Inicio ISRAEL Israel. Netanyahu estuvo en Nazaret buscando el voto árabe entre protestas y disturbios

Israel. Netanyahu estuvo en Nazaret buscando el voto árabe entre protestas y disturbios

Por Martin Klajnberg
0 Comentario

Itongadol/Agencia AJN.- Este miércoles, el primer ministro de Israel Benjamin Netanyahu visitó la ciudad árabe israelí Nazaret, en el norte del país, donde fue recibido por cientos de manifestantes árabes y judíos que exigían que saliera de la ciudad. El mandatario visitó la ciudad como parte de una campaña para conseguir el apoyo de los israelíes árabes antes de las elecciones de marzo.

La intención del primer ministro de captar el voto árabe representa un marcado cambio de actitud respecto de años anteriores, en los que el Likud lanzó repetidas veces advertencias infundadas sobre un supuesto fraude electoral en las comunidades musulmanas y reiterados ataques contra los legisladores árabes.

Sin embargo, en Nazaret, Netanyahu anunció lo que llamó la oportunidad de una «nueva era» para las relaciones judías y árabes en Israel. «Si los judíos y los árabes pueden bailar juntos en las calles de Dubai, pueden bailar juntos aquí en Israel. Una nueva era comienza hoy, de prosperidad, integración y seguridad», dijo Netanyahu, refiriéndose a los acuerdos de normalización recientemente firmados entre Israel y cuatro estados árabes.

El primer ministro prometió que aprobará un amplio plan para combatir la violencia y el crimen organizado en las comunidades árabes «muy pronto». En las encuestas de opinión, los árabes israelíes han señalado sistemáticamente la solución de la violencia en las comunidades árabes como su mayor prioridad, ya que la tasa de asesinatos ha subido casi un 50 por ciento en cuatro años.

Aprobar el plan contra la violencia se ha convertido en una importante prioridad política para los legisladores árabes. El plan fue formulado por la oficina de Netanyahu en colaboración con el Consejo Nacional de Alcaldes Árabes y grupos de la sociedad civil.

Netanyahu ya había prometido aprobar el plan en noviembre mientras hablaba ante un comité parlamentario de la Knesset (Parlamento), pero a medida que el país se deslizaba hacia su cuarta ronda de elecciones en dos años, el plan quedó en segundo plano.

Además, el líder del Likud insistió en que «quien diga que sólo recordamos al público árabe antes de las elecciones está mintiendo o ignorando los hechos. Actualmente estamos planeando un programa de cinco años, más de lo que los gobiernos israelíes han invertido en el público árabe desde que se estableció el estado».

Mientras tanto, entre 200 y 300 personas asistieron a la clínica a la que fue Netanyahu a manifestarse en su contra. «Bibi, ¡sal de aquí! ¡Sal! ¡Vete a casa!», coreaban desde la protesta, que incluyó a residentes locales de Nazaret, así como una notable cantidad de activistas judíos anti-Netanyahu afiliados al movimiento de protesta Banderas Negras, que busca la renuncia del primer ministro.

La mayoría de los árabes israelíes se han opuesto enérgicamente a Netanyahu, diciendo que ha incitado al racismo contra ellos. Señalan leyes como la ley de 2018 sobre el Estado-nación, que consagró a Israel como el Estado-nación del pueblo judío y degradó la condición de los árabes, y la ley de Kamenitz de 2017, que apuntaba deliberadamente a la construcción árabe ilegal.

El partido Likud de Netanyahu también ha advertido previamente sobre lo que han considerado un fraude electoral árabe, incluyendo el intento de instalar cámaras en los centros de votación. Los árabes israelíes condenaron ampliamente la maniobra como un intento de intimidación de los votantes.

También ha advertido repetidamente en las elecciones que sus rivales se asociarían con los legisladores árabes, a quienes ha demonizado.

Los políticos de la Lista Árabe Conjunta se apresuraron a condenar las declaraciones del primer ministro, incluyendo a Ahmad Tibi, que lo llamó «un intento de convertir [a los israelíes árabes] en idiotas útiles». «Los votantes árabes no serán el vehículo de rescate de Netanyahu. No hay nada para él aquí en esta campaña electoral», dijo la legisladora Sondos Saleh.

ראש-הממשלה-בנימין-נתניהו-ושר-הבריאות-יולי-אדלשטיין-ביקרו-היום-בקופח-כללי…

Netanyahu en su visita a un centro de vacunación.

La Lista Conjunta ha ido bajando en las encuestas recientemente, y algunos informes muestran que podría bajar de 15 a 10 escaños en el Parlamento. Netanyahu afirmó el miércoles que esto se debe en parte al «creciente apoyo a mí y al Likud en la sociedad árabe».

Legisladores de la Lista Conjunta, como Aida Touma-Suleiman y Heba Yazbak, también estuvieron presentes en la protesta. Touma-Suleiman llevaba un cartel que condenaba el apoyo de Netanyahu a la ley del Estado-nación de 2018. El ex miembro del Knesset Hanin Zoabi también se presentó, sosteniendo un cartel que declaraba: «Sacaremos a los partidos sionistas de Nazaret».

Miembros de tres de las cuatro facciones de la Lista Conjunta – Hadash, Ta’al y Balad – asistieron a la protesta.

Se informó de unas diez detenciones a primera hora de la tarde, después de que la policía tratara de expulsar por la fuerza a los manifestantes de la clínica de salud de Clalit que visitaba el primer ministro. Los vídeos del lugar mostraban a la policía antidisturbios arrastrando a los manifestantes detrás de una barricada, incluidos los parlamentarios, a pesar de la inmunidad otorgada por su condición de miembros de la Knesset.

La legisladora Saleh fue trasladada a un hospital después de ser arrastrada fuera de la escena, con heridas en la mano y la espalda. «A pesar de que sabían que era miembro de la Knesset, la policía la arrastró y la empujó con fuerza, hiriéndola. Violaron su inmunidad parlamentaria», dijo un portavoz de Saleh en una declaración.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat