Inicio NOTICIAS Waldo Wolff: “FACCMA es una institución central de la comunidad judía aunque alguien lo ponga en duda”

Waldo Wolff: “FACCMA es una institución central de la comunidad judía aunque alguien lo ponga en duda”

Por
0 Comentario

El presidente de la Federación Argentina de Centros Comunitarios Macabeos (FACCMA), Waldo Wolff, defendió su gestión al frente de la entidad y resaltó que la misma forma parte de las instituciones centrales de la comunidad judía argentina. “FACCMA es una institución central de hecho, más allá de que alguien lo ponga en duda o no”, afirmó el dirigente. En una entrevista con la Agencia Judía de Noticias, Wolff hizo un balance de su administración, rescató el protagonismo de los jóvenes dirigentes en el manejo de la federación y dio un adelanto de las próximas actividades. “Hoy FACCMA es un lugar que es ejemplo dentro del ámbito comunitario, es ejemplo por la convivencia entre las instituciones”, subrayó el dirigente.

El presidente de la Federación Argentina de Centros Comunitarios Macabeos (FACCMA), Waldo Wolff, defendió su gestión y resaltó que la entidad forma parte de las instituciones centrales de la comunidad judía argentina.
“FACCMA es una institución central de hecho, más allá de que alguien lo ponga en duda o no”, afirmó Wolff en una entrevista con la Agencia Judía de Noticias (AJN), en la que el dirigente hizo un balance de gestión y rescató el protagonismo de los jóvenes dirigentes en la conducción.
Para el dirigente, “hoy no se puede concebir ni accionar si no se sientan a conversar con la comisión directiva de la Federación”.
Asimismo, Wolff enfatizó que “FACCMA es un lugar que es ejemplo dentro del ámbito comunitario, es ejemplo por la convivencia entre lasinstituciones y por la injerencia de las distintas generaciones” en la administración.
“En este momento estamos con múltiples proyectos que son parte de la gestión permanente de las actividades multifacéticas, multitudinarias y multidisciplinarias”, indicó.
Dentro de este balance de gestión, Wolff garantizó que la federación “está en pleno crecimiento y posicionamiento, con trabajo permanente”. En este sentido, el dirigente resaltó que en las actividades de la federación “intervienen desde lo técnico hasta lo más profundo de lo judío”.
“La federación está ordenada con lineamientos muy por encima de quienes integran las distintas áreas. Para mi es un orgullo esta gestión que arranque como vicepresidente de Daniel Belinky en enero de 2008 y desde ya cada uno con su impronta mantuvo un funcionamiento
institucional transparente y participativo”, destacó.
Wolff rescató el hecho que haya secretarios de áreas importantísimas como fútbol o juegos macaebos que son conducidas por personas de un promedio de edad de 40 años que tienen  a su cargo actividades de mucha responsabilidad.
“Gente que está apoyada en el ejecutivo por dos vicepresidentes que fueron presidentes de otra generación (por Jorge Slafer y Daniel Belinky) y que están apoyando este proyecto de mi generación que es la de los 40 años para que se haga cargo del manejo de una estructura como la de esta federación”, sostuvo.
No obstante, Wolff aclaró que la renovación no se detendrá en su generación. “Quienes integramos la mesa chica de la federación tenemos una doble misión: primero gestionar y después compartir la gestión con los más jóvenes”.
Para el dirigente, “esta misión requiere de formación y requiere de compartir la gestión y esto es para afuera y para adentro”.
Siempre en declaraciones a AJN, Wolff valoró la función de los jóvenes dirigentes que próximamente realizarán una macabeada para 800 chicos y que a fin de año realizarán la macabeada para veteranos, que reunirá a unas 2000 personas en Pinamar.
Además, la actual conducción deberá organizar una delegación de 450 personas que participará en los 12°Juegos Macabeos Panamericanos a realizarse en San Pablo, Brasil, desde el 26 de diciembre al 3 de enero próximos.
“Por eso digo lo multifacético y multidisciplinario que es esta actividad que pasa por negociar los viajes, el hotel y la seguridad de una delegación hasta estar presente en la Confederación de Macabi”, explicó Wolff.
El presidente de FACCMA describió lo difícil que es la tarea al señalar que no solo se trata de “definir la vestimenta de la federación sino también transmitir contenidos”.
Incluso, la Federación lleva adelante un proyecto para que los integrantes de las selecciones juveniles realicen visitas al Museo de la Shoá (Holocausto) y reuniones con especialistas del Centro MAOR, Primer Programa Comunitario para la Asistencia y Prevención de las Fármacodependencias y otras adicciones dentro de la comunidad judía. A la hora de precisar la cantidad de gente que pasa por las actividades de la federación, Wolff apuntó que “FACCMA es mucho más que cifras”. “Pese a que algunos hablan de 50 mil u 80 mil socios en todo el país, hoy las denominadas sociodeportivas mantienen una masa critica de judíos que no están nucleados en el área de la religión”.
“El movimiento contiene a todos pero nosotros representamos a los judíos que manifiestan su judaísmo a través de las tradiciones y pasan su tiempo libre en compañía de otros judíos. Es un lugar que uno lo elige para su tiempo libre o sea que tiene una doble importancia porque elige pasar el tiempo con judíos a través del esparcimiento y el deporte pero también manteniendo la tradición”, resaltó.
Wolff subrayó que algunas instituciones mantienen su vínculo con las raíces judías de una manera más comprometida o más cercana a la religión que otras.
“Igualmente, todas con ese eje y con un altísimo componente sionista que es el eje de nuestro movimiento. Nuestro movimiento nace en los congresos judíos mundiales de principios de siglo”, apuntó. Respecto a la relación con la conducción ortodoxa de la AMIA, Wolff aseguró que “la convivencia es muy buena” y rescató la posibilidad de hacer muchas cosas en conjunto.
“Con la AMIA hicimos muchísimas cosas en común, en algunas hubo que tener en cuenta las restricciones del Shabat, pero la convivencia ha sido excelente y la conducción de AMIA lo ha entendido. No hemos tenido inconvenientes”, afirmó.
Wolff aclaró que desde su administración se trató de mantener a FACCMA “fuera de todo lineamiento político respecto de la puja que hay en AMIA”. “Entendemos que es una institución de primer grado y deben ser los socios lo que deben resolver la situación (política) y los socios de las sociodeportivas tienen libertad para hacerlo. Lo que no podemos es fijar una posición común porque nuestra masa crítica es totalmente heterogénea”, explicó.
El dirigente aclaró que si bien FACCMA es una institución de 62 años, “aún hay una asignatura pendiente que es definir que participación tiene dentro de la política comunitaria y, en este punto, hay posiciones encontradas”.
“La política no es mala palabra, la política mal utilizada es mala palabra. No somos gente que venimos de la política sino que a través de la política aprendemos la gestión. Lo que estamos pregonando es convocar a la gente a que participe. Esto suena lindo, pero es tal cual”, afirmó.
Wolff subrayó que la intención es que “la gente se involucre” e instó a “dejar de quejarse y empezar a laburar”.
“FACCMA sin duda que es una institución central y de hecho tiene  una convivencia permanente con las tradicionales instituciones centrales, con cuyos presidentes nos reunimos permanentemente y formamos parte de las mesas de interconsultas y fijamos políticas en común”, aclaró. Además, Wolff resaltó que “gran parte de la vida judía en la Argentina pasa por el movimiento que nuclea a las sociodeportivas”.
Más allá del lugar que FACCMA ocupa en el ámbito comunitario, el dirigente indicó que “el gran desafío es aceitar un poco más la comunicación con las bases”.
“La gente está alineada con el posicionamiento en mayor o menor medida que tenemos de apoyo y reconocimiento con el Estado de Israel. Pero me parece que los dirigentes tenemos que trabajar más en la llegada a la gente. Hay mucho que transmitir y sobre todo hay que darle lugar a la gente para que participe”, insistió.
En esta entrevista con la AJN, Wolff aclaró que FACCMA es “una institución de segundo grado cuyo principal objetivo es llegar a la masa crítica de asociados” para lo cual se apela a distintas
actividades.
“Hay muchos que nos confunden como una asociación deportiva, como una especie de la AFA (Asociación del Fútbol Argentino), pero nosotros somos más que eso, más que la AFA, porque no organizamos simplemente un torneo de fútbol. Nuestra misión es a través de un torneo de fútbol tener a nuestra gente conviviendo entre nosotros y dentro de nuestra posibilidad bajarles contenidos”, resaltó el presidente de FACCMA.
En este sentido, Wolff comentó que “desde hace un par de años cuando llega Iom Hashoá (Día
de Conmemoración del Holocausto) en todas las instituciones antes de cada partido se hace un minuto de silencio ante cinco mil futbolistas que el único contacto que tienen con el judaísmo
es través de una pelota el fin de semana”.
“Con ellos estamos cumpliendo con nuestra misión de llegar a las bases a través del deporte.
Cuando hacemos una macabeadas de veteranos y vienen dos mil judíos y les repartimos el Hatikva en fonética y traducido, con uno solo que lo entienda estamos cumpliendo con nuestra
misión”, enfatizó.
Wolff resaltó que el objetivo de la dirigencia de FACCMA es “contener a la gente” de la comunidad y “darle los contenidos” del judaísmo.
Luego de aclarar que todo evento macaebo lo llena de orgullo, el presidente de FACCMA también se refirió a sus raíces y a su padre, a quien definió como “un hombre comprometido con el movimiento”.
“Mi padre nació en el año ‘33, en Alemania, y se escapó después de la noche Kristallnacht, (La noche de los cristales rotos) y llegó por primera vez a Israel en una macabeada mundial en el año ’53. Cuando  tuve la oportunidad de ir a mi primera macabeada mundial, antes ingresar a la ceremonia, me dijo: ‘esta es una muestra de que nosotros ganamos y que los judíos estamos vivos’”, recordó.
Wolff resaltó que pese a las dificultades para transmitirle los contenidos a las bases, “el movimiento muestra su capacidad de lucha, convocatoria y  supervivencia”.
El dirigente resaltó que “se puede hacer judaísmo desde cualquier lugar” y expresó su amor por el deporte porque “es este movimiento que da la posibilidad de reunir dos grandes pasiones”.
“He tenido la suerte de ser jugador profesional y de representar a la Argentina, pero siempre exhibiendo mi condición de judío. Yo entró a un evento y también siento que estoy enarbolando la bandera del movimiento macaebo”, enfatizó.
En cuanto al futuro de FACCMA y la posible llegada de nuevos dirigentes, Wolff sostuvo: “No creo que la juventud sea una virtud, de hecho hay un viejo dicho que es una enfermedad que se cura con el tiempo”. “Considero que para gestionar una organización de las características de la federación hay que tener experiencia de gestión en la federación y brego porque en esa línea se continúe”, transmitió. Wolff comentó que para llegar a la presidencia de FACCMA recibió la ayuda de quienes lo precedieron que le enseñaron el camino, lo corrigieron y lo apuntalaron.
“Entiendo que lo que no hay que hacer son experimentos. Hay que continuar en la línea de que gestione quienes  tienen capacidad de gestión. Hay gente de la generación que me precedió que tiene la capacidad y por eso habló con mucho respeto de ellos. Por eso insisto
que no hace falta ser joven sino que hace falta capacidad de gestión”, enfatizó.
Pese a que su administración vencerá próximamente, Wolff aclaró que “seis meses en la federación es una eternidad”. “Falta un montón para que termine mi gestión y estoy enfocado en lo que tengo que hacer”, añadió.
En cuanto a los logros comentó que “por primera vez en la historia de la federación se niveló el precio para los deportistas del interior y de Capital Federal, que participan en los Juegos Macaebos”.
“Para eso hemos metido el transporte dentro del presupuesto y que pague lo mismo el que viene de Tucumán y Chaco que el de capital”, explicó.
Esto permitió que casi 200 chicos del interior se sumen a los próximos juegos, lo que según Wolff es “oxígeno para la vida judía que a veces es tan difícil”.
Dentro de los proyectos también incluyó la Macabeada de la mujer y el cierre del año con Januca en la calle, el 21 de diciembre, con un festejo en el auditorio de Parque Centenario.
“Entendemos que vamos a colmar la capacidad para 2500 personas porque va a ser la despedida de los deportistas que viajan a San Pablo, además de la despedida de los madrijim que viajan a Israel, más la invitación a las otras instituciones de la comunidad”, resaltó.
Respecto de la presencia de la sociodeportivas en la AMIA, Wolff trató de relativizar su dominio.
“Aquellos que manejaron una sociodeportiva es un pergamino importante a la hora de acreditar gestión y me parece bárbaro que irrumpan en las distintas instituciones que componen la comunidad. Pero siendo las sociodeportivas tan heterogéneas es muy difícil alinearlas como que las sociodeportivas están gobernando”, afirmó.
Wolff aclaró que lo correcto es decir que “están activando personas que en sus instituciones manifestaron capacidad de gestión”.
Además, el presidente de FACCMA aclaró que no está dentro de su capacidad arrogarse la representatividad política de las entidades que integran la federación.
No obstante, Wolff aclaró, por último, que “toda acción que emane de la comisión directiva de la federación tiene un peso político importante porque mucho de la vida judía pasa por FACCMA”.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat