Inicio ISRAEL Israel. Se retrasaría una semana el proyecto para disolver la Knesset

Israel. Se retrasaría una semana el proyecto para disolver la Knesset

Por Martin Klajnberg
0 Comentario

Itongadol/Agencia AJN.- La primera lectura en el pleno de la Knesset (Parlamento) de un proyecto de ley que disolvería el gobierno de Israel y convocaría a elecciones anticipadas puede posponerse hasta la próxima semana, según informaron el lunes los medios de comunicación en hebreo, enojando al partido Azul y Blanco del ministro de Defensa Benny Gantz, que está impulsando la legislación.

El movimiento del Presidente de la Knesset, Yariv Levin, miembro del partido Likud del primer ministro Benjamin Netanyahu, no tiene como objetivo evitar la disolución del parlamento. Incluso sin el proyecto de ley, el Parlamento ya está en camino de disolverse a finales de este mes debido a un punto muerto en el presupuesto del Estado, que ha sido retrasado durante mucho tiempo por el Likud. Además, se cree que Netanyahu planea disolver el gobierno de todos modos antes de que se apruebe el presupuesto de 2021 en marzo, para evitar un escenario en el que, como se estipula en su acuerdo de reparto de poder, Gantz le suceda como primer ministro.

Más bien, se considera que su objetivo es tratar de frustrar varias cláusulas incluidas en el proyecto de ley promovidas por Azul y Blanco, que tiene la mayoría en la Knesset y que ya ha sido aprobado por el Comité de la Cámara de la Knesset en una votación plenaria preliminar.

El proyecto de ley fijaría las elecciones para el 16 de marzo de 2021, una semana antes de la fecha del 23 de marzo que se seleccionaría automáticamente si el proyecto no se aprueba.

Además, el proyecto de ley reduciría los fondos estatales a los partidos para sus campañas electorales en alrededor de un 10 por ciento y aumentaría la transparencia para aclarar quién está pagando por la publicidad de la campaña, cláusulas a las que se oponen el Likud y la coalición de partidos Shas y el Judaísmo Unido de la Torá.

Azul y Blanco ha estado exigiendo que se apruebe un presupuesto estatal para 2020 y 2021 juntos – también como estipula el acuerdo de la coalición – en un intento de obligar a Netanyahu a respetar la cláusula de rotación de la presidencia. Si el Likud sigue resistiendo a esas demandas, las elecciones se desencadenarán el 23 de diciembre a más tardar y se celebrarán tres meses después.

El Likud prefiere que las elecciones se pospongan hasta el verano, cuando se espera que gran parte de la población ya esté vacunada contra el coronavirus y las críticas sobre el manejo de la pandemia por parte de Netanyahu puedan disminuir.

Levin, que controla el horario del pleno de la Knesset, fijó la primera votación de lectura para el martes, en lugar del lunes habitual. También estaba programado al final de la agenda del pleno, lo que significa que la votación no se realizará ese día ya que la Knesset cierra temprano debido a la fiesta de Hanukkah.

Levin no está dispuesto a programar la votación para el miércoles, lo que significa que se aplazará hasta el próximo lunes, 21 de diciembre, sólo dos días antes de la fecha límite del presupuesto.

Los funcionarios de ambos partidos intercambiaron púas el lunes sobre el asunto. El presidente del Comité de la Cámara de Representantes, Eitan Ginzburg (Azul y Blanco), acusó a Levin de actuar como un “censor de la legislación” y de tratar de obstaculizar la batalla contra las noticias falsas, frustrando las cláusulas del proyecto de ley.

Levin argumentó que el avance de la disolución del Knesset sin el acuerdo de todas las partes no tenía precedentes y que, por lo tanto, estaba dando más tiempo para las negociaciones. Ginzburg respondió señalando que el año pasado, el bloque dirigido por el Likud no consultó a ningún partido antes de disolver el Knesset para evitar que Gantz tuviera la oportunidad de formar un gobierno.

El Likud también se dispone a presentar una serie de proyectos de ley a los que se oponen Azul y Blanco, principalmente en lo que respecta al sistema judicial, como represalia por el hecho de que el partido de Gantz haya presentado la legislación sin su aprobación.

Mientras tanto, los legisladores Yoaz Hendel y Zvi Hauser de la pequeña facción de Derech Eretz dijeron el lunes que renunciarían a sus cargos gubernamentales – aunque no a sus escaños en el Knesset – en el improbable caso de que el parlamento no se disuelva en los próximos días.

“No apoyaremos ningún otro compromiso”, dijeron los dos en una declaración, refiriéndose a un acuerdo previo – propuesto por Hauser – que extendía el plazo del presupuesto de agosto a diciembre. “Apoyamos la disolución del Knesset y el regreso a los votantes para reemplazar a Netanyahu. Si la coalición decide otra extensión del plazo para aprobar un presupuesto, renunciaremos a nuestras posiciones”.

Hendel es actualmente ministro de Comunicaciones, mientras que Hauser dirige el poderoso Comité de Asuntos Exteriores y Defensa del Parlamento.

Hendel y Hauser eran originalmente parte de la facción Telem de Moshe Ya’alon de Azul y Blanco. Cuando la alianza se rompió a principios de este año, con Benny Gantz dirigiendo la coalición y Ya’alon y Yair Lapid a la oposición, los dos se separaron para formar Derech Eretz y se unieron al bloque de Gantz en el gobierno.

En los últimos días han anunciado que planean unirse al partido disidente del legislador del Likud Gideon Sa’ar, Nueva Esperanza, para las próximas elecciones.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat