Inicio NOTICIAS El inicio de la reparación. Por el rabino Shmuel Rabinowitz*

El inicio de la reparación. Por el rabino Shmuel Rabinowitz*

Por
0 Comentario

Itongadol.-La nación judía se está despidiendo de las vacaciones del mes de Tishrei. Este es un hermoso período de tiempo que integra el voto de fe en Rosh Hashaná, la introspección en Yom Kipur, la alegría de la simplicidad en Sucot y la conexión con la cadena de generaciones en Simjat Torá. Aquí, en el Muro Occidental, fue un tiempo muy ocupado. En el curso de sólo algunas semanas, más de un millón de personas visitaron el Kotel, rompiendo todos los récords para este período de tiempo, rezando juntos al pie del Monte del Templo, el sitio de nuestro Templo.

Con la gracia de arriba y con agradecimientos a los increíbles esfuerzos del abierto y cubierto personal de seguridad, tuvimos el privilegio de celebrar las fiestas de forma pacífica, a pesar de las amenazas asesinas que han echado una sombra sobre el Kotel desde Yom Kippur de 1929, cuando asesinaron e hirieron a cientos de judíos indefensos.

Más de un millón de fieles en el Muro Occidental respondieron al unísono a la vergonzosa decisión de la UNESCO que quería desunir la conexión histórica entre la nación de Israel y su capital Jerusalem, el Monte del Templo y el Muro Occidental. Mujeres y hombres, observadores y seculares, jóvenes y viejos, estudiantes de yeshivá y estudiantes universitarios, judíos askenazíes y sefardíes – todos se unieron para recitar Slichot – oraciones penitenciales, cada uno en su propia tradición, rezando juntos durante las fiestas y bailando juntos con los rollos de la Torá.

Así, después de un amargo año lleno de disputas, fuimos testigos de la asombrosa vista de la unidad judía en el Muro Occidental. Y la única y simple verdad fue pronunciada por un millón de voces diferentes y variadas. La nación judía quiere que el Muro Occidental sea como es. Ellos quieren al Kotel con todas sus antiguas tradiciones, el Kotel que no está modernizado, en el que un judío Hareidi y un judío secular pueden rezar juntos, el lugar donde una judía tradicional y una judía moderna pueden estar en oración una al lado de la otra. ¿Cada una de las millones de personas que ascendieron al Kotel durante este pasado Tishrei actúa de esta manera en su propia casa o sinagoga? Por supuesto que no. Pero en el Muro Occidental, todos estaban dispuestos a dejar a un lado sus propias tradiciones judías y adoptar una actitud de humildad y solidaridad con sus hermanos y hermanas.

A pesar de los esfuerzos de los extremistas, el Muro Occidental no se ha convertido en un campo de batalla entre corrientes y opiniones. El Muro Occidental no es el lugar donde el Estado de Israel determina su posición con respecto al derecho de cada judío a practicar su tradición y fe como él desea. En todo el mundo, los judíos mantienen sus antiguas tradiciones de manera diferente. Ocasionalmente, esto incluso conduce a amargos desacuerdos entre nosotros. Pero más de un millón de visitantes al Muro Occidental demostró que la Nación Judía quiere dejar el Muro Occidental fuera de estos desacuerdos, dejándolo como el único lugar donde cada judío puede ir, con humildad y amor, y conectarse con la tradición de nuestros antepasados. Si escuchamos esta llamada – el comienzo de este nuevo año también podría anunciar una reparación formidable.

*Shmuel Rabinowitz es rabino del Muro Occidental y Lugares Santos

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat