Inicio MEDIO ORIENTE Irán, Rusia y Turquía señalan una alianza creciente

Irán, Rusia y Turquía señalan una alianza creciente

Por IG
0 Comentario

AJN/Itongadol.- El ministro de Relaciones Exteriores de Irán, Javad Zarif, se mostró muy contento durante un viaje a Turquía el viernes. Dijo que fue productivo y sonrió junto a su homólogo turco Mevlut Cavusoglu. Dijo que fue un viaje «maravilloso» en el que habló con su «hermano Cavusoglu».

El viaje señala la creciente alianza que tienen Turquía e Irán en la región.

Zarif dijo: “Como antes, compromiso constructivo en asuntos bilaterales y regionales. Objetivo final: aplicar la experiencia de Irán y Turquía de 400 años de paz en nuestra región. Juntos, todo es posible».

Mientras tanto, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, se puso del lado de Rusia en una creciente disputa con Estados Unidos, criticando al presidente Joe Biden, ampliamente odiado por el partido gobernante de Turquía.

Afirmó que los comentarios recientes de Biden sobre el presidente ruso Vladimir Putin eran inaceptables y «no encajaban con un presidente».

Esto no se debe solo al tono de los comentarios de Biden, en los que Biden llamó a Putin «asesino». El presidente y el régimen de Turquía a menudo arremeten contra otros países y líderes, menospreciándolos y amenazándolos con insultos.

El mensaje de Ankara es que Rusia y Turquía están creciendo juntos como aliados y socios. Trabajan juntos en Siria, Libia y el Cáucaso; su objetivo es suplantar la influencia estadounidense y dividirse entre ellos muchas áreas de Medio Oriente.

Buscan controlar la violencia en estas áreas. Por ejemplo, Turquía consiguió que los rebeldes sirios, que estaban luchando contra el régimen sirio respaldado por Rusia, cambiaran su curso y luchasen contra los kurdos para que el régimen sirio pudiera prosperar. Luego, Turquía envió a los rebeldes a luchar en otros lugares para debilitar la rebelión. Diez años después del inicio del conflicto sirio, es principalmente Turquía la responsable de marginar la rebelión.

Ahora, ingresa Irán.

Irán, Turquía y Rusia han trabajado juntos en el proceso de Astana desde 2017 para administrar Siria, y excluyen a Estados Unidos. El viaje de Zarif a Estambul es solo uno de los muchos en los que sus homólogos turcos e iraníes trabajan juntos y demuestran sus cálidas conexiones.

Turquía quiere más comercio con Irán a través de enlaces ferroviarios y también quiere trabajar con Teherán de otras formas. Desde Rusia, Ankara quiere más S-400 y hardware militar.

Los medios turcos ilustraron cómo están creciendo las relaciones. El diario turco Hurriyet informó que «Hakan Fidan, el jefe de la Organización Nacional de Inteligencia de Turquía, también asistió a la reunión, dijeron fuentes del Ministerio de Relaciones Exteriores bajo condición de anonimato».

Un acuerdo reciente entre Bagdad y Erbil para la seguridad de la provincia de Sinjar y un diálogo intensificado entre Turquía e Irak tiene como objetivo frenar la influencia del PKK (Partido de los Trabajadores del Kurdistán) en una región más amplia en el norte de Irak y el este de Siria.

Mientras tanto, Turquía, Rusia y Qatar emitieron una declaración conjunta la semana pasada luego de las conversaciones entre sus ministros de Relaciones Exteriores en Doha, prometiendo «defender la integridad territorial de Siria de acuerdo con la Carta de la ONU», señala el informe.

Irán da la bienvenida a «cualquier iniciativa que alivie el dolor del pueblo sirio y logre la estabilidad y la paz en este país», dijo el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Irán, Saeed Khatibzadeh, y enfatizó que las conversaciones de Astana entre Ankara, Moscú y Teherán fueron una de las iniciativas más exitosas para poner fin al conflicto sirio.

Hace un mes había rumores de que Turquía e Irán podrían chocar en Irak, pero ahora parece que los países también han dejado de lado las diferencias allí. Turquía quiere que Irán lo ayude a luchar contra los kurdos, que alega son parte del PKK.

Ankara está tratando de prohibir los partidos de oposición etiquetándolos de «terroristas» vinculados al PKK. Estados Unidos ha expresado su preocupación, pero Turquía espera poder modelar su régimen autoritario en Rusia e Irán. Está aprendiendo de Rusia cómo tratar con los disidentes, como Rusia trató a Alexei Navalny.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat