Inicio MEDIO ORIENTE Opinión. El acuerdo con los Emiratos Árabes Unidos marca el mayor logro diplomático de Israel desde 1994

Opinión. El acuerdo con los Emiratos Árabes Unidos marca el mayor logro diplomático de Israel desde 1994

Por Martin Klajnberg
0 Comentario

Itongadol/Agencia AJN (por David Horovitz, para The Times of Israel).- El anuncio del jueves de que Israel y los Emiratos Árabes Unidos han acordado establecer relaciones diplomáticas plenas merece todos los adjetivos de «histórico» e «hito» con los que fue anunciado en Washington por el Presidente de los Estados Unidos Donald Trump y en Jerusalem por el primer ministro Benjamin Netanyahu.

El deseo fundacional de Israel de establecer buenas relaciones con sus vecinos y su interés estratégico en ampliar los lazos pacíficos en la región ha dado lugar por primera vez a un acuerdo con un Estado no adyacente de Medio Oriente, un actor regional influyente y tecnológicamente avanzado. Y trae consigo la promesa de comenzar a destrabar las relaciones con otros países preparados para romper el tabú de la normalización.

Además, el acuerdo refuerza los lazos con los actuales socios de paz de Israel, Egipto y Jordania, y constituye un golpe a los enemigos de Israel, liderados por Irán. A la vez, pospone la contraproducente promesa de Netanyahu de la anexión unilateral de Cisjordania.

El plan de Trump cobra vida

US-ISRAEL-UAE-DIPLOMACY-TRUMP

El anuncio marca un éxito rotundo para el presidente y su administración, en particular para el asesor principal de la Casa Blanca Jared Kushner, siete meses después de que se revelara en la Casa Blanca la visión de «Paz para la prosperidad» del presidente sobre un acuerdo israelí-palestino.

Los Emiratos Árabes Unidos, como se señaló en la declaración conjunta emitida por Trump en nombre de los EE.UU., Israel y el estado árabe el jueves, estuvieron presentes cuando se reveló esa visión. Ahora, el acuerdo de Abu Dhabi para vincularse con Israel le da al plan una resonancia tangible.

El avance, como se anunció el jueves, incluye un compromiso israelí de «suspender» la intención tantas veces declarada de Netanyahu de comenzar a anexar el 30 por ciento de la Ribera Occidental asignado a Israel en el plan Trump. En cambio, la declaración conjunta especifica que Israel «centrará sus esfuerzos ahora en la expansión de los lazos con otros países del mundo árabe y musulmán».

Untitled-8-2-640×400

Un informe del Canal 12 a finales del jueves sugirió que una ceremonia de firma de EE.UU., Israel y los Emiratos Árabes Unidos, dentro de unas semanas, podría atraer a otros participantes regionales preparados para asociarse públicamente con Israel. Kushner, en una sesión informativa, dijo que los lazos adicionales eran ahora «más inevitables que nunca».

Si la anexión unilateral tenía todas las posibilidades de, como mínimo, complicar los acuerdos de paz existentes de Israel, el avance del jueves ofrece la tentadora posibilidad de nuevas asociaciones. «Los Estados Unidos, Israel y los Emiratos Árabes Unidos confían en que es posible lograr nuevos avances diplomáticos con otras naciones», dice la declaración conjunta, «y trabajarán juntos para lograr este objetivo».

Los Emiratos Árabes Unidos, de hecho, al formalizar y poner a la vista del público años de contactos diplomáticos secretos de inteligencia, comercio e informales, el jueves destacaron el «quid pro quo» de que Israel suspendiera la anexión como elemento central de su disposición a normalizar los vínculos.

Reivindicación para Netanyahu

Captura de pantalla 2020-08-13 a las 8.38.56 p.m.

Este avance marca un éxito rotundo para Netanyahu, quien, según se informa, negoció el acuerdo sin involucrar a sus socios de la coalición Azul y Blanco. Al subrayar su preocupación por la anexión unilateral en las conversaciones con los Estados Unidos, el ministro de Defensa Benny Gantz y el ministro de Relaciones Exteriores Gabi Ashkenazi probablemente desempeñaron un papel importante, pero el logro es del primer ministro.

Como señaló en una jubilosa conferencia de prensa el jueves por la noche, Netanyahu ha trabajado tenazmente durante años para fomentar los vínculos con algunas de las naciones relativamente moderadas de la región, incluyendo viajes a Omán y reuniones con el presidente de Sudán.

Dejar una discusión de gabinete el jueves para una conversación de 16 minutos con Trump y el Príncipe Heredero de los Emiratos Árabes Unidos, el jeque Mohammed Bin Zayed, fue la culminación de esos esfuerzos hasta la fecha.

Por primera vez, pudo enumerarse junto a Menachem Begin, con el tratado de Egipto de 1979, e Itzjak Rabin, con el acuerdo de Jordania de 1994, y declarar su sentido de placer y privilegio de que «me ha correspondido establecer el tercer acuerdo de paz entre Israel y un Estado árabe».

¿Anexión «temporalmente detenida»?

Será interesante descubrir cuánto del liderazgo de los colonos el primer ministro se puso en contra. Encantados con la perspectiva de una inminente anexión israelí a finales de enero, algunos líderes de los colonos se han desilusionado profundamente a medida que pasaron los meses y la anexión se han ido corriendo de la agenda. Al tiempo que elogiaba el acuerdo entre Israel y los Emiratos Árabes Unidos, Naftali Bennett, el líder pro-anexión del recientemente resurgido partido Yamina, lamentó el jueves por la noche que Netanyahu hubiera perdido una oportunidad «única en el siglo» de extender la soberanía israelí a la histórica región de Judea y Samaria.

Sin embargo, Netanyahu no se dejará impresionar por esas críticas.

Relajado y articulado en su conferencia de prensa, Netanyahu se movió para desarmar la oposición de los colonos y sus partidarios, insistiendo en que él es el único líder creíble. Dijo que seguía comprometido con la aplicación de la soberanía israelí en Judea y Samaria, que siempre dijo que tiene que ser coordinada con los EE.UU., que sólo aparece en el plan Trump porque él pidió que se incluyera, y que Trump ahora sólo había pedido «un cese temporal».

Llamando a que los escépticos le tomen la palabra, Netanyahu también señaló que había sido «ridiculizado» por insistir en que Israel podría ampliar sus vínculos con los árabes sin retroceder a las líneas anteriores a 1967, y ahora había sido reivindicado. Sugirió que sería también prudente tomarle la palabra sobre la ampliación de la soberanía.

AP_941026096-640×400

El acuerdo firmado por Itzjak Rabin con Jordania en 1994.

El tiempo dirá si el acuerdo también reivindica la convicción tantas veces expresada por Netanyahu de que nuevos socios para Israel en la región podrían empujar a los palestinos a comprometerse en un proceso diplomático viable. Puede ser que el anuncio del jueves marque un primer paso en esa dirección. O puede ser que la Autoridad Palestina – que a finales del jueves estaba organizando una reunión de emergencia de sus líderes – insiste en mantenerse al margen de lo que Netanyahu dijo que cree que será un conjunto más amplio de nuevos aliados.

Por ahora, sin embargo, el avance con los Emiratos Árabes Unidos es motivo de celebración por derecho propio. Potencialmente el avance diplomático más significativo en un cuarto de siglo, constituye un paso importante en el esfuerzo central de Israel para consolidar y normalizar su presencia en esta región, desafiante y constantemente cambiante.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat