pilares de la unidad de la comunidad, como la sacralidad de las sepulturas (vigente desde los tiempos en que el patriarca Abraham compró la cueva de Mahpelá) y las reglas que rigen los matrimonios (en vigor desde hace más de 500 años según el Código conocido como Shulján Aruj respetado por todos).

Los ataques no se hicieron esperar, aparecieron en forma de agravios, libelos anónimos, injurias y calumnias hacia líderes y referentes religiosos afligidos por publicaciones que aun aparecen por los medios tradicionales y que se propagan como virus por las redes tecnológicas de información intentando debilitar y desmoralizar a quienes, por principio, nunca contestan. Incluso vimos la apelación a influencias externas a la comunidad, por primera vez en muchísimo tiempo, todo ello para sembrar el temor y tratar de cambiar por cualquier medio la conducción comunitaria. Pero no resultó, no lo pudieron conseguir, y han producido el efecto contrario. No es posible afectar la unidad de la comunidad y la defensa de valores ancestrales con difamaciones ni con “operaciones políticas” pues no pretendemos “hacer política”. Nuestro objetivo nada tiene que ver con eso, sin desmerecer la política.

Seguiremos haciendo nada más que judaísmo, seguiremos siendo custodios de la unidad de la comunidad de manera pluralista, diversa, sin discriminar entre hermanos y manteniendo bien alto el respeto y la consideración por todo aquello que nos enorgullece y distingue. Es nuestro aporte indispensable para que el Pesaj siga siendo uno solo y para todos, el símbolo de nuestra unidad y la ofrenda hacia una humanidad más libre, más justa y más igualitaria en la que para siempre desaparezca la pesadilla de la esclavitud en todas y cualquiera de sus formas.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat