Inicio NOTICIAS No fue fácil ser judío de corte ibérico: La historia de Isaac Abravanel

No fue fácil ser judío de corte ibérico: La historia de Isaac Abravanel

Por
0 Comentario

Itongadol/AJN.-Ser judío de corte en la Península Ibérica del siglo XV era una constante negociación entre el prestigio y la muerte: si usted fuera Isaac Abravanel, consejero del rey Alfonso y, más tarde, de la Casa de Castilla, podría encontrarse abasteciendo un día al ejército español y suplicando contra el destierro de su gente al siguiente. Tal era la extraña y conflictiva posición de los banqueros y consejeros reales judíos.

Abravanel procedía de una familia adinerada y educada, y era un poco prodigio: a los veinte años, había escrito “Las formas de los elementos”, una obra de filosofía judía. Su intelecto y habilidad con las finanzas atrajeron a Alfonso – bajo protección del rey, Abravanel liberó a los judíos marroquíes de ser vendidos como esclavos. Cuando Alfonso murió y Abravanel tomó un puesto en la corte de la reina Isabel, siguió sobresaliendo, pero las tensiones aumentaron a medida que la posibilidad de la expulsión judía surgió. Abravanel ofreció personalmente a la monarquía española enormes sumas de dinero para revertir el decreto de la Alhambra, pero fue rechazado.

Junto con otras 200.000 personas, Abravanel huyó de España en 1492, tal como lo habían hecho sus antepasados cien años antes. Pero, aunque ese trauma hubiera hecho que otros se alejaran del servicio real, Abravanel no se dio por vencido tan fácilmente. En Nápoles volvió a ser recaudador de impuestos: esta vez con un rey Fernando mucho más amable.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat