Inicio NOTICIAS Hace 50 años, los \»ángeles de barro\» llegaban a Florencia para salvar siglos de historia judía

Hace 50 años, los \»ángeles de barro\» llegaban a Florencia para salvar siglos de historia judía

Por
0 Comentario

 Itongadol.- Los residentes conmemoran el aniversario del suceso ocurrido en 1966 que diezmó la ciudad y se constituyó como la peor catástrofe natural de Florencia en los tiempos modernos, dañando 90 volutas de la Torá y 15 mil textos sagrados.

En la mañana del viernes 4 de noviembre de 1966, Andrea Belgrado, de 18 años, estaba profundamente dormido en la casa de su familia, frente a la Gran Sinagoga de Florencia. Era el día de fiesta nacional italiano que marcaba el armisticio de la Primera Guerra Mundial y, como la mayoría de los adolescentes, Belgrado aprovechaba la ocasión para dormir.

Pero sus sueños llegaron a un final abrupto cuando su padre, Fernando Belgrado, el principal rabino de Florencia, lo despertó y lo condujo a la sinagoga. Habían rumores de que el río Arno había inundado sus riberas y sus aguas habían comenzado a cubrir la ciudad. "Al principio, nada parecía fuera de lo común, pero de repente la boca de inspección frente a la sinagoga se abrió y comenzó a arrojar litros y litros de agua. En ese momento comprendimos que la situación era seria", recuerda Andrea Belgrado.

Junto con un par de otras personas, Belgrado y su padre comenzaron a quitar algunos de los rollos de la Torá del arca y llevarlos a la sección de mujeres arriba. Sin embargo, el nivel del agua continuó subiendo, tanto desde la entrada principal como desde el fondo de la sinagoga. “Cuando llegó a nuestros muslos mi padre nos detuvo, recordándonos que la tradición judía no valora nada más que la vida humana. Por lo tanto, salimos para salir del peligro", dice Belgrado.

De repente, la boca de visita frente a la sinagoga se abrió y comenzó a arrojar litros y litros de agua. Fue el comienzo de la inundación que marcó la peor catástrofe natural de Florencia en los tiempos modernos, convirtiendo a la ciudad en "un lago sin límites inmerso en la oscuridad".

En algunos barrios, el agua alcanzaba hasta cinco metros de alto y casi dos metros en la sinagoga, cubriendo casas y tiendas. Sin embargo, salvó monumentos y sitios artísticos de renombre mundial, como la Galería de los Uffizi, el Ponte Vecchio y la Basílica de Santa Croce, arrastrando coches, bicicletas y todo tipo de escombros.

Más de 30 personas fallecieron, miles perdieron sus casas y decenas de miles se quedaron sin electricidad, gas y agua corriente. Además, un millón de libros fueron devastados, incluyendo 15 mil textos judíos y manuscritos ubicados en la biblioteca y archivos de la comunidad judía, junto con 90 rollos de la Torá que se guardaban en las varias arcas sagradas en el edificio de la sinagoga.

Para conmemorar el 50 aniversario de la inundación de Arno, algunos de estos libros, junto con los objetos de Judaica, aparecen en la exposición "Y las aguas subordinadas". La exposición fue lanzada a finales de octubre en la Biblioteca Nacional de Florencia y se extenderá hasta el 27 de enero de 2017.

"Recuerdo haber caminado de mi casa a la sinagoga la mañana del Shabat. Todavía puedo sentir el silencio de ese día, el silencio profundo y la oscuridad, con todo cubierto de barro negro", recuerda Umberto Di Gioacchino, que en ese momento tenía 25 años y trabajaba como secretario de la escuela judía local.

Durante la noche entre el viernes y el sábado, las aguas habían retrocedido, dejando atrás una gruesa capa de barro mezclada con aguas residuales y gasóleo, fugas de calderas dañadas y sistemas de calefacción.

A esta altura, los ciudadanos de Florencia habían empezado a reaccionar, ayudados por miles de jóvenes que acudían a la Toscana de toda Italia y del mundo para ayudar a la población en necesidad y salvar el patrimonio artístico único de la zona. Eran los llamados "ángeles del barro", como los describió el periodista Giovanni Grazzini en el diario italiano Corriere della Sera. Entre ellos, también había muchos judíos que querían ayudar a la comunidad de Florencia a recuperar y preservar el tesoro de libros, pergaminos y artefactos acumulados a lo largo de los siglos a través de donaciones y legados.

"Fui a Florencia con un grupo de amigos del Centro Juvenil de Milán. Nos habíamos graduado de la escuela secundaria unos meses antes y sentimos que era importante dar nuestra contribución. En el momento en que llegamos allí, nos dieron papel secante para insertar entre las páginas de los libros. Había miles de ellos, todos apoyados sobre las mesas en el intento de secarlos. Fue una visión profundamente entristecedora", recuerda Cecilia Nizza de Milán.

La devastación forjada en la sinagoga pronto traería consecuencias aún más trágicas. Un contingente de jóvenes de la comunidad judía de Roma también había llegado a Florencia. Entre ellos estaba Luciano Camerino, sobreviviente del Holocausto, uno de los 16 que regresó vivo después del infame ataque del ghetto de Roma el 16 de octubre de 1943. Cuando vio la situación impactante en la sinagoga, Camerino sufrió un ataque al corazón y murió esa noche en el hospital a la edad de 40 años.

A medida que los voluntarios trabajaban duro para limpiar la sinagoga del barro que penetraba, las docenas de rollos de pergamino de Torá se desenrollaban y se extendían a secar. Más tarde, fueron trasladados a la Gran Sinagoga de Roma para ser colgados en un ambiente más limpio y menos húmedo.

Casi todos los rollos estaban demasiado dañados para ser salvados, y en septiembre de 1987 fueron enterrados en el cementerio judío de Rifredi en Florencia, según la tradición judía para textos sagrados dañados. Sólo tres de las Torá fueron mantenidos y restaurados, y hoy son parte de la exposición.

Los libros de la sinagoga se extendieron con talco para absorber el agua, y se insertó papel de seda entre cada página. Varios miles de ellos también fueron llevados a Roma y guardados en el Centro Bibliográfico de la Unión de Comunidades Judías Italianas durante décadas.

En 2012, una organización benéfica para la preservación de la Sinagoga de Florencia "Opera del Tempio Ebraico di Firenze" promovió un proyecto para restaurarlos. Los más preciados de los libros restaurados forman parte de la exposición promovida por la Fundación para el Patrimonio Cultural Italiano Judío y la Biblioteca Nacional de Florencia, con la colaboración de la Opera del Tempio, la Comunidad Judía de Florencia y la Unión de Comunidades Judías Italianas. La exposición contiene cinco secciones temáticas: la Biblia y los comentarios, la literatura rabínica, los rituales, la liturgia, la filosofía y el misticismo.

Además de los libros devastados por la inundación, también se encuentran algunos de los volúmenes más singulares de la Biblioteca Nacional de Florencia. Entre ellos está el Talmud más antiguo del mundo, el "Codex Firenze" de 1177, y un "Scroll of Holy Places" que se calcula que fue escrito entre mediados de los siglos 13 y 14. El pergamino representa ilustraciones en color de sitios sagrados en Israel y Oriente Medio.

Sacados de las profundidades hace 50 años, hoy estos artefactos representan una comunidad reunida para superar la adversidad. Di Gioacchino recuerda las consecuencias inmediatas de la inundación no como un tiempo de luto, sino de reconstrucción. "En ese momento me gustaba vestir colores oscuros y el sábado por la mañana, después de la inundación, no fue una excepción", dice. "Cuando llegué a la sinagoga, el rabino Belgrado se dirigió a mí con brusquedad: ‘¿Dónde crees que vas, vestido como un principito? Estamos aquí para trabajar duro’. Sentí que su declaración irónica era una forma de reaccionar ante esta inmensa tragedia".

"Encontramos una salida en la comunidad judía, así como en la ciudad”, dice Di Giaocchino. En unas semanas, Florencia abrió y se puso en funcionamiento nuevamente gracias al arduo trabajo de sus ciudadanos y la muestra de solidaridad del mundo.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat