Inicio NOTICIAS El presidente de AMIA Guillermo Borger planta un árbol para estrechar los lazos de los judíos de la Argentina con Israel

El presidente de AMIA Guillermo Borger planta un árbol para estrechar los lazos de los judíos de la Argentina con Israel

Por
0 Comentario

“Plantar un árbol aquí es una real alegría porque expresa la continuidad del pueblo judío como nación", dijo Borger. “Plantar un árbol en la tierra de Israel con nuestras propias manos es realmente una mitzvá. Ésta es la primera vez que planto un árbol en Israel por mí mismo, y lo hago con mucho placer y emoción". Antes de que la familia plantara su retoño, Borger leyó la plegaria del plantador en hebreo.
Moshe Pearl, de la División de Recursos y Desarrollo del KKL y Alejandra Kadden, coordinadora del Departamento para América Latina del KKL, acompañaron a la familia durante su visita.
“Nos sentimos privilegiados de recibir al presidente de AMIA", dijo Pearl. “Para mí es un honor tener la oportunidad de acompañar al Sr. Borger y su esposa durante su visita a un bosque del KKL. Su visita aquí refuerza los lazos entre la comunidad de la Argentina e Israel, y realmente apreciamos todo la labor que la comunidad judía de la Argentina desarrolla en nombre de Israel y sus habitantes.
De hecho, el Estado de Israel está en deuda con la Argentina y otros países de América Latina, porque se contaron entre los primeros donantes de dinero para comprar tierras para el pueblo judío. Estamos muy agradecidos por su apoyo continuado", señaló Pearl.
Borger y su esposa, Ita Klimovsky de Borger, vinieron a Israel para asistir al encuentro anual de la Junta de Gobernadores del Congreso Judío Mundial en Jerusalén, en el que Borger representó a la AMIA. También tuvieron ocasión de compartir unos días con sus dos hijos, nueras y seis nietos que viven en Israel. Cuatro de los niños acompañaron a sus abuelos en la plantación del árbol.
La familia Borger visitó también dos bosquecillos en el Bosque de Ben Shemen. El primero fue el Bosque de la Amistad Argentina-Israel, que se plantó en memoria del ataque terrorista de 1994 contra la sede de la AMIA en Buenos Aires, que dejó 85 muertos y más de 300 heridos. El otro bosque conmemora el ataque de 1992 contra la embajada de Israel en la Argentina, que causó la muerte de 29 personas y heridas a otras 242. Borger colocó una corona de flores en la placa que conmemora a los 85 muertos en el ataque contra la AMIA.
“Es muy triste", dijo Borger. “El pueblo judío ha sido perseguido y lamentablemente, sigue siéndolo en el presente. Ochenta y cinco personas resultaron muertas en el peor ataque terrorista en la historia de la Argentina. Si bien se atentó contra el edificio de la AMIA, en realidad se trató de un ataque contra toda la Argentina. A quienes quieren destruir al pueblo judío y a la democracia, les respondemos no solo reconstruyendo el edificio de la AMIA, que es la sede de una organización que ayuda a encontrar trabajo y ofrece mejor cultura y más educación, sino también demostrando que el pueblo judío en la Argentina está más vivo que nunca. Esta es parte de mi misión actual".
En el cercano Bosque Memoria, que conmemora a los más de 1.900 judíos argentinos secuestrados y asesinados durante la dictadura militar de 1976-1983 en ese país, Borger, acompañado por Pearl, Kadden y David Evlagon del KKL, caminó solemnemente entre las grandes piedras con placas conmemorativas que ostentan los nombre de unas 130 víctimas.
“Mi esposa, mis nietos y yo declaramos que, a pesar de las difertentes formas de persecución contra el pueblo judío, responderemos con más vida, plantando árboles en la tierra de Israel", dijo Borger.
La Sra. Klimovsky de Borger agregó que al plantar un árbol, estaba cumpliendo los tres requerimientos que una persona debe cumplir duranre su vida: tener un hijo, escribir un libro y plantar un árbol.
La Sra. Klimovsky de Borger tiene cuatro hijos y presentó su primer libro durante esta visita a Israel. Se trata de un homenaje a su padre, el difunto líder de la comunidad judía en la Argentina David Klimovsky, que también fuera directivo de la AMIA. "Ahora", añadió, "también he plantado un árbol.
Si bien ya había plantado árboles antes de una manera teórica y abstracta, y si bien había donado dinero para plantar árboles en Israel, ahora puedo decir con orgullo que lo he hecho con mis propias manos. El haberlo logrado me produce una sensación de gran satisfacción", concluyó.
Sentado a la sombra de los altos árboles que rodean el sitio conmemorativo, Borger reflejó los estrechos lazos de su familia con Israel y con su tierra.
“Nuestros corazones están tanto en la Argentina como en Israel. Sentimos un gran amor por la tierra de Israel desde nuestros años formativos, como resultado de nuestra educación. Hemos impartido ese mismo amor a nuestros hijos, y ahora esperamos que ellos lo leguen a nuestros nietos", dijo Borger.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat