Inicio NOTICIAS Aseguran que el ayatolá Khamenei está preocupado por la suba del precio del pollo de Irán

Aseguran que el ayatolá Khamenei está preocupado por la suba del precio del pollo de Irán

Por
0 Comentario

El ayatolá Ali Khamenei, el líder supremo de la República Islámica de Irán, busca frenar el aumento del precio del pollo.
Al menos así lo destacó el analista iraní-israelí, Meir Javedanfar, quien en una columna de opinión para el portal de noticias Bloomberg consideró que para Khamenei esta misión de controlar el precio del pollo se convirtió en “una ambición en los últimos días”, ya que es un alimento básico para los iraníes.
“El jefe de la policía de Irán, Esmail Ahmadi-Moghaddam, instó a las estaciones de televisión de Irán a no difundir imágenes de las personas comiendo pollo, ya que estimaban que podría conducir a disturbios sociales”, contó el analista.
De acuerdo a lo considerado pro Javedanfar, “Khamenei es el hombre más poderoso de Irán, pero sabe que una suba en el precio del pollo es una crisis que debe afrontar”.
El líder iraní debe encontrar una solución al problema del pollo y, como cualquier político, a “alguien a quien culpar”, consideró.
“Ninguna de las opciones disponibles a Khamenei le resulta atractiva. Su país se está desplazando hacia el aislamiento internacional a lo que se suma las dificultades económicas generadas por su insistencia en desarrollar un programa de armas nucleares que es cuestionado por la comunidad internacional”, sostuvo.
Javedanfar señaló que “el líder supremo podría, por ejemplo, culpar que el aumento en el precio del pollo -que se ha triplicado desde el año pasado- es consecuencia de las sanciones que imponen Estados Unidos y la Unión Europea para disuadir a Irán a que detenga su controvertido programa nuclear”.
Pero, esta versión –continuó- sería como admitir que “las sanciones están teniendo un gran impacto, algo que el régimen está tratando desesperadamente de evitar”.
“Las autoridades iraníes dieron instrucciones a los medios de comunicación de no discutir el efecto que las sanciones están teniendo en la economía”, añadió.
Para el analista, “otra de las opciones podría ser culpar al presidente Mahmoud Ahmadinejad, pero eso también podría ser contraproducente”.
“Khamenei fue alguna vez el principal respaldo del presidente. Incluso fue el líder supremo quien permitió a Ahmadinejad seguir adelante con el plan de subsidios a la reforma que ha sido un motor fundamental de la inflación”, indicó Javedanfar.
Escapar del aislamiento internacional no parece nada fácil para Khamenei -de acuerdo a lo interpretado por el analista- ya sea con respecto a la cuestión nuclear o la agitación en Siria, el aliado más importante de Irán en la región.
“Una vía para Khamenei sería la de dejar de apoyar al presidente sirio, Bashar al-Assad ahora, antes de que sea demasiado tarde. Eso significaría abandonar a un aliado en su hora de necesidad y en un momento en que Assad tiene una oportunidad de mantenerse en el poder”, explicó.
Javedanfar consideró que “un poco amigable régimen suní podría asumir el control en Damasco y el abandono de Assad dañaría la credibilidad de Irán, entre otros amigos de la región”.
“Khamenei también podría comprometer el programa nuclear por evitar someter a la economía de su régimen a más dolor de las sanciones”, analizó.
Aunque aclaró que “a juzgar por el discurso que pronunció el mes pasado, Khamenei parece pensar que puede aguantarse”. "A largo plazo, la continuación de las sanciones no serán del interés de Occidente", dijo el líder iraní.
El líder religioso considera que una vez que Irán sea una potencia nuclear regional, rivales como Arabia Saudita, Estados Unidos y Europa podrían encontrar que no tienen más remedio que lidiar con Irán sobre sus términos.
Sin embargo, esto conlleva riesgos, también: una bomba nuclear podría hacer que el régimen quede más aislado que antes.
El líder supremo, sin duda, sabe que hay un riesgo considerable de que esté equivocado y que el tiempo no está de su lado, sino del lado de Estados Unidos y sus aliados, según interpretó el analista de Medio Oriente.
Las sanciones no han causado el aumento temido de los precios del petróleo mundial, resultado de la intervención saudita y una desaceleración de la economía global.
“El costo actual de las sanciones a Irán, en cambio, es de 133 millones de dólares diarios en ingresos perdidos, lo que anualizado sería de alrededor de 10 por ciento anual del producto bruto interno. Las exportaciones de petróleo de Irán se redujeron en 1,2 millones de barriles por día, lo que equivale a un 52 por ciento”, resaltó en su columna Javedanfar.
Una forma de Khamenei para mejorar la posición del gobierno del país contra la presión interna y externa sería la de tratar de abordar su percepción de la corrupción y la mala gestión de la economía.
“Aquí, también, las opciones de Khamenei están limitadas. Debería empezar una campaña real para luchar contra la corrupción, se podría convertir en enemigos partidarios vitales. La lealtad de muchos conocedores del régimen se basa en que se les permita beneficiarse”, señaló Javedanfar, a lo que agregó que “tampoco puede Khamenei fácilmente proporcionar una válvula de escape para la ira popular con la introducción de reformas políticas -que cree que sus oponentes interpretarían como un signo de debilidad.
El analista explicó que Ahmadinejad ya había comenzado a arruinar a la economía de Irán antes de las últimas sanciones impuestas por Estados Unidos y la Unión Europea. “Esta es la razón por la que dos jefes de Banco Central de Irán renunciaron al cargo desde que el presidente fue elegido por primera vez en 2005. Sus políticas de gasto populistas han empujado al alza la inflación y el desempleo”, argumentó.
“La política de subsidios a la reforma es un buen ejemplo. Bajo este programa, Ahmadinejad corta el apoyo del gobierno para determinados productos e industrias, pero luego se distribuye dádivas en efectivo para compensar. Al mismo tiempo, su gobierno no invierte el dinero ahorrado de los subsidios reducidos, dañando la productividad. La industria avícola es un ejemplo de ello. El presidente del Parlamento, Ali Larijani, dijo que los agricultores de Irán advirtieron sobre la falta de alimentos para las aves de corral”, explicó.
“Con el impacto agregado de las sanciones, la economía iraní se enfrenta ahora a una de sus crisis económicas más graves desde la revolución de 1979 y hay pocas señales de alivio”, aseguró el analista.
En su columna indicó que “la semana pasada, el gobierno de Estados Unidos introdujo nuevas sanciones, incluidas las de los bancos chinos e iraquíes que hacen negocios en Irán, para apretar aún más la soga. Dos días más tarde, el Congreso estadounidense votó a favor de nuevas medidas contra Irán”.
“A menos que se encuentre una solución, el precio que la economía de Irán está pagando por su intransigencia y puede ser más peligroso para la existencia del régimen de Teherán que el mismo Estado de Israel”, advirtió Javedanfar.
Finalmente, el analista afirmó que “el desafío de Khamenei es encontrar una respuesta a este dilema, sin plumas para volar”.
Meir Javedanfar es un iraní-israelí analista de Medio Oriente y enseña un curso de la política contemporánea iraní en el Centro Interdisciplinario de Herzliya, Israel.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat