Inicio ISRAEL Opinión: Israel no es propiedad de los ultraortodoxos. Por Uri Heitner*

Opinión: Israel no es propiedad de los ultraortodoxos. Por Uri Heitner*

Por Martin Klajnberg
0 Comentario

Itongadol.- Israel parece estar al borde de una ola de inmigración de judíos de países del Primer Mundo en América del Norte, Europa Occidental y Australia. El presidente de la Agencia Judía Isaac Herzog cree que hasta un cuarto de millón de judíos se mudarán a Israel (haciendo aliá) en los próximos tres años.

Israel debe hacer del desafío de absorber estos inmigrantes una prioridad nacional – como se hizo con las anteriores olas de inmigración.

Como nación sionista, especialmente una que ha añadido recientemente a su ley básica el Proyecto de Ley del Estado-Nación que define a Israel como la patria nacional de los judíos, debemos prepararnos para los desafíos que esta ola de inmigración planteará, entre ellos desafíos de naturaleza cultural.

Israel debe reconocer inmediatamente las diferentes corrientes judías a las que gran parte de la comunidad judía norteamericana atribuye.

Israel no es propiedad privada de la Ortodoxia Judía. Pertenece a la nación judía en su totalidad, y corresponde al actual gobierno de coalición instituir el reconocimiento de ese hecho.

Debe haber reconocimiento de las conversiones realizadas por tribunales rabínicos no ortodoxos, los matrimonios oficiados por rabinos no ortodoxos y debe legislar oportunidades de oración igualitarias en el Muro Occidental.

Desafortunadamente, no hay indicios de que se vaya a tomar ninguna de esas medidas necesarias.

Por el contrario, la ultraortodoxia ha usurpado casi por completo las instituciones religiosas del país, permitiendo al rabinato perseguir a los inmigrantes del antiguo bloque soviético que deben probar una y otra vez que son de hecho judíos. La llegada en los años 90 de más de un millón de judíos que huyeron del régimen totalitario soviético que suprimió cualquier expresión religiosa es nada menos que milagrosa.

A lo largo de muchos años de opresión, algunos de estos judíos se casaron fuera de la fe, y no todos pasan el riguroso escrutinio de la definición halájica de un judío, pero su llegada fue legítima y se basó en la Ley del Retorno.

Un verdadero liderazgo espiritual se habría regocijado con su presencia y habría extendido su abrazo para incluir a todos aquellos que eligieron mudarse a Israel.

El Ministro del Interior Aryeh Deri, el jefe del partido ultra ortodoxo Shas, ha iniciado una legislación para restringir el reconocimiento de las conversiones judías a los tribunales rabínicos ultraortodoxos.

Esta denominación, a menudo antisionista, coloca una versión dura de la fe por encima del interés nacional. La ley de Deri censuraría no sólo a los conversos no ortodoxos sino también a los que facilitaron las conversiones.

Si se aprueba, la legislación anunciaría al mundo que los judíos conservadores, reformistas e incluso los ortodoxos modernos no pertenecen a Israel.

La iniciativa de Deri debe ser bloqueada, especialmente ahora que más judíos están expresando su intención de inmigrar. No debe ser aprobada, incluso a costa de disolver la coalición.

Uri Heitner es publicista y educador, investigador principal del Instituto de Investigación Shamir de Israel.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat