Inicio MEDIO ORIENTE Análisis. Por qué Arabia Saudita y su príncipe son importantes para Israel y para la paz regional

Análisis. Por qué Arabia Saudita y su príncipe son importantes para Israel y para la paz regional

Por Martin Klajnberg
0 Comentario

Itongadol.- Los informes de que el príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohamed bin Salman, estaba dispuesto a reunirse con el primer ministro Benjamín Netanyahu durante el ya cancelado viaje a Abu Dabi no deberían sorprender. Esto no sólo se debe a una supuesta reunión secreta mantenida el pasado noviembre, sino a una dinámica regional más amplia que ha acercado a Israel y al reino árabe del Golfo, así como a Israel y a los socios del Acuerdo de Abraham.

Mientras que el apoyo a Arabia Saudita ha disminuido en algunos países occidentales, la percepción de la importancia del reino sunita para los recientes Acuerdos de Abraham -y, por tanto, para la región e Israel en general- ha aumentado.

Este paradójico cambio en los asuntos se ha producido por diversas razones, entre ellas las crecientes amenazas de Irán a través de grupos como los Houthis en Yemen, y los cambios en Riad durante la última década que llevaron a la conclusión de que una posible reducción de la atención de Estados Unidos en la región requería un alineamiento más estrecho con Israel.

Los hitos en el camino hacia los actuales intereses mutuos entre Israel y Arabia Saudita incluyen varios incidentes simbólicos clave.

Al igual que Israel, el reino tuvo una relación cada vez más turbulenta con la administración Obama a raíz del acuerdo con Irán de 2015. Ese año intervino en Yemen para impedir que los houthis respaldados por Irán tomaran Adén y pusieran un punto de apoyo iraní en el estratégico estrecho de Bab el-Mandab. También está sufriendo una avalancha de ataques diarios por parte de los Houthis chiítas con misiles balísticos y drones, de forma similar a lo que Israel, dentro de su territorio más estrecho, ha soportado por parte de Hezbollah, apoyado por Irán, en Líbano, y de Hamás, en Gaza.

Reuters informó en 2017 sobre los contactos secretos entre Israel y Arabia Saudita. Se supo entonces que el exjefe de la Inteligencia saudí, el príncipe Turki al-Faisal, había estrechado la mano de Yaakov Amidror, exasesor principal de Netanyahu, en el Instituto de Política de Oriente Próximo de Washington.

En 2018, Israel desmintió un informe de que Arabia Saudí estaba buscando comprar su sistema de defensa aérea Cúpula de Hierro. Arabia Saudí fue clave para permitir los Acuerdos de Abraham y señaló su apoyo. Desde entonces, los rumores incluyeron la reunión de noviembre en Arabia Saudita, y un informe de febrero sobre un posible pacto defensivo de cuatro países.

Para Israel, la posición positiva de Arabia Saudita en varias cuestiones es importante. Más difícil es la frialdad que Riad ha recibido cada vez más de Estados Unidos. Esto se compensa con las señales de Washington de que quiere escuchar más a Israel y a los Estados del Golfo en relación con cualquier nuevo acuerdo con Irán. Esto supone un cambio importante con respecto a los preparativos del acuerdo de 2015. También representa un cambio en la percepción de Israel y Arabia Saudita en los círculos de alto nivel.

Mientras que antes se consideraba que Israel tenía que hacer concesiones a los palestinos para acercarse a la paz con el Golfo, las recientes declaraciones indican que Estados Unidos quiere que Riad haga cambios para acercarse a la paz con Israel. Se trata de un cambio importante en la forma en que Estados Unidos ve a estos pilares de sus socios y aliados estratégicos en la región.

El Reino ha cambiado en las últimas décadas, desde las acusaciones de que exportaba el extremismo durante el auge de Al Qaeda, hasta su búsqueda de reformas económicas, políticas y religiosas. Los vientos de cambio más amplios en el Golfo forman parte de ello, con Bahréin y los EAU impulsando la coexistencia como agenda nacional. Arabia Saudita, líder del Consejo de Cooperación del Golfo y referente del mundo islámico históricamente, tiene un papel clave que desempeñar en el cambio de opiniones en toda la región.

Sin embargo, también se ve desafiado por los ataques iraníes, como el asalto a Abqaiq en 2019, por las amenazas de los grupos respaldados por Irán en Yemen e Irak, y por el actual apoyo de Turquía a sus «hermanos musulmanes». Estas amenazas han fomentado el estrechamiento de las relaciones entre Israel y el Golfo, y más ampliamente con Egipto, Grecia, Jordania, India y otros estados.

El príncipe heredero ha sido objeto de las duras críticas a los derechos humanos en muchos círculos estadounidenses debido a las acusaciones, respaldadas por la CIA, de que estuvo implicado en el asesinato del ex agente saudí Jamal Khashoggi. Otros, sin embargo, señalan que MBS ha sido clave en el cambio de Arabia Saudí hacia una sociedad menos represiva.

Algunos describen al príncipe heredero -que ha impulsado estos cambios- como «un visionario». Está llevando a su país a un lugar diferente, dicen quienes lo han conocido. Por lo tanto, Arabia Saudita no debería verse arrinconada por las políticas estadounidenses que critican al reino.

El reino ha perdido el apoyo de EE.UU. para las operaciones ofensivas en Yemen, pero debería ser escuchado en lo que respecta a las amenazas iraníes, incluso cuando Washington ha estado enviando mensajes sobre el deseo de recalibrar las relaciones con Riad debido al asesinato de Khashoggi, así como adoptar una línea más dura en cuestiones de derechos humanos en Egipto.

Es posible que una línea más dura hacia los saudíes por parte de Estados Unidos, y la renovación del acuerdo nuclear con Irán de 2015, aceleren las relaciones de Israel con Riad. Pero Arabia Saudita se ha mostrado cautelosa. El año pasado, cuando se extendieron los rumores de que podría normalizar las relaciones con Israel, esperó.

Según parece, el reino está evaluando cuidadosamente las elecciones en Estados Unidos e Israel. En los últimos días ha mantenido reuniones de alto nivel con Jordania, Malasia, Sudán y otros países. No es de extrañar que esto coincida con otras reuniones de alto nivel que vinculan a Israel con Egipto, a Israel con varios países de Europa, y con una creciente relación entre Grecia, Chipre, Francia, Egipto, Israel y los EAU.

Una constelación de cuestiones más amplias marcan las relaciones de Arabia Saudita con este realineamiento regional. Entre ellas se encuentran las opiniones de Riad y Abu Dabi sobre el papel de Siria en el mundo árabe, la preocupación por la estabilidad del Líbano, su relación con Rusia, el remiendo de las secuelas de la crisis con Qatar y la vigilancia de las ambiciones de Turquía.
Se trata de encontrar soluciones al conflicto de Libia y de aumentar la influencia del Golfo en el este de África, en Sudán y más allá, en Pakistán.

El creciente sentimiento de Israel de formar parte de la región le sitúa también cada vez más en la encrucijada de estos debates. Aunque Israel quiere que Estados Unidos siga estando vitalmente conectado a la región, la tendencia general que vincula a Israel con el Golfo y los socios desde Europa central hasta la India es visceral.

Nota publicada por Seth J. Frantzman para The Jerusalem Post.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat