Inicio NOTICIAS Aguinis. Hebraica reflexionó sobre la polémica generada por una columna del escritor

Aguinis. Hebraica reflexionó sobre la polémica generada por una columna del escritor

Por
0 Comentario

Existen situaciones difíciles de entender cuando los apasionamientos se miden en el estrecho campo restrictivo de la confrontación. La confrontación dista de ser una polémica; menos aún una evaluación crítica del acontecimiento.
A pocos días de Rosh Hashana, aparece como significante, como representativo de la condición judía, el concepto de balance. Balance en tanto profunda reflexión. Balance desde la distancia óptima posible, para la comprensión, dejando de lado el rol omnipotente de juez. No hay una sola realidad y la verdad es plural, no única.
Respecto al escritor Marcos Aguinis, creemos imprescindible o cuanto menos necesario, hacer un balance. Volver a su obra literaria y a muchas de sus manifestaciones a lo largo del tiempo, en relación a la identidad judía, al humanismo, a la democracia, a su Argentina, al Estado de Israel, que le valieron el título de Socio Honorario de nuestra Institución. En esa dimensión, si nos tomamos literalmente de las palabras, entramos en la contienda de quien va a ganar, repetimos, va a ganar el que diga mejor las cosas. Un absurdo. A partir de la sabia aproximación a un balance, junto a fortalezas y debilidades posibles, de cara a las fuertes opiniones vertidas a favor o en contra de circunstanciales hechos políticos, nos permitimos manifestar que de manera alguna se puede acusar a Marcos Aguinis la negación de la Shoah o que apoya a los nazis o que es un golpista enemigo de la democracia. Carece de todo asidero, es descabellado, incoherente.
Aguinis seguramente se encuentra muy enojado con hechos políticos de la actualidad en nuestro país y lo manifiesta con mucha dureza. En tal sentido, nos damos cuenta que las distintas expresiones políticas hechas públicas por los medios, entraron hace rato en un clima de desmesura.
Enjuiciar a Aguinis como responsable de esa desmesura es ignorar los múltiples protagonistas de semejantes reacciones. Creemos, quizás con riesgo a equivocarnos, que la pugna tiene como materia prima, el poder mismo. La necesidad de ejercerlo. De sentirse representante. De una forma de prepotencia poco recomendable que no legitima nada y distante de cualquier balance un poco más sereno, profundo y abarcativo. Nuestro país no es un ring aunque las canchas de futbol así lo parezcan.
Si podemos decir, con firmeza, que Aguinis no está detrás de poder alguno. Si está detrás de cambios sobre los que tiene derecho a opinar, como cualquier otro ciudadano.
A partir de estas palabras, reciba el Dr. Marcos Aguinis nuestra adhesión.

Oscar Olender, Presidente
Carlos Sznajderhaus, Secretario General

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat