Inicio NOTICIAS Israel y su impacto en la identidad judía de los adultos jóvenes

Israel y su impacto en la identidad judía de los adultos jóvenes

Por
0 Comentario

 Itongadol.- Los programas de estudio en Israel son agentes de cambio altamente eficaces. “La participación en un programa semestral o anual en Israel está directamente relacionada con una afiliación y liderazgo judío más fuerte”, afirma un profesor de la Universidad de Harvard.

Pasar un tiempo prolongado en Israel es el antídoto contra lo que aflige a la comunidad judía de la diáspora. Los Programas de Año Sabático (GYP, por sus siglas en inglés) son los agentes de cambio que influyen en la consolidación de la identidad judía.

Los graduados de secundaria ortodoxos van a Israel por uno o dos años a aprender en una “yeshiva” o seminario, construyendo su base de conocimiento judío, perfeccionando sus habilidades de aprendizaje, consolidando su fe a través de una mayor observancia de la halajá, todo para construir familias judías.

Otros envían a estudiantes a Israel para expandir su conocimiento de la historia y cultura judías, haciéndolo real, moldeando la fe en D’s, construyendo compromisos con “tikún olam” y valorando la vida comunal judía.

Los GYP a veces son caros, pero hay innumerables becas y manutenciones del gobierno israelí y organizaciones de la diáspora judía para facilitar el acceso.

Masa Israel es una asociación entre la Agencia Judía y la Oficina del Primer Ministro que patrocina la mayoría de los programas de estudio en Israel de extranjeros a corto y largo plazo. En la última década y media, más de 120.000 estudiantes de más de 60 países han participado.

Masa ayuda con apoyo logístico, matrícula y tarifas para GYP y educación superior.

Si existe alguna preocupación de enviar a sus hijos a Israel, recuerden que Israel es naturaleza pero también hay ciudades bulliciosas. Es moderno, urbano y seguro. Es un lugar donde los estereotipos de la diáspora están fracturados. Los árabes y los judíos compran juntos en los centros comerciales, los hombres con kipá y las mujeres haredi trabajan en la misma oficina o laboratorio, y la vida resuena en los restaurantes.

Un estudio en 2010 del profesor de Harvard, Steven Cohen, concluyó: "La participación en un programa semestral o anual en Israel está directamente relacionada con una afiliación y liderazgo judío más fuerte, independientemente de la ascendencia judía en la que haya crecido".

Una barrera para el éxito de estos programas es que un pequeño porcentaje de judíos de la diáspora visitaron Israel. Además, los padres son reacios a enviar a sus hijos a recorrer y estudiar.

Los GYP no son la única respuesta. El hogar es donde está el corazón, entonces lo que los padres esperan de sus hijos comienza en el hogar. Los campamentos judíos y la educación son componentes críticos del complejo desarrollo de la comunidad judía. Se fortalece con la educación judía combinada con una experiencia de Israel.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat