Inicio NOTICIAS Médica israelí lucha contra la mortalidad infantil en un pequeño país de Pacífico

Médica israelí lucha contra la mortalidad infantil en un pequeño país de Pacífico

Por
0 Comentario

Hanna Shapira es una médica que decidió abandonar la vida cómoda que tenía en Israel para trasladarse con su familia a Vanuatu, un país insular localizado en el océano Pacífico Sur, para luchar contra un importante flagelo: la mortalidad infantil.
Todo comenzó hace poco más de un año, cuando la Agencia Israelí de Cooperación Internacional para el Desarrollo (MASHAV), le hizo una oferta a la especialista en obstetricia y experta en ginecología para realizar una tarea médico-diplomática en Vanuatu, propuesta que muchos otros en su lugar fácilmente habrían rechazado.
Sin embargo, Aspira decidió darle un cambio drástico a su vida con el deseo de ayudar a la gente. “La oportunidad de mejorar la imagen de Israel era sólo una ventaja añadida”, aclaró la doctora.
Lo cierto es que la decisión de la Cancillería israelí de enviar un equipo médico a Vanutau surgió ante las desconcertantes estadísticas de mortalidad infantil, pero sobre todo de abortos espontáneos. A eso se agregaba también el elevado número de mujeres embarazadas fallecidas en los últimos años.
De acuerdo a los datos, por cada 1.000 nacimientos que tienen lugar en la isla, 110 embarazados son interrumpidos por la muerte del feto.
La electricidad y la salud no se ofrecen a gran parte del país y cuando los servicios médicos se ofrecen, a menudo son deficientes.
Desde su llegada a Vanuatu, Shapira recorrió las islas en una avioneta y un pequeño bote a motor, armado con una máquina portátil de ultrasonido a pilas que fue donado por el Ministerio de Relaciones Exteriores.
La misión israelí llegó a la conclusión después de cuatro meses de investigación, pero Shapira decidió continuar su buen trabajo a instancias del gobierno de Vanuatu. La médica planea permanecer en la isla durante dos o tres años más, ya que su salario será pagado por las autoridades locales.
"La sensación general es que estamos salvando vidas aquí casi a diario", dijo. "Los estándares médicos aquí son completamente diferentes. Cuando un recién nacido muere nadie lo investiga, y no hay discusión médica. No puedo salvar a todo el mundo aquí, pero sin duda puedo cambiar la vida de algunas mujeres", afirmó, por último, Shapira.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat