Inicio NOTICIAS “¡Mis mejores amigos son judíos!”

“¡Mis mejores amigos son judíos!”

Por
0 Comentario

Algunos europeos de visita a Nueva York estas fiestas han recurrido al famoso: «¡Pero si mis mejores amigos son judíos!» o incluso «¡Pero si yo soy judío!», ante la oleada de avisos en los medios estadounidenses sobre el supuesto regreso del antisemitismo en el Viejo Continente.

Por si no bastara una intensiva campaña de spots en televisión de la asociación Anti Defamation League (Liga Antidifamación, ADL en inglés), la habitualmente frívola revista «New York Magazine» sacó en portada un reportaje tremendista titulado «La nueva cara del antisemitismo». «¿Cómo hemos llegado a la situación en la que odiar a los judíos ya es políticamente correcto?», se pregunta.

Esta semana, los responsables de dos congresos de judíos –el mundial y el europeo– acusaron a la Comisión Europea de ser culpable de «traición moral» por haber inicialmente suprimido lo más duro de un informe oficial sobre los casos de agresiones contra judíos en Europa, lo que calificaron como «censura motivada políticamente», en una tribuna en el «Financial Times».

Portavoces de la ADL se muestran «horrorizados» por el sondeo efectuado por el Eurobarómetro en septiembre en el cual casi el 60% de los europeos entrevistados consideraba que Israel es una amenaza para la paz mundial, el mayor porcentaje de todos los países incluidos en el sondeo. «Decir que Israel es la amenaza número uno es antisemita», declaró Abe Foxman, director general de la ADL en una entrevista con «La Vanguardia».

La Comisión Europea sostiene que debido a fallos de metodología, tanto el informe –publicado finalmente con retraso– como el sondeo dan una imagen distorsionada de los sentimientos antisemitas en Europa, un problema exacerbado por la tendencia de los grupos proisraelíes en EE.UU. de interpretar confusamente las críticas contra Israel como ejemplos de antisemitismo.

En realidad, esta lectura confusa por parte de los grupos de presión proisraelíes en EE.UU. no es nada casual, según sostiene el escritor Alexander Cockburn, editor del nuevo libro «La política de antisemitismo» (2003, Counterpunch): «Las acusaciones de antisemitismo siempre se multiplican conforme se intensifica la represión en los territorios palestinos», ironizó durante la presentación del nuevo libro el mes pasado en Nueva York.

Curiosamente, muchos judíos norteamericanos coinciden. «No sé si hay antisemitismo en Europa, pero no se debe confundir la oposición a Israel con el antisemitismo», dijo Dafna Shalom, residenta judía de Manhattan, cuya familia se encuentra en Israel. Calificar la oposición a las políticas israelíes como antisemita «es un arma de doble filo», señala Michael Neumann, filósofo judío de la Universidad de Trent en Canadá, porque «devalúa el término antisemita del mismo modo que la inflación devalúa una moneda».

Respecto a las agresiones en Europa contra judíos, Neumann relativiza: «Es lamentable que media docena de judíos hayan sido hospitalizados –ninguno ha muerto– en recientes ataques en Europa, pero si pretendes que esto sea considerado como uno de los problemas más graves del mundo, desconoces el mundo», afirma. «Los ataques contra árabes, africanos y gitanos en Europa son mucho más frecuentes», añade. Bajo presiones de la ADL –transmitidas por medio de Italia e España, cuyos líderes Silvio Berlusconi y José María Aznar han sido homenajeados este año en Nueva York y Washington, respectivamente, por la ADL y por el Comité Judío Americano–, el Consejo de la UE expresó «una profunda preocupación por el aumento de la intolerancia antisemita» en diciembre. El mes próximo se mantendrá una reunión en Bruselas para valorar el verdadero grado del antisemitismo europeo.

Curiosamente, en un sondeo idéntico al del Eurobarómetro realizado en EE.UU. el mes pasado, un 43% de los estadounidenses entrevistados coincidió con la mayoría europea en que Israel es un peligro para la paz, un porcentaje sorprendentemente alto dada la gravedad de la acusación y el consenso proisraelí de los medios de comunicación en EE.UU. Ni la ADL ha sugerido que un 43% de los estadounidenses sea antisemita también.

Fte LvD

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat