Inicio MUNDO JUDIO Los judíos pioneros de los Emiratos Árabes Unidos que allanaron el camino hacia la paz

Los judíos pioneros de los Emiratos Árabes Unidos que allanaron el camino hacia la paz

Por Iton Gadol
0 Comentario

Itongadol.- Mientras Israel y los Emiratos Árabes Unidos celebran el inicio de una nueva relación, los judíos de la nación del Golfo han pasado años construyendo su comunidad desde cero.

El sorprendente anuncio de que Israel y los Emiratos Árabes Unidos habían negociado lo que llegó a conocerse como el “Acuerdo de Abraham” ha llevado a la pequeña comunidad judía de los Emiratos a la vidriera internacional.

La resistencia de los judíos de los Emiratos Árabes Unidos es una de las historias más interesantes por el sentimiento antijudío (o antiisraelí) y la desaparición de muchas comunidades judías en Medio Oriente.

Es la historia de personas de diversos orígenes que, por alguna razón, llegaron a Dubái o Abu Dabi y formaron una comunidad que jugó un papel importante en el desarrollo del acuerdo.

Entre los primeros judíos conocidos que residieron en Dubái en el siglo XXI están Sharon y Simon Eder, ambos nacidos y criados en el Reino Unido, según publicó el portal The Media Line.

La madre de Sharon era de Libia y su padre de Irak. Los padres de Simon, ambos de ascendencia asquenazí, crecieron con fuertes identidades judías. Sharon asistió a la escuela hebrea y Simon observó Shabat.

“Conmoción y reacción negativa” es como Sharon describe la respuesta de amigos y familiares a la decisión de mudarse a un país árabe, donde a Simon le ofrecieron un trabajo en la industria de conferencias.

“Fuimos absolutamente los primeros. Estoy segura de que había judíos allí, pero en realidad no se congregaron», dijo Sharon a The Media Line. “Antes de salir de Londres, recibimos tres números de teléfono diferentes [de parejas que se sabía que se mudarían a Dubái]. Luego nos dimos cuenta de que los tres números eran iguales, y todos pertenecían a Ranna y Jack Arazi, quienes también se mudaron del Reino Unido casi al mismo tiempo».

A su llegada al Golfo, las dos familias se conectaron y comenzaron a compartir cenas tradicionales de Shabat. Las discusiones siempre giraron en torno a la idea de que también debía haber otros judíos viviendo allí.

“Siempre hablamos como en la serie de televisión Lost: debe haber otra parte de la isla”, pensaba Sharon. «Mi esposo decía al azar: ‘Esa persona parece judía’, y a menudo nos equivocamos».

Finalmente, un buen amigo de los Eder de Londres les presentó a otra pareja judía mientras poco a poco se encontraban con otros por casualidad. Ese fue el punto de partida de la comunidad.

“En 2009, me quedé embarazada y eso jugó un papel importante para Simon y para mí. Estamos realmente felices aquí; ambos teníamos una fuerte identidad judía; ¿Cuánto tiempo podía durar esto?» recuerda haber pensado en ese momento.

“En el momento en que quedé embarazada, viajaba por todo el mundo por mi trabajo, trabajaba para Bacardi, dirigía la región desde una oficina local en Dubái”, relata.

“Estaba embarazada de cinco meses [en 2010] y decidimos volar a Sri Lanka para Pesaj. Por casualidad, fuimos a Jabad y el rabino dijo: ‘Esto es una locura, nunca conocí a nadie de Dubái’, pero [el día anterior] un hombre lo había contactado a él desde Abu Dabi», dice.

Sharon explicó a The Media Line que el hombre había estado en Medio Oriente durante décadas. Era el director de una institución en Abu Dabi y hablaba 12 idiomas a la perfección. “Decidimos llamarlo”, contó ella.

Finalmente, el rabino de Jabad en Sri Lanka viajó para Yom Kippur y se quedó una semana. “Se llevó a cabo en un apartamento y fue un gran éxito, con la asistencia de 35 personas”, dice. “Después de eso, las cenas de Shabat se llevaron a cabo en diferentes hogares. Hubo mucha emoción porque la gente había practicado en secreto durante muchos años o no había practicado durante muchos años en la nación árabe».

Sharon señala que la comunidad era tan diversa que «si nos reuníamos, las tradiciones seguidas se basaban en la familia anfitriona».

Los Eder tuvieron dos hijos nacidos en Dubái y tuvieron que hacer viajar a un mohel para realizar la circuncisión. Irónicamente, la noche antes de la ceremonia de brit milá, recibieron una llamada de una persona judía que vivía en el Líbano y que también necesitaba un mohel. Un día después, la pareja y su hijo volaron a Dubái para su propia ceremonia de circuncisión.

Los Eder regresaron a Londres en 2013 y tuvieron su tercer hijo allí.

“Cuando nos fuimos, habíamos logrados dejar las tradiciones bien establecidas. Celebramos las fiestas judías, el Shabat, incluso Jánuca. Llevamos a la comunidad a un nivel más elevado», contó.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat