Inicio NOTICIAS La increíble historia del cantante israelí Amir F. Guttman, con dramático final

La increíble historia del cantante israelí Amir F. Guttman, con dramático final

Por
0 Comentario

 Itongadol.- Israel llora la muerte del famoso artista que al salvar a su sobrina se ahogó el día que celebraba el primer aniversario de su "segundo nacimiento". Festejaba que hacía un año le anunciaron que no tenia el cáncer que le habían diagnosticado y que le obligó a realizar quimioterapia.

Cuando a finales de los 90 Amir F. Guttman era el ídolo y fantasía de los chicos y sobre todo las chicas en Israel, nadie podía imaginar que acabaría sus días de una forma tan temprana pero, sobre todo, tan dramática. Ni siquiera un cruel guionista de películas lacrimosas hubiera tenido el valor de crear un final tan espeluznante como el de este atractivo cantante de dulce sonrisa.

En su ahogamiento en un mar traicionero, Guttman (41) salvó la vida de su sobrina de cinco años. El elemento más escalofriante de la historia no es que muriera salvándola en un torbellino de una playa no reconocida del norte del país sino que fuera precisamente en el día que celebraba su primer aniversario tras haber nacido de nuevo.

El 22 de julio del 2016, Guttman recibió una notificación asombrosa: no tenía el cáncer diagnosticado varios meses antes. Su reacción fue llorar. Lágrimas numerosas y de varios colores. De alegría porque la muerte ya no esperaba a la vuelta de la esquina y podía anular el trasplante de médula previsto al cabo de unos días. De tristeza por los dolorosos meses de quimioterapia e incertidumbre que tuvo que pasar.

Guttman ha sido despedido en Israel como un "héroe". Y así se le recuerda. En el funeral todos los asistentes -en su gran mayoría artistas famosos- iban vestidos de blanco tal y como él había pedido en su testamento escrito al conocer su enfermedad. Finalmente la muerte llamó a su puerta, pero no con el linfoma que tanto odiaba sino con las olas que tanto amaba.

Nacido cerca de Haifa, al norte de Israel, redujo su primer apellido a F. y añadió el de sus abuelos maternos Guttman cuya familia perdió a muchos miembros asesinados en el Holocausto. En 1997 empezó hacerse famoso como una de las grandes estrellas de la exitosa banda juvenil Hi Five. "El éxito me pilló no preparado. Levantarme cada día y ver que decenas de jóvenes esperándome debajo de casa era algo muy fuerte", contó en el pasado.

Ante la gran decepción de sus fans, el grupo se desmanteló en el 2000. Guttman inició una carrera en solitario en la que combinó con la coreografía, teatro y televisión.

En el 2007, salió del armario convirtiéndose en uno de los activistas más conocidos a favor de los derechos gays. Una lucha que defendió hasta poco antes de morir. En el 2010, se casó con su novio, Yanai, con el que compartía la paternidad de Roi, que hoy tiene 4 años.

En abril del 2016, empezó su pesadilla con unos fuertes dolores. Tras semanas de pruebas, le detectaron cáncer iniciando una terapia muy agresiva. Las probabilidades de sobrevivir a la enfermedad no superaban el 40%. Una cámara siguió todo el doloroso proceso de la enfermedad. "Luchas porque no has llegado a los jodidos 40 años y quieres vivir y estar con tu pareja e hijo al que has sido a buscarlo al otro lado del mundo", dijo Guttman durante la enfermedad en un documental muy íntimo y real.

La cámara captó todos los momentos en directo. Como cuando anuló a última hora el trasplante y viajó a Nueva York para recibir la confirmación de que no tenía cáncer. "No sé quien escribió este guión pero se ha vuelto loco", dijo entre lágrimas y risas.

En su boda, todo un acontecimiento en su momento, actuó su amiga Dana International que, tras enterarse de su muerte, ha escrito al hijo huérfano: "Querido Roi, deseo abrazarte y decirte que tenías un padre héroe, valiente y especial. Debes decir siempre con orgullo: yo soy el hijo de Amir".

Su hermano Eyal, destrozado, lloró y volvió a llorar sin dejar de agradecer que salvara a su hija. Su fallecimiento ha conmocionado a todo el país con decenas de miles de seguidores despidiéndole en el Teatro Habima de Tel Aviv y en el funeral en Natania hace unos días y aún en las redes sociales. Su familia ha donado sus córneas. "Si algo aprendí de todo el proceso surrealista de la enfermedad es que la vida es muy corta y hay que vivirla intensamente", comentó optimista semanas antes de confirmar sus palabras de la manera más inesperada.

Otro apunte del cruel destino. El número de teléfono de su actuación de reunificación de Hi Five era el *2207. La fecha en la que, tras la sufrida terapia, le notificaron que nunca tuvo cáncer. La fecha en la que, un año después, quiso celebrarlo. Su día más feliz se convirtió en el último.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat