Inicio NOTICIAS Asunción de la nueva Comisión Directiva de la OSA

Asunción de la nueva Comisión Directiva de la OSA

Por
0 Comentario

 Con la presencia  de una importante cantidad de dirigentes y azkanim se llevó a cabo el cambio de autoridades de la Organización Sionista Argentina (OSA) con la presencia del vicepresidente de la Organización Sionista Mundial, David Breakstone. Al iniciarse el acto se nombraron co-vicepresidentes institucionales del interior a seis dirigentes de comunidades del interior del país para incentivar la labor de la institución allí.

Breakstone fue el primer orador de la noche y afirmó que “el sionismo es un ideal sin fin”. Se refirió a la importancia de construir en Israel un estado ejemplar e hizo referencia a la situación que se produjo como consecuencia de esta renovación de autoridades de la OSA, donde algunos movimientos no se integraron a la misma.
“No entiendo por qué cada vez que vengo acá encuentro está habitación más chica; pero nos calienta el corazón ver que esta habitación esta cada vez más llena de gente y con representantes de más entidades. Espero que dentro de muy poco tiempo se encuentren los representantes de todas las instituciones. Es acostumbrado en la Organización Sionista Mundial que después de cada Congreso, no importa cuantas discusiones hubo y cuan fuerte fueron, siempre se hace una coalición de pared a pared. Espero que también aquí en Buenos Aires logremos aunar todas las fuerzas en pos del trabajo común y que todos estén alrededor de esta mesa”, expresó. Luego felicitó a Manuel Junowicz por la labor desarrollada y le deseó a Víctor Chama el mejor de los éxitos.
Junowicz, quien culminó su gestión como presidente de la institución, se refirió a su sensación personal y dijo: “Estaba pensando recién que termina una cadencia y empieza otra. Pero de repente no hay un corte porque hay continuidad. Una gran cantidad de javerin que estuvieron en la cadencia que culmina continúan en la próxima, y eso a mi me place.  Recordaba que hace dos años, ante algunas dificultades que se planteaban en la institución, decidimos volver a actuar como presidente en ejercicio, y estoy muy contento de haberlo hecho. Voy a ser franco con ustedes, la tarea fue buena, hicimos muchas cosas y le pusimos mucha pasión. Le dediqué muchas horas a este trabajo, por que creo en la institución, necesito de ella y también de mi querida Israel”.
Luego agradeció  a quienes integraron la Comisión Directiva que presidió y a todos los que voluntariamente se integraron al trabajo realizado, a los miembros del Tribunal de Honor de la OSA, a las tnuot, a los dirigentes del interior por su trabajo y colaboración, y a las instituciones con las que permanentemente se estuvo en contacto y colaboraron con la DAIA: AMIA, DAIA, FACCMA, Campaña Unida Judeo Argentina, Keren Kayemet Leisrael, la Agencia Judía, la Organización Sionista Mundial, los movimientos religiosos comunitarios, la prensa comunitaria, el personal de la OSA y su esposa.
Finalmente el presidente saliente de la OSA también se refirió a la situación generada por el último proceso electoral: “Yo sueño con una comunidad unida donde el disenso sea aceptado, donde la ofensa sea anulada – no es necesario ofender a nadie –, donde el distinto tenga que ser respetado como el propio. Esa es la comunidad a la que yo aspiro. Donde la unidad surja de la inteligencia para armar una comunidad que le de contención a todos, donde no sea necesario aparecer en la prensa para ofender a otro, donde cada uno se pueda sentar en la mesa, dar su opinión y que sea respetada. Si de última hay disenso, que sea para bien. Siempre hubo disenso en el pueblo judío. Adhiero totalmente a las palabras de mi amigo David, yo también aspiro a una mesa en unidad total. Siempre hubo disenso en el pueblo judío, pero siempre hubo un camino intermedio, poder hablar, no amurallarse en la idea propia, pensar que el otro puede pensar distinto”. 
“Esta es la comunidad que yo anhelo, que estoy seguro que vamos a ver en el futuro, donde todos sean respetados, cada uno con su característica, e igual encuentren dentro de la comunidad la contención que se merece. La comunidad es de todos y tenemos que trabajar juntos. Ese trabajo en unidad, teniendo siempre en cuenta nuestra querida Medinat, que es nuestro hogar nacional, es nuestro orgullo nacional, es la máxima epopeya de la historia judía moderna, son nuestros hermanos en Israel que logran que nosotros estemos orgullosos. Y este es el trabajo que tiene que hacer la OSA: en todo momento poner a Israel en el centro de la vida judía y pensar que cada uno, a su tiempo, Israel nos espera”, dijo.
Junowicz luego recibió como reconocimiento de su labor una reproducción del Semel Israel (el escudo del Estado de Israel) con una placa en la que se lee: “Por una Comunidad unida, incondicional con Medinat Israel”.
Finalmente, el nuevo presidente de la OSA, Víctor Chama, se dirigió a los presentes y mencionó algunos de los proyectos que se agregarán a las tareas que ya desarrolla la institución. Lo hizo luego de afirmar que la OSA debe incrementar, estrechar y fundamentar los vínculos con Medinat Israel. “Que todos sepamos que Israel es el centro de la vida judía”, dijo.
Entre los proyectos que nombró se encuentran el fomentar la relación con las pequeñas comunidades del interior de la Argentina,  apoyar la educación no formal y el dictado de cursos de hebreo (en especial vía Internet) a precios accesibles. También expresó: “El peor flagelo que tiene hoy el judaísmo en el mundo es la asimilación, y a través de la OSA vamos a llegar a cada lugar para censar familia por familia, joven por joven. Junto con el Departamento de Alía, vamos a lograr inducirlos y mostrarles los beneficios de hacer aliá. Para eso tenemos una herramienta, Balei Tefila, que hoy lleva el nombre de su fundadora Ester Jarmaz z’l, que forma jóvenes desde hace 30 años para llevar – en los Iamim Noraim o cuando sea necesario – la espiritualidad judía a lugares donde nadie va, con muy pocas familias.”
Como era lógico, también se refirió a la situación de que algunos factores ideológicos decidieron no integrar la nueva conducción de la OSA: “No puedo eludir la situación con la que asumí, la realidad es la realidad. Herzl decía que el sufrimiento es como un motor, es como el vapor que cuando más se comprime, más fuerza tiene y puede mover barcos y trenes. Se está asumiendo esta conducción no sin sufrimiento. Bastante sufrimiento, bastantes diatribas hemos llegado hasta acá, pero nosotros no tenemos memoria para eso. Tenemos memoria para adelante y ésta dice que cada uno con sus ideas debe ser respetado, debe ser atraído porque de las diferencias de ideas va a salir una mejor resultante. Nosotros vamos a seguir bregando – me pongo yo al frente – para que todos las instituciones estén representadas, políticas y no políticas: no es política FACCMA, no es política una institución religiosa, no son políticos miembros que no están afiliados a ningún partido, pero vienen acá consecuentemente y trabajan dedicándole horas por semana. Todos debemos estar representados. Debe entender todo el mundo que somos todos diferentes colores de un mismo arco iris. Pero todos deben comprender también que cuando se pasan estas puertas hay solo dos colores con el Maguen David en el medio, es nuestro motor, nuestra pasión. Por eso luchamos”.
Acompañaron a los miembros de las comisiones directivas saliente y entrante una importante cantidad de dirigentes institucionales entre los que se destacaban José Scaliter, vicepresidente de la AMIA; Alberto Hammerschlag y Enrique Zadoff, vicepresidente y vocal de la DAIA, respectivamente; Adolfo Filarent, presidente del Keren Kayemet LeIsrael; Zuli Dreispiel, Directora de Campaña Unida Judeo Argentina – CUJA y Jorge Slafer, vicepresidente de FACCMA. El acto culminó con la entonación del Hatikva, el himno del pueblo judío y del Estado de Israel.
 
 

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat