Inicio MEDIO ORIENTE «EN CAMINO HACIA LA PAZ»: NO ME PIDAN QUE NO FESTEJE

«EN CAMINO HACIA LA PAZ»: NO ME PIDAN QUE NO FESTEJE

Por Gustavo Beron
0 Comentario

Itongadol (por Marcelo Kisilevski*).- Hoy se firma en Manama, capital de Bahrein, el acuerdo de paz entre ese país e Israel. No me canso de explicar que sí es un acuerdo de paz, igual o más que el acuerdo con los EAU. ¿Por qué?
Porque si bien no es un país tan rico como EAU, es un país que tiene una elite sunita gobernante y una mayoría chiíta apoyada en alguna medida por Irán.
El hecho de que Bahrein, miembro de la Liga Árabe, sea el cuarto país en romper con «Los 3 no de Khartoum» de 1967 (no a la paz, no al reconocimiento, no a las negociaciones con Israel), y el hecho de que elija el frente sunita moderado anti-Irán, junto con Israel, a pesar de su mayoría chiíta, es un doble motivo de festejo, no importa qué gobierno lo logre.
Porque el mérito no es sólo de Netanyahu, sino de una constelación geopolítica regional y global que se ha acomodado a favor de que esto ocurra: el peligro iraní es lo que mueve a los países árabes, y no un nuevo amor por Israel.
Pero sí es mérito de Bibi y su gobierno haber apretado los botones correctos para recoger esos frutos. También se debe dar crédito por las oportunidades bien aprovechadas.
Y con los palestinos habrá que seguir negociando, y empujar, ahora con los países árabes del lado correcto, para que tanto el gobierno israelí como el palestino vuelvan a sentarse a la mesa de negociaciones. Una mesa que los reúna en otra atmósfera, que sea de «resolución de conflictos» para mutuo beneficio, y ya no de «negociación hostil».
Cuando incluso con el Líbano empiezan a soplar brisas de negociación amigable, es de desear que ello ocurra también con nuestros vecinos más cercanos.

*periodista y analista político

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat