Inicio NOTICIAS Technion/Desalinización. Profesor Eisen: “Si todo sale bien, este va a ser un gran descubrimiento para Israel”

Technion/Desalinización. Profesor Eisen: “Si todo sale bien, este va a ser un gran descubrimiento para Israel”

Por
0 Comentario

 El agua es vida. Este es un principio básico de la humanidad que fue transmitido de generación en generación. Está claro ya que no podemos vivir sin ella. Israel está hoy afrontando un grave problema respecto a la escasez de agua. En los últimos años largos veranos sin lluvias, así como la mayor demanda de agua, han provocado decrecidas en el nivel del Mar de Galilea. A la vez muchas son las medidas que se toman para cuidar el agua, los niños son educados desde temprana edad sobre el cuidado de la misma. En tanto, el estado plus a quien supere cierta cantidad de agua por mes.

En una entrevista exclusiva para la Agencia Judía de Noticias, el profesor Moris Eisen, de la Universidad Technion de Israel, contó su aporte en la búsqueda permanente que el Estado de Israel se encamina para la solución del problema. Moris estuvo en nuestro continente para dar charlas en unas universidades de Chile, Brasil y la Universidad de Buenos Aires.
Moris Eisen, nació en la ciudad de Bogotá, Colombia, y decidió hacer Aliá luego de haber intentado estudiar en la universidad en su país natal. “Estudié en Colombia todo el Bachillerato y luego entré en la Universidad Nacional de Colombia, a los 17 años. Por problemas que había allí, disturbios entre estudiantes y policías, me era imposible continuar, fue en ese entonces que decidí hacer Aliá. En 1977 vine a vivir a Israel”, dijo.
En Israel, pudo completar sus estudios y como todo hombre fue enrolado en el ejército israelí. “Allá estudié Química, en la Universidad de Jerusalem, luego hice primero y segundo título. Al finalizar fui enrolado en el ejército, en la Fuerza Aérea. Luego de mi retiro hice el doctorado en Química e hice dos años Post Grado en Estados Unidos, cerca de Chicago en Norwestern University. Finalmente volví como Ygal Alon Fellow, que es un premio que el Gobierno Israelí otorga, y fui al Technion”, contó.
Sobre el por qué de su elección al Technion, el profesor Moris contó que fue aceptado en otras universidades, pero que se decidió por ésta ya que confió en que allí se podría desenvolver mejor y desarrollar una mejor carrera profesional. “Cuando tuve que volver de Estados Unidos me pregunté: \’¿Dónde voy a poder desarrollar mejor mi carrera?\’. También me habían aceptado en otras universidades, entre ellas la de Tel Aviv. Pero como yo quería hacer cosas interdisciplinarias sabía que en el Technion iba a haber muchos ingenieros a mi lado, y pensé que iba a poder desarrollar mejor mi carrera”, expresó.
El Technion es una universidad tecnológica que se encuentra en la ciudad de Haifa, al norte de Israel. “Es una universidad como cualquier otra del mundo que está buscando formar los mejores estudiantes y profesionales”, la define Moris.
No quedan dudas sobre la importancia que tiene el Technion en la vida del profesor Moris. En sus propias palabras dejó más que claro que además de ser una gran universidad, implica una filosofía de vida para él. “El Technion es muy importante para mí. Me dio muchísimo en estos años y siempre mirar para adelante, es un verdadero ejemplo”, explicó sintetizando la filosofía de vida israelí, “siempre adelante”.
Largos veranos sin lluvias, mayor cantidad de población, la cual se traduce en mayor demanda de consumo de agua, hacen que el problema en Israel se agrave cada vez más. Mientras más se bombea los acuíferos, la calidad del agua descenderá. Es evidente que esto requiere de una solución, y para la misma se necesita de profesionales altamente calificados que puedan brindar respuestas a la altura de las circunstancias.
“Sin Technion no hay Israel y sin Israel no hay technion”, dijo Moris. Y es por esto que mutuamente ambos buscan soluciones y el desarrollo tecnológico de Israel. Así como en su momento Israel supo y pudo hacer del desierto un Oasis, hoy se trabaja contra reloj para lograr que el agua de mar, sea potable.
“Donde hay dos judíos hay tres ideas”, con esta frase Moris explicó la diversidad de formas utilizadas para un mismo fin; el agua. “Hay muchas formas de ver el asunto, pero sabemos que la desalinización será la solución, porque agua de mar no falta en Israel”, explica. Luego, con gran habilidad y con tan solo dos vasos, uno representando un recipiente con agua salada y otro con agua normal, y una servilleta, ésta a modo de representación de las membranas utilizadas, explica el complejo proceso de ósmosis por el cual se intenta bajar las concentraciones de sal de un lado para que los dos lados de la membrana lleguen a un equilibrio.
Luego explicó que las membranas utilizadas normalmente se dañan muy rápidamente y para evitar que se tapen por los productos biológicos, virus y bacterias, se debe hacer un proceso permanente de recorrido.
“Nosotros inventamos una membrana que antes de tomar el agua desalinizada pasa una vez más por una membrana diferente y pasan cantidades grandisimas de agua. Yo saco cuatro mil litros por metro cuadrado, mientras que el otro saca cinco litros por metro cuadrado. Pero lo saco con sal, pero quito todo lo que son bacterias y no daño las membranas”, destacó.
Este sistema está funcionando desde 2010, todo empezó como un simple desafío entre colegas y hoy, está en lo que puede ser la gran solución a un problema histórico en Medio Oriente, la falta de agua. “Empecé con la cuestión del agua por el desafío de un profesor. Hoy los resultados son fantásticos, ya hicimos un pilot, el cual fue chequeado por franceses y estadounidenses, y ahora nos pidieron otro pilot más complejo que es el verdadero y tendrá las verdaderas dimensiones que se utilizarían en caso de rendimiento satisfactorio. Si los resultados son positivos ya estamos con la solución del problema”, dijo.
Sobre los futuros resultados, Moris fue bien cauto y dejó en claro que “si todo sale bien hasta el final, va a ser uno de los grandes descubrimientos para Israel”, al finalizar la frase remarca con énfasis el “Si”, condicional.
Sobre la situación actual del agua en Israel, con una gran precisión de datos, ilustró las cantidades utilizadas para la población y la que luego es reciclada para ser destinada a la agricultura. “Nosotros necesitamos más o menos 1.6 billones de metros cúbicos por año, de los cuales 600 millones son utilizados para la población. De éstos, aproximadamente el 95 por ciento es reciclado. Esos 500 millones de metros cúbicos pasan a la agricultura. Es decir, el país necesita 600 millones de metros cúbicos para la gente y un billón para la agricultura, de éstos, 500 provienen del proceso de reciclaje de agua”, explicó.
Es evidente que la escasez agua es un problema muy serio en Israel, y si bien en países donde no tienen este problema podemos ver como la gente no cuida a la misma, en Israel la situación suele ser muy diferente, y es muy cuidada. “El que tiene agua la gasta. Yo veo que acá en Buenos Aires limpian las veredas todos los días con agua, lavan autos y dejan el agua correr como si nada”, relató con tristeza, a la vez que algo incrédulo.
El ejemplo siempre debe empezar en casa, y este es el caso del Ingeniero Químico: “En mi casa ahorramos todo, no desperdiciamos nada de agua. Para no regar no tenemos pasto. Simplemente tenemos árboles frutales y un sistema de riego por goteo, porque no queremos gastar agua”. Luego agrega un ejemplo por demás ilustrativo. “Cuando abro la ducha en invierno hay que esperar al menos un minuto para que salga el agua caliente. En ese tiempo pongo un balde y junto esa agua para no desperdiciarla. A esa agua le doy diferentes usos. Cuando me lavo los dientes, me afeito o lavamos los platos, siempre cerramos la canilla”.
La sociedad israelí está en su gran mayoría concientizada respecto al cuidado del agua, y el gobierno se encarga de que la población no derroche el recurso más preciado. “El gobierno también educa porque dice \’yo te doy cierta cantidad de agua a cierto precio, ahora si pasas el límite, pagas más\’”, explicó.
Moris demostró en esta entrevista ser un verdadero luchador por sus ideales y principios. Un científico debe estar al servicio de la humanidad toda y el planeta en el que vive. Y este es el mensaje que él desea extender a la humanidad. “Debemos ser más conscientes en lo que hacemos día a día. Pensar en que si lo que estamos haciendo está dañando nuestro medio ambiente. Ser pacientes y pensar en el prójimo. Muchas veces solo pensamos en nosotros mismos. En el hoy y no en el mañana”, dijo. Toda una reflexión que refleja la razón de su trabajo, el bienestar general y el beneficio de quienes habitamos este planeta. 

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat