Inicio LATINOAMERICA Entrevista al embajador Eyal Sela: “Queremos que la mayor cantidad de tecnología israelí apoye a la Argentina”

Entrevista al embajador Eyal Sela: “Queremos que la mayor cantidad de tecnología israelí apoye a la Argentina”

Por Iton Gadol
0 Comentario

Itongadol.- El embajador de Israel en Argentina, Eyal Sela, confirmó la decisión de «profundizar» las relaciones bilaterales, con eje principal en «aumentar todo lo que es la relación comercial-económica» entre ambos países.

En una entrevista con la Agencia AJN, Sela resaltó que «uno de los objetivos es que mayor cantidad de tecnología israelí apoye a la Argentina».

El diplomático también se refirió a la presencia del avión iraní en Argentina y aseguró que «la declaración que publicó la embajada israelí junto a la embajadora anterior sigue siendo el punto de vista de Israel sobre este tema».

Además, tocó todos los temas: la posición de Israel respecto a la guerra de Ucrania, la situación actual del conflicto palestino, la relación de Israel con los países árabes, los secretos del desarrollo israelí en tecnología y sus reflexiones como hijo de una sobreviviente del Holocausto.

-¿Con qué Kehilá (comunidad) se encontró en Argentina?

– Argentina se encuentra aproximadamente en el TOP20 de los países para la diplomacia israelí. La embajada es la más grande de América Latina y gran parte de eso es por la importancia de la comunidad judía Argentina. La cancillería o el gobierno de Israel en general le atribuye mucha importancia a este dato y el trabajo de la embajada y mío en particular es con las comunidades judías argentinas. En todos los viajes que hago veo las comunidades, ya que es algo muy importante. Me encontré con una comunidad fuerte, diversa, comparándola con misiones anteriores que tuve en el mundo, no hay en otros países instituciones tan presentes, con estudiantes con nivel de hebreo tan avanzado, mucha gente que participa en los programas, viajan, trabajan con Israel, representan empresas israelíes, apoyan el Estado de Israel en diferentes organizaciones que están acá en contacto con universidades. Me alegro de haber conocido la comunidad y por parte de toda la embajada vamos a seguir trabajando juntos. Comencé mi trabajo recientemente, ya que los primeros meses los dediqué a temas personales con mi familia y también quería estar con las comunidades de Buenos Aires. Ayer regresé de Rosario, Santa Fe, hice una visita anterior a San Juan en la cual me encontraba muy emocionado por conocer la comunidad en la provincia y como a pesar de todas las dificultades sigue teniendo una vida judía conectada con Israel. Estuve allí durante el mes de Sucot (Fiesta de las Cabañas) y me impresionó muchísimo la cantidad de gente realizando actividades y diferentes deportes, fue una buena sorpresa.

-¿Siempre es a nivel comunitario? ¿No hay nada que tenga que ver con la parte oficial de Israel con las gobernaciones?

-El tema principal de los viajes son los temas políticos, comerciales, científicos y de cooperación. Aprovechando esto, yo dedico parte de la agenda para conocer la comunidad. En San Juan, el eje principal de la visita fue el tema de la minería, donde Israel tuvo un Stand allí con tecnologías que pueden apoyar a la industria de la minería, tal vez en Israel no tenemos todas estas mecánicas de sacar las rocas mismas, pero tenemos para la parte de al rededor, para el agua, el apoyo vía satélite, de tecnología de imágenes, de ayudar a la salud de las personas que trabajan en la minería, de apoyar con comunicación, ya que hay muchos de estos problemas con todo esto tuvimos un stand allí, ofreciendo la tecnología de la empresa Watergen, que permite obtener agua del aire. El gobierno de San Juan adquirió una de estas máquinas. En esta visita participamos de una reunión con el gobernador de San Juan, en la cual la provincia firmó un acuerdo de agua con Israel y la visita a la comunidad donde se encontraba el impresionante homenaje al Holocausto. En el viaje de Santa Fe los ejes principales fueron de cooperación comercial, científica entre la provincia e Israel. Santa Fe se encuentra en contacto con empresas israelíes para el comercio de carnes y alfajores, tuvimos la grata sorpresa de una empresa que se acercó y comentó que ahora vendía alfajores a Israel y también se conversaron otros temas durante la reunión con el gobernador. Participé también en un encuentro de bioeconomía, tuvimos una reunión en Rosario, donde empresas que quieren aprender del ecosistema israelí, de la innovación, el gobierno está buscando hacer un viaje para aquellas personas que quieran ir a Israel, un proyecto el cual vamos a apoyar. También queremos llegar a realizar cooperaciones con el tema del agua.

-¿Esto cree usted que va a hacer cuerpo a cuerpo con cada provincia o también a nivel nacional?

-Ambos. En esta visita de los gobernadores, el ministro “Wado” de Pedro y tres otros ministros, junto con la ex embajadora Galit Ronen y todo el equipo, se firmó un acuerdo de ciencia y tecnología entre ambos gobiernos. Estos últimos días se decidieron los cinco proyectos que ambos países van a apoyar de manera económica para seguir estudiándolos, esto se realiza a través de una convocatoria que cada gobierno hace y busca investigadores y científicos para trabajar en conjunto.

– A futuro, ¿hacia dónde se dirige el intercambio comercial?

– Queremos aumentar todo lo que es la relación comercial-económica, ya que es el eje principal. Estuve como embajador en otros países más pequeños y las cifras del comercio de Israel con estos países no están tan lejos de Argentina que es un país grande. La distancia no es de ayuda, pero Israel quiere continuar colaborando con Argentina. Israel ya no es el país de antes que tenía dificultades y obstáculos en la importación, aunque aún hay ciertas situaciones en las que se protege la producción nacional pensando en una necesidad de seguridad, para asegurar que se tienen los suficientes productos necesarios como pollo, huevo, leche, entre otros. Sin embargo, sabemos que en Israel no se puede producir tan buena carne, por lo que continuamos en búsqueda. Las épocas aquí son diferentes, a veces se necesitan frutas o verduras, que van de Argentina a Israel. Uno de los objetivos principales es que mayor cantidad de tecnología israelí apoye a la Argentina, por ejemplo, en la producción agrícola. Israel es hoy uno de los países líderes en concepto, con tecnología, que le hace tener más producción. Si anteriormente todo el mundo plantó tomates sobre la superficie, y tenía muy poca producción, Israel hizo que todo crezca hacia arriba, incluso las sandías. Semillas, maíz, fertilizantes, riego, tomates Cherry, palta, muchas de estas cosas llegan desde Israel. Podemos ayudar a aumentar la producción y también tecnología que se puede usar en diferentes ámbitos, por ejemplo servicios de seguridad, ya que Israel está muy avanzado en el tema.

-A dos años de los Acuerdos de Abraham, ¿qué opinión tiene al respecto?

-Creo que uno de los avances más importantes de Medio Oriente fueron los Acuerdos de Abraham. Tengo colegas que son embajadores en los Emiratos, en Bahréin, en Marruecos, países que tienen embajadas en Israel, con los que estamos hablando sobre cómo mejorar. Y aumentaron muchísimo todas las relaciones comerciales entre Israel y estos países. Hay vuelos directos desde Dubái, Casablanca, a Israel. Es importante. Y esto se nota también afuera. Dos de mis mejores amigos acá son los embajadores de Marruecos y de Emiratos, que nos reunimos frecuentemente y hablamos de temas comunes. Esto tiene que seguir. No es decir que no seguiremos buscando la paz con otros países, con el pueblo palestino, con los vecinos en la región de Medio Oriente. Israel siempre estará listo para hacerlo. Ya tenemos la paz también con Egipto y Jordania. Y ojalá algún día podamos tenerla también con nuestros vecinos palestinos.

-¿El pueblo palestino se está perdiendo una oportunidad al no ser parte de esto?

-Yo soy embajador de Israel, entonces me cuesta hablar sobre los palestinos. Pero la mayoría de los palestinos son buena gente. La mayoría de los palestinos son personas que quieren mejorar su calidad de vida en todos los aspectos. Hay parte que lamentablemente es visible, que no esta de acuerdo con la pacificación en la zona. Son las organizaciones terroristas mas que nada. Hamas, la Jihad Islámica y lamentablemente vimos en las últimas semanas también lo que llamábamos anteriormente Fatah, en los que hay algunos grupos violentos que estan en Jenin, Nablus. Los últimos dias, el Ejército de Israel ha tenido varios éxitos en neutralizar a algunos de estos terroristas. Esperamos que la mayoría de los palestinos, tomen esta decisión de entrar a este diálogo, sabiendo que no van a recibir todo lo que ellos quieren. Ni Israel va a recibir todo lo que nosotros queremos. Pero se nota que, tal vez lo que se llama incorrectamente la Primavera Árabe, el liderazgo de algunos países y del pueblo palestino, teme tomar decisiones que no son populares. De parte de Israel, queremos llegar a un acuerdo, pero mientras no lo logramos, queremos mejorar la situación de los palestinos allá. Más palestinos, incluso de Gaza, cruzan a trabajar a Israel. Más empresas israelíes trabajan en parques industriales para apoyarlos. Toda la ayuda humanitaria que se manda a Gaza, entra a Gaza. Israel intenta ayudar a exportar productos, como tomates, flores, cualquier producción que sale desde los territorios hacia Europa o países árabes. Otra parte del conflicto lamentablemente es político, más que nada en organizaciones internacionales. Ahí nos cuesta explicar a gobiernos de todo el mundo. Hoy el conflicto más que todo es diplomático, en votaciones contra Israel en organizaciones internacionales. En reportajes totalmente falsos que se publican en grupos, algunos de ellos antisemitas, que están buscando cómo hacer daño a Israel. Y el liderazgo palestino toma parte de este ejercicio. Y esto no nos ayuda. Queremos la paz, esto también tiene que estar reflejado en las organizaciones internacionales.

-¿Comienza a minimizarse el conflicto palestino frente al espejo gigante de los Acuerdos de Abraham?

-En parte sí. Yo no pienso que va a cambiarlo todo, pero sí cambió la perspectiva que había antes. Antes se pensaba que primero teníamos que lograr el círculo cercano, es decir Israel-Palestina, Israel-Líbano, Israel-Siria. Y solo luego tendríamos la normalización con el círculo más lejano. Y estos acuerdos mostraron que no. E Israel dijo muchas veces que si logramos el círculo lejano, esto ayudará a los israelíes a sentirse cómodos y tomar riesgos. Porque al fin y al cabo, las decisiones de Israel para llegar a todos estos acuerdos es un riesgo enorme, que vamos a tener en un territorio que es más pequeño que Tucumán, en el futuro misiles pueden llegar. Y todos los que dijeron que cuando Israel salía de Gaza todo iba a ser pacífico, vimos que no. Que una organización terrorista tomó violentamente esta zona y sigue lanzando. Pero sí ha cambiado el concepto de que podemos ver las relaciones de lejos, ayudan. Y los israelíes lo piensan mejor ahora, cuando viajan a los Emiratos, cuando ven personas de Marruecos visitando Israel. Esto ayuda. Y también hay que decirlo: la normalización de las relaciones que tuvimos con Turquía, que también ayuda muchísimo. Turquía es un factor muy importante en Medio Oriente, estamos muy contentos de que se arregló una situación que no tuvimos bien y ahora ya tenemos embajadores de nuevo. Turquía es un destino muy deseado por los turistas israelíes. Muchos viajan a Estambul con Turkish. Empresas turcas están involucradas en muchos aspectos de la economía israelí.

WhatsApp Image 2022-11-08 at 5.47.08 PM (1)

El embajador Sela junto a Daniel Berliner, director de la Agencia AJN

-Estuve leyendo el turismo que ha generado el tema de los Acuerdos de Abraham en EEUU y Europa. Están haciendo paquetes con Emiratos e Israel.

-Está ocurriendo y tiene que seguir. Y también con los palestinos. A veces está en contra de los intereses económicos israelíes, pero digo a los turistas que visitan Israel que ‘vayan a Belén, compren los recuerdos en Belén’. Quiero que los palestinos tengan ingresos, quiero que mis vecinos se sientan bien.

-Si planteo la palabra Ucrania, que involucra Ucrania-Rusia, Ucrania-Irán, Ucrania-Misiles. El tema es muy amplio, pero ¿dónde haría foco usted?

-La guerra en Ucrania es algo que nadie pensó que ocurriría en el siglo XXI. Es una tragedia. Israel no acepta la integración territorial de Ucrania, como cualquier otro país. Si Rusia quiere que algunas partes de Ucrania sean de Rusia, Israel está en contra de esto. Está a favor de la integridad de Ucrania. Esto Lapid lo dijo claramente. Israel fue uno de los primeros países que apoyó y sigue apoyando a Ucrania. Israel construyó un hospital de campaña y lo dejó luego a otros manejarlo. Israel recibió en Israel algunos heridos, los trató en los hospitales de Israel. Israel seguirá apoyando en todos estos aspectos. Israel cumple todas las sanciones internacionales que se ponen sobre Rusia. Israel no puso sanciones nuestras sobre Rusia, pero sí cumplimos todas las sanciones de otros países.

-¿Por qué ese límite respecto a acciones que pide Ucrania? ¿Por qué es importante mantener ese equilibrio especial sobre estos temas?

-Primero, en estos dos países hay comunidades judías muy grandes y es un tema importante para Israel, es una de las razones por las cuales siguen los vuelos de Tel Aviv a Moscú. Por otro lado, la situación geoestratégica de Israel es muy delicada y Rusia tiene un papel muy importante en esta zona y por eso tenemos el diálogo con ambos gobiernos. A veces los rusos no están de acuerdo con algunas de nuestras decisiones, a veces los ucranianos no están de acuerdo, pero vamos a seguir en estas líneas, con todo lo que es necesidades militares no letales, para defenderse a los ucranianos. Otra cosa que tenemos que tratar es cómo seguir humanitariamente con todos estos esfuerzos.

-Para cerrar Ucrania, ¿puede darnos su opinión respecto a los drones iraníes en territorio ruso?

– En general, se muestra que Irán sigue sin cumplir las reglas internacionales y es una amenaza a toda la comunidad mundial y que no es solamente problema de Israel. Irán está involucrado en Siria, en Líbano, Irak, en diferentes partes, están buscando la desestabilidad de esta región, es un país que exporta terrorismo. Acá en Argentina se sufrieron mucho los dos atentados que fueron planificados por Irán contra la embajada y la AMIA.

-¿Cuánto tuco que ver en elecciones el tema de la seguridad del Estado de Israel?

– Es difícil verlo con números, pero mucha gente en Israel, que es algo que no ocurre en otros países, personas de situaciones socioeconómicas media y baja, a veces votan más a los partidos de centro-derecha por tema de seguridad. Esto se nota en Israel y se puede ver en los resultados de diferentes ciudades que están en Israel. Esto se nota también en la situación económica que mejoró mucho en Israel y muchos tienen un pensamiento distinto de a quién votar respecto a esto. Pero yo creo que el papel que influye más es la historia familiar. Casi siempre alguien que es de una familia seguirá votando en esta línea, muy pocos cambian de un grupo a otro, de derecha a izquierda. Judíos ortodoxos votan casi siempre a sus partidos y árabes y musulmanes votarán a los suyos. El sistema israelí de democracia parlamentaria tiene sus ventajas y desventajas. En un país plural como Israel, que tiene más presencia en el parlamento de las distintas partes de la sociedad israelí, a veces se le dificulta a los partidos formar una coalición. Por esta razón es muy importante quién logra entrar al parlamento y luego cómo se arregla el acuerdo entre ellos.

-El documental de Shimón Peres está en la boca de una enorme cantidad de políticos argentinos. ¿A qué se le atribuye esto?

-Estoy muy fascinado por esto, trabajé un poco con Shimón Peres, y creo que fue un visionario. Aun cuando había obstáculos, logró en diferentes partes del Estado de Israel apoyar la seguridad del país, la paz, el desarrollo económico y demás. En el momento que él fue primer ministro del gobierno que llamamos «Unidad Nacional» fue un momento único en la historia que los dos partidos grandes estuvieron juntos y los dos líderes aceptaron el uno al otro sin ningún truco, sin ningún desacuerdo, menos el tema de «The Jordan Agreement», el acuerdo con Jordania, pero hablamos de temas económicos. Ambos lograron tener con ellos a los que los apoyaban. Shimón Peres trajo los sindicatos y Shamir los hombres de negocios, las empresas, y en una decisión muy dura, de bajar subsidios, de recortar parte del presupuesto, pero del otro lado también, de pérdidas de algunos de las empresas, que sabían que no podía seguir con ese índice inflacionario. Parte de eso tiene que ver también con el carácter y el liderazgo de Peres mismo.

WhatsApp Image 2022-11-08 at 5.47.08 PM (2)

El embajador Sela junto a Daniel Berliner, director de la Agencia AJN

-A todos los que ponen la expectativa en que se puede, cuando ven el espejo de Shimón Peres, en relación a la situación económica, por ejemplo de Argentina, ¿Cuál es el arma secreta que tuvo el éxito de Shimón Peres y que tal vez puede ser un ejemplo para otra nación?

-No conozco suficiente la situación en Argentina entonces no puedo referirme a eso. De lo que sí puedo hablar es de Israel, y como dije antes, fue un momento específico en el sentido de que nadie era capaz de formar su coalición, y por eso decidieron ir juntos. Creo que Shimón Peres, que fue una persona que en general surgió del tema de qué hacer bien para Israel y no para el partido, fue alguien que hizo cosas y solo luego fue político, cuando a veces esto ocurre al revés. Peres vio que tenía que hacer cuando fue político lo que ya había hecho cuando no lo era, como agricultor, como una persona de la sociedad. Por eso Peres llegó a la política a una edad relativamente mayor. Y lo mismo pasó con Shamir. Ambos tenían una perspectiva, y se dieron cuenta que lo mejor era que lo intenten juntos.

-Recientemente tuvimos la presencia del avión iraní en Argentina y el terrorismo iraní está presente en la región. ¿Cuál es su mirada como embajador del Estado de Israel en Argentina?

-Argentina sufrió dos atentados crueles. El atentado antisemita más grande del mundo y el atentado más grande antes del atentado a las Torres Gemelas en Estados Unidos. Estos atentados tienen nombres y apellidos: Irán lo desarrolló, lo pensó, lo elaboró y le dio la luz verde, y lo llevó a cabo Hezbollah, que también está detallado en los informes que se publicaron hace algunos meses. Irán, como dije anteriormente, es el peligro de todo el mundo, no solamente de Israel. Argentina sufrió por Irán, Bulgaria sufrió por Irán, Chipe sufrió por Irán. Arabia Saudita, Bahréin y Emiratos Árabes Unidos también lo sufren. Irán lanza ataques contra varios actores en esta zona. Lo que tenemos que hacer, conjuntamente, es saber de esto y tomar decisiones en base a eso. Israel lidera el esfuerzo mundial para que Irán no consiga armas nucleares. Tenemos que ser conscientes de eso, pero no es un problema exclusivo de Israel, es un problema de todo el mundo.
Con respecto a la situación del avión iraní no cambió nuestra posición. La declaración que publicó la embajada israelí junto a la embajadora anterior sigue siendo el punto de vista de Israel sobre este tema.

-En 2023 se cumplirán 80 años del levantamiento del gueto de Varsovia, 75 años de la creación del Estado de Israel y 50 años de la Guerra de Iom Kipur.

-Son todos momentos históricos y vamos a ir desde el principio, con el Holocausto y el levantamiento del gueto de Varsovia. Soy hijo de una niña que escapó junto a sus padres de Polonia y llegó en 1949 a Israel. No quiero decir la palabra milagro, pero fue un esfuerzo arduo del pueblo judío, de los que viven en Israel y en general, para llegar a la situación en la que estamos hoy. Los judíos que llegaron a Israel, a Argentina y a diferentes lugares del mundo, cuando estaban en Europa, en la mayor parte del continente, no les permitieron tener dos oficios. Uno fue ser militares, por la conocida historia acerca de Dreyfus, una de las razones del sionismo de Herzl, de ver el antisemitismo no solamente de los pogroms de la Europa oriental sino también el antisemitismo de la Europa occidental. No confiaron en los judíos. Y tampoco dejaron, en muchos de los países europeos, ser a los judíos dueños de terrenos. Por esa razón los judíos no fueron ni agricultores ni militares. 75 años después, esos aspectos son de las dos cosas más fuertes de Israel. Un país que da mucha tecnología en lo que es agricultura, además la defensa y la seguridad de Israel también es muy fuerte y estamos muy orgullosos al respecto. En relación a la Guerra de Iom Kipur, es una herida abierta todavía en Israel, que tiene mucho eco en la política, la sociedad y la defensa de Israel. Yo tenía 9 años y recuerdo a mi papá, que lo llamaron como soldado de reserva rápidamente. Él estaba cerca del Golán, lo que me parece un milagro, donde estaban las defensas contra los ataques de los sirios. Mi papá se volvió muy crítico al liderazgo israelí de aquel entonces. Yo no lo conozco directamente pero sí estoy muy seguro que aprendimos mucho de esa lección.

-El 70 aniversario del Estado de Israel creo que generó un gran cambio al respecto de qué es Israel. El mundo pensaba que Israel era el conflicto bélico, y a partir de ese momento cambió la imagen de este Israel pujante a nivel científico y tecnológico. ¿Coincide con esto? ¿Qué cree que pasó?

-No sé realmente qué pasó, seguramente son muchas cosas. El conflicto está y seguirá ahí. Nosotros de nuestra parte queremos resolverlo, queremos tener una situación pacifica, algo que será mejor para todos. Creo que con el tiempo las personas se dieron cuenta que tienen en sus bolsillos, en sus teléfonos, mucha tecnología israelí. En las tarjetas de crédito, gran parte pasa por tecnología israelí. En los lentes, que ayudan a ver mejor a quienes tienen problemas en la visión. Cada mensaje de Whatsapp que alguien recibe tiene que saber que fue desarrollado por una empresa israelí. Lo mismo pasa con el Waze en el auto. Hay que pensar a Israel de otra forma. Hay que decirles a las personas que comen tomates cherries en su ensalada, que de no ser por Israel no tuviese tomates cherries.

-¿Cómo califica la relación entre Argentina e Israel?

-La relación es buena, es fuerte y es histórica. Vamos a trabajar, independientemente de quien gobierne en Israel e independientemente del gobierno que esté en Argentina. Vamos a seguir por el camino del trabajo de todos los diplomáticos israelíes que están aquí en Argentina y el de todos los diplomáticos argentinos que están en Israel.

-En mi último viaje a Israel me detuve en un puente en el Néguev y observé que ahora llega un tren que hasta hace poco tiempo no llegaba, que está la Universidad en un sector, el Hospital en el otro, las empresas atrás y un montículo de tierra donde dice que habrá un centro militar de alta tecnología. ¿Cómo explica ese fenómeno, que posiblemente encierra el fenómeno del Estado de Israel?

-Es una decisión tomada por los gobiernos israelíes, por todos los gobiernos, ahí no hay diferencia de Likud, del Laborismo. Ahí no importa quién es el primer ministro. El Néguev es la mitad de la superficie de Israel y tiene mucha importancia. Desde Ben Gurión que dio el ejemplo y se fue a vivir allá. Es por eso que el gobierno subsidia muchas ventajas. Por ejemplo un médico, si trabaja en el hospital de Soroka, en Beer Sheva, paga menos impuestos. Lo mismo ocurre con los ciudadanos que viven en el Néguev, que pagan menos impuestos. Y los impuestos son altos en Israel. El gobierno destina muchísimo esfuerzo para construir y promover la infraestructura de la zona. El centro de ciberseguridad de Israel está en Beer Sheva, no en Tel Aviv ni en Jerusalem. Son decisiones del gobierno de apoyarlo, porque queremos acercar la periferia, por eso si uno va en el tren rápido de Beer Sheva a Tel Aviv, demora una hora para llegar a destino, y lo hace más rápido que alguien que vive en Hadera y va a Tel Aviv, porque hay mucho tráfico. Son decisiones tomadas para ayudar al Néguev y también a la Galilea. Tenemos un Ministerio específico, el Ministerio del Desarrollo del Néguev y la Galilea.

-Recientemente lo vimos en una foto despidiendo a los olim (nuevos inmigrantes que viajan a Israel). ¿Cuáles fueron sus sensaciones?

-Fue algo muy emocionante, especialmente porque una de mis asistentes, Paola, decidió hacer aliá (emigrar a Israel). La aliá es uno de los valores principales del Estado de Israel. Yo como nieto e hijo de olim siempre valoro mucho eso y el resto de los israelíes siente lo mismo. No será fácil para los olim, tendrán dificultades, pero hacemos mucho esfuerzo para que sea lo más sencillo posible.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat