Inicio NOTICIAS Agencia Judía para Israel: “Sin educación judía, sionista, hebrea, el pueblo judío desaparecerá”

Agencia Judía para Israel: “Sin educación judía, sionista, hebrea, el pueblo judío desaparecerá”

Por
0 Comentario

Itongadol.- El director del Proyecto JAIL de la Agencia Judía para Israel (Sojnut), Rafi Banai, visitó la Argentina y Uruguay. En diálogo con Itongadol, Banai explicó por qué el Estado de Israel – desde todos sus sectores políticos y sociales – ha decidido poner énfasis, trabajo y recursos en el fortalecimiento de la educación hebrea y sionista en todo el mundo judío.

El director regional para el Cono Sur de la Agencia Judía, Gustavo Rochman, recibió en Buenos Aires a Rafi Banai, responsable en Israel del proyecto JAIL, de la Sojunt.
En diálogo con Itongadol, Rochman explicó que “JAIL es un proyecto de la Agencia Judía junto con el Ministerio de Educación de Israel. Este ministerio y el gobierno de Israel decidieron apoyar la educación judía sionista en la diáspora, no sólo en América Latina sino en todo el mundo, por intermedio de este proyecto, en el que se invierten cantidades significativas de recursos y dinero. Nosotros, los representantes de la Agencia Judía en todas partes, somos quienes ponemos en práctica los proyectos y estamos en contacto con las instituciones educativas”.

De acuerdo con Gustavo Rochman, señaló que “desde el punto de vista de Argentina y Uruguay nosotros, los representantes de la Sojunt, deseamos que toda familia cuyos hijos participan en el proyecto sepa que esta iniciativa corresponde a la Agencia Judía para Israel”.

¿Por qué esta visita se produce ahora, por algo en particular?
En líneas generales, debido a que estamos hablando de dinero que aporta el gobierno, está sometido a un control anual, que se divide en dos partes: la primera tiene que ver con la cuestión administrativa, y la segunda con los contenidos. Si es que los contenidos que las escuelas se comprometieron a transmitir realmente se cumplieron, si se hizo el trabajo. La visita de Rafi, en primer lugar, tiene que ver con este aspecto, porque JAIL depende enteramente del Presupuesto Nacional y debe ser confirmado cada año. Y también se plantean los aspectos más importantes. Para ello, quienes estamos en el terreno debemos dar un informe de la situación, las circunstancias, los cambios en la realidad, y también para eso es que Rafi nos visita. Si, por ejemplo, el año próximo Rafi no puede venir, nosotros – los representantes de la Sojunt – deberemos ir a cada colegio para realizar el control administrativo y de los contenidos, del trabajo realizad, como así también transmitir los nuevos contenidos.
Desde un punto de vista absolutamente personal, pienso que este énfasis que el gobierno israelí está poniendo en la educación judía en la diáspora tiene que ver también con la evolución del Estado de Israel como país. Estuvimos ocupados durante muchos años en construir un país. Hoy en día ya hemos construido el país, y es un país que desde el punto de vista práctico y real es capaz de enfrentar por sí mismo los desafíos que le tocan. Pero, en los últimos años hemos comprendido que hay algo que no es suficiente. Que somos un solo pueblo, pero de verdad un solo pueblo. Que nosotros, como israelíes, necesitamos a los judíos en Argentina, Estados Unidos o Australia tal como los judíos de Argentina, Estados Unidos o Australia se necesitan mutualmente y también a Israel. Y eso es lo que nos dará la fuerza. Incluso si comprendemos que es completamente legítimo que cada uno, cada judío, decida vivir donde desea, pero de todos modos hay algo que nos une como pueblo. Y eso es lo que el gobierno de Israel intenta expresar y plasmar a través de distintos programas y proyectos.

También Rafi Banai dialogó con Itongadol sobre los motivos, objetivos y expectativas de su viaje a América Latina.

¿Más allá de este control periódico, qué significa para usted esta visita?
En primer lugar, quiero decir que estoy muy satisfecho de estar aquí, en esta mi cuarta o quinta visita. Conozco la educación judía también en Europa, Estados Unidos, Sudáfrica y otros lugares. Quiero decir algo muy importante: a pesar de que hay un descenso en la educación judía en América Latina, en comparación con la situación hace 30 años, a pesar de ello la educación judía y sionista en Sudamérica y en especial en Argentina es mucho más, mucho más que en otros lugares. No hablo de casos particulares como una escuela en México, una en Estados Unidos que tienen un nivel muy alto. Pero, en general, la educación judía y sionista en Argentina tiene un nivel más alto y es más significativo que en otros lugares del mundo. Es importante decir esto.
Yo vengo aquí no sólo porque debo hacer este control, sino también a dar fuerzas a los docentes, los directores de escuelas que continúan con su trabajo educativo, porque no es algo evidente, sobreentendido. Porque hoy en día, con tantas tentaciones que hay alrededor, no es algo sobreentendido que una familia judía envíe a sus hijos a una escuela judía ni que haya aquí escuelas judías de muy buen nivel. Siempre se puede aspirar a más y más, y hay lugar para mejorar, siempre. Esto es algo que debe ser dicho y se debe saber.
Junto con esto, uno de los objetivos del Estado de Israel con el proyecto JAIL, es la decisión de que es importante reforzar aún más todo lo relacionado con el vínculo con Israel, la identidad judía y hebrea en las escuelas, acercarlos más a Israel, al hebreo. Lo hacen, pero queremos darle un impulso más. Cuando educamos a un niño en una escuela no se trata sólo de un niño, es una familia. Cuando él regresa a casa cuenta lo que aprendió en la escuela, se invita a las familias a todo tipo de eventos y actividades. La escuela no es sólo los niños, sino también las familias y los docentes.

¿Qué sucedió en Israel que, de pronto se le vuelve a dar tanta importancia a la educación judía y sionista, pero con más impulso?
Creo que el gobierno de Israel siempre pensó que era importante, pero hasta ahora no lo había hecho. El gobierno piensa que es importante acercar a las comunidades judías del mundo a Israel, que sepamos que somos un solo pueblo, que el Estado de Israel no es sólo la nación de quienes viven en Israel, sino de todo el pueblo judío.
El gobierno de Israel piensa que no sólo hay que acercar a los judíos a Israel sino también a los otros judíos, a las comunidades judías en otros lugares del mundo. Que todos sintamos que somos un solo pueblo.

¿Por qué ahora?
Una de las cosas que sucedieron es que la estadística habla ahora de matrimonios mixtos y asimilación creciente, más y más. Tanto en Argentina, Estados Unidos como en otros lugares del mundo. Nosotros intentamos preservar a quienes todavía no abandonaron, a quienes aún están, porque nuestro país y nuestro pueblo necesitan a los judíos en todas partes. Necesitamos que sean parte del mismo pueblo, sin importar donde se encuentre. Y el gobierno, finalmente, decidió aportar algo, pequeño, para acercar a las escuelas, los niños, las familias, un poco más a Israel.
Hace unos 30, 40 años, para casi todas las familias judías era algo obvio que sus hijos irían a una escuela judía. En los últimos diez años, el gobierno de Israel comprendió que esto ya no es algo obvio. Cada vez más familias judías en el mundo lo ven como una opción, no la única, la evidente. Por eso, el gobierno de Israel, por medio de esta pequeña ayuda está diciendo: “me importa que toda familia del pueblo judío eduque a sus hijos en una escuela judía”.
El dinero que se aporta no es una gran cantidad, pero tiene una carga simbólica importante que indica que al gobierno de Israel le importa que tú sigas siendo parte de la comunidad judía y lo lleva a cabo a través de la Agencia Judía. Y nosotros ponemos nuestro aporte para que sientas que no estás solo y eres parte de algo más grande.
Vemos que un programa como JAIL – que es realizado por la Sojnut con presupuesto del Ministerio de Educación – es algo que trasciende los gobiernos. Incluso cuando cambia el ministro de Educación, y pasa de un partido a otro, el proyecto sigue adelante. Es algo que el Estado de Israel como Estado realiza porque tomó la decisión de concretarlo. Y estamos hablando de apoyo a escuelas de derecha a izquierda, desde laicos a ortodoxos. En el proyecto JAIL todos reciben el apoyo, siempre que cumplan con los criterios que se establecieron y los programas de trabajo acordados.

¿En qué consiste el apoyo que este programa brinda a las escuelas?
Lo que JAIL hace en las escuelas abarca básicamente, tres aspectos:
En primer lugar, apoya a las escuelas y las ayuda a incorporar un poquito más estudios sobre Israel, hebreo, identidad judía. Lo que ya hace en forma excelente, pero un poco más. Ayudamos a las escuelas para que puedan hacer un poco más, una actividad más, un proyecto más, un tema más, relacionados con Israel y la lengua hebrea. Por ejemplo, pedimos a una escuela que haga un proyecto sobre música israelí o sobre cocina israelí o sobre las festividades, todo ello junto con las familias. Nosotros les damos nuestro apoyo.
Otro aspecto es que nosotros animamos a las escuelas a producir material didáctico relacionado con estos temas. Y damos presupuesto a las escuelas para que hagan capacitaciones y cursos para los docentes. Para que los docentes sean más fuertes y profesionales y para traer nuevos docentes a los lugares donde faltan.
Ahora tenemos también un programa, del que se está ocupando Gustavo, por el cual traemos a Israel a los docentes que durante diez días – además de recorrer el país – reciben capacitación y un programa educativo, didáctico, metódico.

¿El programa está dirigido a las familias que envían a sus hijos a las escuelas judías o a las que no?
La pregunta es interesante, porque hace dos años hicimos un intento y le planteamos a las escuelas: si ustedes tienen hoy 100 alumnos y el año próximo 120, recibirán un presupuesto extra por esos 20 alumnos. Pero vimos que es no es fácil, porque, en primer lugar, las escuelas no siempre tienen el espacio disponible. Además, es muy difícil para las escuelas, lograr traer gente de afuera, alumnos nuevos.
Una parte de la ayuda que da el programa JAIL consiste en becas, para que las familias que no pueden enviar a sus hijos a la escuela debido al alto costo de la cuota, puedan hacerlo.

¿Cuál es su mensaje para las escuelas, los docentes, para los padres que sí y que no envían a sus hijos a colegios judíos?
La educación judía y sionista en el mundo y también aquí es lo que nos mantiene dentro de nuestra familia. Pienso que es importante que todos los padres sepan que nuestro futuro es ser parte del pueblo judío, y parte de este objetivo puede concretarse si los niños reciben desde una edad temprana educación judía, sionista, hebrea. De lo contrario, el pueblo judío – que ya es pequeño – seguirá reduciéndose y desaparecerá.
También a los docentes, que tienen una labor muy difícil, les digo que tienen un trabajo que se hace no sólo por un salario sino por una causa sagrada, por nuestros valores, para que los niños y sus familias permanezcan dentro de la comunidad judía. Y por eso, el programa JAIL es muy importante, y por eso apoya a los docentes, a los padres, a los niños y a las escuelas.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat