Inicio MEDIO ORIENTE La renovada presión palestina para obtener el estatus de miembro de pleno derecho de la ONU es »un truco de relaciones públicas»

La renovada presión palestina para obtener el estatus de miembro de pleno derecho de la ONU es »un truco de relaciones públicas»

Por M S
0 Comentario

Itongadol.- La misión palestina en las Naciones Unidas está presionando una vez más para obtener el estatus de miembro de pleno derecho, pero el esfuerzo fracasará como en el pasado, afirmaron los analistas al Jewish News Syndicate.

El Consejo de Seguridad de la ONU está en contra de la búsqueda de los palestinos para obtener «el estatus de Estado miembro de pleno derecho y con derecho a voto», aseguró Alan Baker, miembro del Centro de Jerusalem para Asuntos Públicos (JCPA) y ex embajador de Israel en Canadá.

«Lo intentaron dos veces, una en 2009 y otra en 2012, pero no pudieron ser aceptados en la ONU como miembros de pleno derecho porque el Consejo de Seguridad los bloqueó. Sólo pueden convertirse en un estado miembro de la ONU a través del Consejo de Seguridad y el Consejo de Seguridad no lo aceptará», agregó Baker.

Estados Unidos vetará el intento, ya que se opone a que los palestinos se conviertan en miembros plenos de la ONU con el argumento de que socavaría las futuras conversaciones de paz y que sólo debería producirse después de que se alcance un acuerdo de paz. Esta es también la posición de Israel.

»Aunque los europeos son más comprensivos con los palestinos, también se opondrían a la concesión del estatus de miembro de pleno derecho, ya que contradice su propia posición», explicó Baker.

«Cada resolución que adopta la UE pide a las partes que vuelvan a negociar, según los Acuerdos de Oslo. Los Acuerdos de Oslo dicen, y las partes, los palestinos y los israelíes, lo acordaron, que la resolución de la cuestión del estatus permanente de los territorios sólo puede ser a través de la negociación y no mediante una resolución internacional, o un deseo o cualquier otra cosa», detalló el ex embajador de Israel en Canadá.

Arsen Ostrovsky, abogado especializado en derechos humanos y director general de The International Legal Forum, coincidió en que el esfuerzo palestino no dará frutos. «Dada la composición actual del Consejo, es improbable que los palestinos reciban siquiera el mínimo de nueve votos afirmativos para hacer necesario un veto de Estados Unidos, lo que también desencadenaría automáticamente una serie de sanciones estadounidenses, con una legislación del Congreso que exigiría la desfinanciación inmediata de la AP y la ONU».

«El hecho es que hay muy poco interés en el Consejo de Seguridad para apoyar esta medida, con las prioridades en este momento legítimamente en otra parte, incluyendo Irán, lo que está sucediendo en Ucrania y una serie de otras preocupaciones urgentes en todo el mundo», expresó Ostrovsky.

«Esto no es más que un puro truco de relaciones públicas, que los palestinos intentan hacer cada pocos años, cuando sienten que la comunidad internacional no les presta la atención que creen merecer», añadió Ostrovsky.

Baker, por su parte, coincidió en que se trata de un esfuerzo por recuperar el protagonismo, ya que su causa fue dejada de lado. También es una forma de demostrar que los líderes de la Autoridad Palestina siguen siendo importantes. «No son populares entre la población palestina. Hamás y la Yihad Islámica son los que llevan a cabo acciones contra Israel. Es la única manera de demostrar que son relevantes», aseguró Baker.

Incluso el enviado palestino de la ONU, Riyad Mansour, reconoció que es casi seguro que el esfuerzo fracasará.

Aunque es «altamente improbable» que la misión palestina en las Naciones Unidas reciba alguna vez el estatus de miembro de pleno derecho, tuvo éxito en sus esfuerzos por ascender de categoría. En 2012, la misión palestina pasó de entidad observadora a «Estado observador no miembro» en una votación de la Asamblea General de la ONU (138-9).

Baker dijo que es el único observador que logró cambiar su estatus en la ONU.

«Ahora son un Estado observador no miembro llamado Palestina. Es una ficción que intentan imponer que existen como Estado», señaló Baker.

El nuevo estatus tuvo consecuencias en el mundo real. Gracias a su nuevo estatus de «Estado observador», los palestinos solicitaron ser aceptados como miembros de la Corte Penal Internacional (CPI) de La Haya. A pesar de que el Estatuto de Roma, el tratado que dio origen a la CPI, sólo acepta Estados como miembros, aceptó a «Palestina» en 2015. Desde entonces, los palestinos registraron «todo tipo de denuncias» contra Israel en la CPI, detalló Baker.

Gracias a su nuevo estatus, los palestinos también pudieron ingresar en la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO). Desde entonces, la UNESCO comenzó a emitir declaraciones que negaban la conexión judía con sitios antiguos, como el Monte del Templo y la Cueva de los Patriarcas.

Intentando explicar el abrazo de la comunidad internacional a los dirigentes palestinos, Baker expresó que se los ve como un «grupo casi moderado que lleva traje y corbata». El mundo quiere alentarlos, «a pesar de que lo que dicen es una cosa y lo que hacen es otra».

Incluso lo que dicen los dirigentes palestinos puede volverse en su contra, argumentó Ostrovsky, refiriéndose a los comentarios del líder de la AP, Mahmoud Abbas, en una conferencia de prensa celebrada el martes por la noche en Múnich, en la que acusó a Israel de cometer «50 holocaustos».

«La poca buena voluntad que Abbas pudiera tener todavía se vio completamente erosionada por sus escandalosos comentarios de esta semana en Alemania sobre la distorsión del Holocausto, y hacen que esta medida sea totalmente inviable», concluyó.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat