Inicio MUNDO JUDIO El enojo equivocado de los judíos de la diáspora ante la política -por el coronavirus- de prohibir la entrada a Israel

El enojo equivocado de los judíos de la diáspora ante la política -por el coronavirus- de prohibir la entrada a Israel

Por M S
0 Comentario

Itongadol.- Editorial publicada por Ruthie Blum (The Jerusalem Post). Con el debido respeto a la sensibilidad de los judíos de la diáspora, ofenderse por la prohibición de entrada al país impuesta por el gobierno israelí es tan ridículo como el propio cierre de fronteras. Lo mismo ocurre con los israelíes a los que se les impide viajar a varios destinos del mundo, especialmente a Estados Unidos y Canadá, donde muchos tienen familiares directos.

En lugar de quejarse de la supuesta ruptura que este caos está causando entre la diáspora y el Estado judío, todo el mundo -aparte de los que realmente creen que encerrar a la gente dentro y fuera es una medida sanitaria justificada- debería condenar la política en su conjunto.

Si el coronavirus es el problema aquí, y ninguna cantidad de distanciamiento social, uso de máscaras y pruebas de PCR antes o después de volar de un lugar a otro puede proteger contra la propagación de la pandemia, entonces no se deben hacer excepciones para nadie bajo ninguna circunstancia.

Los virus no discriminan. Tampoco celebran comités para determinar si una boda, el nacimiento de un nieto, un funeral o la visita de un alto funcionario de Washington constituyen motivos de exención de la infección.

No, son los políticos quienes lo hacen.

Para no reconocer que se han pasado de la raya en lo que respecta al recorte de las libertades civiles, señalan las recomendaciones de las autoridades sanitarias. No importa que no todos los profesionales de la medicina, incluso algunos de los que participan en las interminables reuniones sobre la normativa, tengan opiniones uniformes. Sin embargo, cuando se trata de determinar el destino de nuestras vidas y medios de subsistencia, la mayoría manda, es decir, la mayoría dentro del gabinete del coronavirus.

Incluso esto podría ser aceptable hasta cierto punto si la lógica y la coherencia se impusieran. En cambio, las directivas cambian cada cinco minutos, y no se basan en datos, que en cualquier caso son dudosos, sino en qué grupo de interés es capaz de hacer oír su voz y ser temido en cada momento.

Así, la ministra del Interior, Ayelet Shaked, con el consentimiento del Ministerio de Salud, sucumbió a las presiones de las israelíes embarazadas cuyos padres son extranjeros y accedió a permitirles entrar en el país una semana antes de la fecha de parto de sus hijas. Sin embargo, la excepción no se aplica a los futuros abuelos paternos.

Además, debido a las quejas, la Comisión de Constitución, Derecho y Justicia de la Knesset (el parlamento israelí) votó a favor de permitir que los ciudadanos con doble nacionalidad que trabajen en el extranjero o tengan parientes cercanos en un país «rojo» -con una supuesta alta tasa de infección y, por lo tanto, en la lista de exclusión aérea del gobierno- puedan viajar allí de todos modos.

¿Han llegado los científicos a la conclusión de que la variante Ómicron, que ha provocado la última histeria, cumplirá las directrices israelíes? Si es así, tienen más fe en el microbio que en el público en general, que apenas puede seguir las instrucciones absurdas.

Y no es de extrañar, ya que no sólo cambian constantemente los detalles de lo que está permitido y prohibido en las zonas rojas, amarillas y verdes, por no hablar de las limitaciones de la «Cinta Púrpura» y los requisitos del Pase Verde en los centros comerciales. Imagina que intentas montar un mueble de Ikea con notas a pie de página en las ya incomprensibles instrucciones y dibujos microscópicos de tornillos de diferentes tamaños. Sería divertido si no fuera tan frustrante.

Incluso las personas que se empeñan en cumplir a rajatabla las leyes contra el coronavirus -ya sea por auténtico temor ante una posible enfermedad o por tendencia a la obediencia- se confunden. Otros simplemente no se molestan en aprenderlas y esperan no ser multados por las infracciones. Este último grupo no puede salirse totalmente con la suya, por supuesto, sobre todo si tienen hijos pequeños que necesitan dar negativo en las pruebas de antígenos para poder ir a la escuela.

Israel no está en absoluto sola en su lucha contra el COVID en general y contra Ómicron en particular. Todo el mundo está tan preocupado, si no obsesionado, con el virus y sus mutaciones que todas las demás enfermedades reciben poca atención. De hecho, la noticia de cualquier muerte es recibida con la pregunta de si ha sido causada por coronavirus.

Al igual que el resto de la población mundial, los judíos de la diáspora llevan más de dos años viviendo con esta realidad deformada. El hecho de que estén más que ligeramente descontentos no sólo es comprensible, sino que está completamente justificado.

Pero, ¿por qué se lo toman como algo personal? ¿Y por qué los miembros del mismo gobierno que cerró la frontera a los turistas se lamentan de que la medida pone en peligro las relaciones con las comunidades judías externas?

Por ejemplo, el ministro de Asuntos de la Diáspora, Nachman Shai, advirtió el martes que «nos acercamos a un punto de crisis en las relaciones entre Israel y la Diáspora. Tenemos los medios para mantener la salud pública incluso sin cerrar las fronteras del país a los judíos del mundo. Es hora de considerar también el daño general que puede causarse a nuestra relación con los judíos de la diáspora».

Sus comentarios se produjeron tras la protesta de los líderes judíos. Uno de ellos es el presidente de la Organización Sionista Mundial, Yaakov Hagoel, quien anunció con tono de protesta que «muchos judíos tienen familia y propiedades en Israel, y no pueden visitar el país sólo porque tienen un pasaporte extranjero».

El hecho de que tengan un pasaporte extranjero les convierte en turistas, no en ciudadanos, por muy unidos que estén a Israel por la sangre, el sudor, las lágrimas, las propiedades o el sionismo. Lo que sí tienen es el derecho automático a regresar a su patria -a hacer aliá (inmigración)-, algo que hicieron 27.050 judíos este año.

Esto no quiere decir que todos los judíos tengan que emigrar a Israel o mantener la boca cerrada sobre las políticas coronarias del Estado. Al contrario, me encantaría que más judíos de todas las tendencias protestaran en voz alta contra las normas contra el coronavirus arbitrarias e incoherentes, dondequiera que se impongan.

Cualquiera que haya podido viajar al aeropuerto Ben-Gurión durante las diferentes oleadas de la pandemia puede observar las contradicciones. Aunque todos los pasajeros que llegan presentan una prueba de PCR negativa antes de embarcar, y están obligados a llevar una máscara durante todo el viaje, cada uno debe hacerse otra prueba a su llegada, y luego autoaislarse hasta recibir un resultado negativo, normalmente entre varias horas y un día después.

Mientras tanto, todos hacen colas atestadas para llegar a las cabinas de testeos, y se apiñan para esperar los taxis u otros medios de transporte. Los que deben permanecer en cuarentena durante una semana tienen que salir al final de los siete días para que les metan otro hisopo en la nariz, y luego vuelven a estar aislados hasta que se liberen por un resultado negativo.

El hecho de que esto signifique frecuentar un lugar de testeo generalmente repleto, no parece que los responsables de la toma de decisiones se opongan a sus propios propósitos.

Claramente ni las normas ni las lagunas son responsables de la transmisión de la variante Ómicron, que se está extendiendo como un incendio, incluso entre los vacunados tres veces. Lamentablemente, el hecho de que se está manifestando principalmente como una versión del resfriado común está siendo ofuscado por los políticos y los expertos en salud en los que se apoyan. Es esta parodia la que debería criticar cualquiera que desee entrar y salir de Israel.

La cuestión es que los judíos de la diáspora no tienen por qué sentirse menospreciados por una política que es igualmente intolerable para los ciudadanos israelíes. Sus vínculos con el país son tan irrelevantes en este caso como el grueso de los métodos empleados para frenar la propagación del virus.

Por tanto, el gobierno no les debe disculpas ni exenciones. Simplemente debe reabrir los cielos a todos, y cuanto antes mejor.

Autor: Ruthie Blum – The Jerusalem Post.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat