Inicio MEDIO ORIENTE Israel y el Líbano mantienen una «acalorada» segunda ronda de conversaciones sobre la frontera marítima

Israel y el Líbano mantienen una «acalorada» segunda ronda de conversaciones sobre la frontera marítima

Por Martin Klajnberg
0 Comentario

Itongadol/Agencia AJN.- Israel y el Líbano concluyeron el miércoles el primer día de una segunda ronda de conversaciones sobre la frontera marítima mediada por Estados Unidos y la ONU, en las que se debatió sobre la exploración de energía en alta mar. Según los reportes, incluyó discusiones descritas por un canal de televisión libanés como «muy acaloradas».

Las conversaciones se llevaron a cabo en el cuartel general de la fuerza de mantenimiento de la paz de la ONU (FPNUL) en la ciudad fronteriza libanesa de Naqoura, custodiada por controles de carretera del ejército y con helicópteros de la ONU sobrevolando la zona.

La delegación israelí puso al día al ministro de Energía, Yuval Steinitz, sobre los detalles de las conversaciones, y dio instrucciones para continuar con las conversaciones el jueves, dijo el Ministerio de Energía en una declaración.

Los medios de comunicación libaneses describieron las conversaciones como «serias» ya que las dos partes se pusieron al día con los detalles técnicos. La delegación libanesa presionó para que se incluyeran 1430 kilómetros cuadrados adicionales en territorio libanés.

El Daily Star informó que el lado libanés estaba adoptando una «postura maximalista», ya que estaba presionando para que los kilómetros cuadrados adicionales se incluyeran en el territorio libanés, además de los ya disputados 860 kilómetros cuadrados del Mar Mediterráneo, que cada parte reclama como dentro de sus propias zonas económicas exclusivas.

LEBANON-ISRAEL-CONFLICT-BORDER

Vehículos militares de las Naciones Unidas patrullando en la zona aledaña a la reunión.

La estación Al-Jadeed calificó las conversaciones de serias y «muy acaloradas», añadiendo que hay «disputas fundamentales sobre el punto de partida». El Líbano insiste en que las conversaciones son puramente técnicas y no son un signo de normalización de los vínculos, ya que la delegación libanesa habla a través de funcionarios de la ONU y de los Estados Unidos y no directamente con los israelíes.

Después de años de silenciosa diplomacia estadounidense, el Líbano e Israel – todavía técnicamente en guerra y sin lazos diplomáticos – este mes dijeron que habían acordado comenzar las negociaciones en lo que Washington aclamó como un acuerdo «histórico». La primera ronda de conversaciones se llevó a cabo el 14 de octubre, y los EE.UU. y la ONU dijeron en una declaración conjunta que la reunión fue «productiva».

«El propósito de la delegación en las reuniones es examinar la posibilidad de llegar a un acuerdo sobre la determinación de la frontera marítima entre los países de manera que permita el desarrollo de los recursos naturales de la región», dijo el martes el Ministerio de Energía.

Al igual que en la primera ronda de conversaciones, la delegación de Israel estuvo encabezada por el director general del Ministerio de Energía, Udi Adiri, acompañado por el jefe de gabinete del ministro de Energía, Mor Halutz, y por Aviv Ayash, asesor internacional del ministro. También estuvieron presentes el asesor adjunto de seguridad nacional Reuven Azar; el director general adjunto del Ministerio de Relaciones Exteriores para las Naciones Unidas y las organizaciones internacionales Alon Bar; y el general de brigada Oren Setter, jefe de la División Estratégica del ejército israelí.

«La sesión de hoy es la primera sesión técnica», dijo Laury Haytayan, un experto en energía libanés, antes de las conversaciones. «Deben comenzar las discusiones detalladas sobre la demarcación».

El Líbano, sumido en su peor crisis económica desde la guerra civil de 1975-1990, busca resolver la disputa de la frontera marítima para poder seguir adelante con su búsqueda de petróleo y gas en alta mar. Beirut espera que los posibles descubrimientos en sus aguas territoriales le ayuden a superar una crisis económica y financiera sin precedentes y a pagar su enorme deuda, que asciende al 170% del PIB, lo que la convierte en una de las más elevadas del mundo.

La búsqueda de hidrocarburos ya ha aumentado las tensiones en el Mediterráneo oriental tras las repetidas operaciones turcas de exploración y perforación en aguas reclamadas tanto por Chipre como por Grecia.

Las conversaciones entre el Líbano e Israel también tienen como telón de fondo las sanciones estadounidenses que recientemente incluyeron a dos influyentes ex ministros del gabinete aliados con el grupo terrorista Hezbollah.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat