Inicio NOTICIAS Ex jefes de inteligencia israelíes y sauditas se reúnen en Nueva York

Ex jefes de inteligencia israelíes y sauditas se reúnen en Nueva York

Por
0 Comentario

Itongadol/AJN.- El ex director del Mossad Efraim Halevy se reunió con su homólogo saudí, el príncipe Turki al-Faisal, ex director de la Dirección General de Inteligencia de Arabia Saudita, en un evento público celebrado en Nueva York ayer, donde discutieron diferentes asuntos del Medio Oriente como el conflicto israelí-palestino, el acuerdo nuclear de Irán y el conflicto sirio interno.

La reunión de los dos ex directores de agencias de inteligencia de países que no tienen relaciones diplomáticas se produjo poco después de que el reino saudita refutara explícitamente los rumores de que el Príncipe Heredero de Arabia Saudita, Mohammad Bin Salman Al Saud, visitó Israel.

El príncipe Turki, de 72 años, dirigió la inteligencia saudí desde 1979 hasta 2001 y también fue el enviado del reino a los Estados Unidos. Cuando comenzó a hablar, Turki aclaró que, aunque se reunió con varios altos funcionarios del antiguo cuerpo de seguridad desde su retiro, no hablará con los representantes actuales del gobierno israelí o sus autoridades.

Arabia Saudita nunca mantuvo relaciones con representantes israelíes, incluso encubiertos, aseguró Turki, pero insinuó que los rumores de la visita del príncipe heredero pueden ser originados por la "impresión equivocada que ha adoptado" del primer ministro Benjamín Netanyahu.

"No creo que haya conversaciones" debajo de la mesa. "Creo que el Sr. Netanyahu se pintó un cuadro en el que hay algunos entendimientos clandestinos entre los dos países debido a Irán, y por lo tanto está tratando de presentar el supuesto apoyo de el mundo árabe para rodear a Irán y evitar el problema palestino por completo", señaló el jefe saudita.

"Creo que Netanyahu cree en esta imagen. Desafortunadamente, por lo que escuché de los funcionarios saudíes y de lo que puedo deducir al mirar el escenario internacional, actualmente no hay conversaciones entre Israel y ningún estado árabe", afirmó.

Luego, Halevy sorprendió a la audiencia al contar una reunión secreta celebrada en Londres en los años 70 entre Kamal Adham, predecesor de Turki en inteligencia saudí, y el ministro de Asuntos Exteriores israelí, Abba Eban.

Este intento de enlace fracasó por razones bastante sorprendentes, aseguró Halevy. "Adham solía realizar largos viajes de meses en todo el mundo árabe, y la leyenda dice que llevaría bolsas de dinero en estos viajes y los entregaría para obtener apoyo", contó el ex director del Mossad israelí.

"Pensamos que podríamos organizar una reunión entre (Adham) y nuestro Ministro de Asuntos Exteriores Abba Eban, y todo estaba listo. Pero era temprano en la mañana y un colega mío no despertó a Eban a tiempo, así que se perdió la reunión. Siempre lamenté ese incidente. Tal vez las cosas se verían de manera diferente hoy, pero a veces es así: la gente no debería dormir en el trabajo", bromeó Halevy.

La reunión pública entre Halevy y su contraparte saudí, que insistió en pronunciar el nombre del funcionario israelí como "Halabi" (que significa de Halab, o Aleppo, en Siria), también incluía a la ex subsecretaria de Defensa de Estados Unidos para la política Michèle Flournoy.

La reunión fue la culminación de una conferencia organizada por el Israel Policy Forum en colaboración con los Comandantes para la Seguridad de Israel en el Streicker Center en el Templo Emanu-El de Manhattan.

Con un inglés fluido, Turki subrayó la importancia de la iniciativa árabe para resolver los conflictos del Medio Oriente y determinó que a pesar de los intereses compartidos de Israel y Arabia Saudita cuando se trata de Irán, cualquier colaboración entre los dos países no conducirá a resolver el conflicto de Israel con Palestina.

"Lo que necesitamos es conversaciones \’sobre la mesa\’, no debajo. Israel necesita presentar oficialmente su postura, y podemos partir de allí. Irán es un objetivo compartido por mi país e Israel, y si ese es el caso, entonces déjenos eliminar el tema palestino de la agenda. Si lo hacemos, entonces podemos tener conversaciones de canal posterior", destacó Turki.

A pesar de sus reservas sobre la actitud de Israel hacia las negociaciones palestinas y la iniciativa de paz saudí que el propio Turki intenta promover, el funcionario saudí admitió que Irán era la mayor amenaza para la estabilidad de la región y que podría crecer aún más audaz bajo los auspicios del acuerdo nuclear.

Arrastrar el trato por completo, como lo está considerando el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, será un movimiento demasiado extremo en esta fase, sostuvo al-Faisal. Sin embargo, atribuyó gran importancia a ejercer una presión continua sobre el liderazgo en Teherán para "hacer que se conformaran no solo con la letra del acuerdo sino también con su espíritu".

"En la víspera de la firma del acuerdo, Irán pinta una imagen positiva de sí mismo como amistoso y abierto a las negociaciones. Eso no podría estar más lejos de la verdad. El acuerdo ha hecho a Irán excesivamente aventurero, y lo ha llevado a adoptar una política expansionista", expresó Al-Faisal, admitiendo que su mayor preocupación era el día posterior a la finalización de la duración del acuerdo.

"Tenemos 13 años para manejar no solo el tema nuclear, sino todo el despliegue de armas de destrucción masiva de la región, no solo en el mundo árabe sino también en Israel y Turquía. Esto es lo que buscamos", agregó.

Quizás algo sorprendente fue que fue jefe de Halevy-Mossad desde 1998 hasta 2002 y enviado secreto de los sucesivos gobiernos israelíes para conversaciones clandestinas con el mundo árabe antes de su mandato, quien elogió el acuerdo nuclear y la larga estadía que permitió a Israel, EEUU y el comité internacional para detener el potencial destructivo de la República Islámica.

"El acuerdo con Irán está lejos de ser ideal, hay muchos detalles que queríamos incluir en él que fueron excluidos", reveló Halevy.

"Israel presionó para lograr un acuerdo rápido que limite la capacidad nuclear de Irán, una que niegue el apoyo del país al terrorismo y desarrolle sus capacidades de misiles", agregó. "Israel nunca quiso que las conversaciones entre Irán y las potencias mundiales incluyeran todos los temas de interés. Creímos que centrarnos solo en el tema nuclear estaba justificado, y nada más. El acuerdo no se ocupa del desarrollo de misiles porque no hicimos que se ocupe del desarrollo de misiles", explicó el jefe del Mossad.

Halevy, quien presidió el Consejo de Seguridad Nacional en el pasado y es el jefe del Centro de Estudios Estratégicos Shasha de la Universidad Hebrea, deseó concluir su discurso con un toque de optimismo: "Irán está experimentando algunos cambios. Puede que no sean tan rápidos como los que tienen lugar en los EEUU en este momento, pero las cosas se están moviendo".

Halevy advirtió además que la seguridad existencial de Israel no puede servir como una excusa para que sus líderes abdiquen de la arena del Medio Oriente. "No tenemos otra opción más que encontrar una manera de vivir junto a nuestros vecinos. Y para hacerlo tenemos que aceptarlos tal como son, y no debemos interferir con sus procesos políticos internos. Si quieren la unificación, déjenlos tenerlo. Y si quieren venir a nosotros para negociar, debemos negociar con ellos, incluso con los terroristas", concluyó.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat