Inicio ISRAEL Israel. Liberman anunció que recomendará a Lapid para ser primer ministro en reemplazo de Netanyahu

Israel. Liberman anunció que recomendará a Lapid para ser primer ministro en reemplazo de Netanyahu

Por Martin Klajnberg
0 Comentario

Itongadol.- El jefe del partido Israel Beytenu, Avigdor Liberman, indicó el domingo que apoyará al líder de Yesh Atid, Yair Lapid, para formar un nuevo gobierno tras las elecciones de la semana pasada.

Liberman se comprometió a respaldar al líder del mayor partido del «bloque del cambio» de facciones opuestas al primer ministro Benjamin Netanyahu. Yesh Atid, con 17 escaños, es el mayor partido del bloque.

Por su parte, el jefe del partido Azul y Blanco, Benny Gantz, se reunió con Lapid el domingo por la noche.

Los líderes de los partidos israelíes se reunirán con el presidente Reuven Rivlin el 5 de abril para recomendar su candidato preferido para primer ministro. Rivlin anunciará entonces quién recibirá el mandato para formar el próximo gobierno, y la posibilidad de convertirse en primer ministro, en función de quién considere que tiene más posibilidades de hacerlo.

«Recomendaremos al jefe del partido más grande del ‘bloque del cambio’, que recibirá el mayor número de escaños, como candidato para formar el gobierno», dijo Liberman en un comunicado. «Cualquiera que intente impedir la maniobra y ponga su ego por encima del interés nacional será responsable de las quintas elecciones».

«Salir del estancamiento político requiere que todas las partes encuentren soluciones», agregó.

Liberman dijo que su partido presentará un proyecto de ley para limitar a un primer ministro a dos mandatos, «una propuesta que Netanyahu apoyó en el pasado». También reiteró su promesa de promover una legislación que prohíba que un miembro de la Knesset (Parlamento) acusado sea encargado de formar gobierno, lo que impediría a Netanyahu, que está siendo juzgado por cargos de corrupción, hacerlo.

Captura de Pantalla 2021-03-28 a la(s) 15.15.01

La declaración se produjo después de que Liberman se reuniera el viernes con Lapid por primera vez desde las elecciones.

Junto con Israel Beytenu, los líderes de los partidos Laborista y Meretz han indicado que apoyarán a Lapid. Juntos, los cuatro partidos suman 37 escaños, muy lejos de los 61 necesarios para obtener la mayoría en la Knesset de 120 escaños.

Gantz, cuyo partido obtuvo ocho escaños, habló con Lapid sobre las formas de formar un nuevo gobierno durante su reunión del domingo, según una declaración de Yesh Atid. Se espera que mantengan más conversaciones en los próximos días.

Los dos fueron aliados políticos en el partido Azul y Blanco, pero tuvieron un amargo desencuentro cuando Gantz decidió unirse a Netanyahu en un gobierno de unidad el año pasado, citando la necesidad de un gobierno que funcionara durante la pandemia, pero rompiendo su promesa central de campaña. Lapid se pasó a la oposición.

Se cree que Gantz y Lapid no se han reunido desde su agria ruptura del año pasado.

El partido Nueva Esperanza de Gideon Sa’ar sólo obtuvo seis escaños tras una campaña en la que prometió convertirse en el próximo primer ministro. El legislador de derechas se comprometió durante la campaña a no sentarse a las órdenes de Lapid, pero ambos han hablado desde las elecciones y han acordado cooperar para sustituir a Netanyahu.

Lapid podría recibir otras seis recomendaciones de la Lista Conjunta, cuyo presidente, Ayman Odeh, no ha descartado respaldar al líder de Yesh Atid.

Si Lapid recibe el respaldo de Azul y Blanco, Nueva Esperanza y la Lista Conjunta, tendrá 57 recomendaciones, cinco más que Netanyahu si el primer ministro recibe el apoyo de Shas, con 9 escaños, Judaísmo Unido de la Torá, con 7, y Sionismo Religioso, 6. El Likud de Netanyahu será el partido más grande de la Knesset entrante, con 30 escaños.

El llamado «bloque del cambio» está celebrando intensos debates para intentar crear un proyecto de gobierno alternativo al de Netanyahu, pero estos esfuerzos se han visto empañados por las disputas sobre quién debería liderar el bloque, así como por las ideologías radicalmente diferentes entre el bloque, que podrían condenar cualquier esfuerzo de este tipo desde el principio. La derechista Nueva Esperanza tendría que sentarse con legisladores árabes antisionistas y con el socialista Meretz, por ejemplo.

Según un informe del Canal 12 de noticias del viernes por la noche, una de las propuestas sobre la mesa era que el líder de Yesh Atid, Yair Lapid, y el líder de Yamina, Naftali Bennett, dirigieran un «gobierno nacional de sanación» durante un período limitado de tiempo, posiblemente un año, durante el cual ambos se rotarían la presidencia.

F140311MA54-e1401739725106-1024×640

Naftali Bennett, de Yamina, a la izquierda, junto a Yair Lapid, de Yesh Atid.

Bennett, de Yamina, cuyo partido obtuvo 7 escaños, y el presidente de Ra’am, Mansour Abbas, con 4, tienen menos probabilidades de recomendar a Netanyahu o a Lapid como primer ministro, pero son vistos como posibles artífices de la coalición con opciones de cooperar con cualquiera de los dos bloques.

Lapid se reunió el domingo con Abbas, y ambos discutieron «la posibilidad de formar un nuevo gobierno». Al final de la reunión, las dos partes acordaron continuar las conversaciones entre ellos en los próximos días», dijo un comunicado de Ra’am.

Según el sitio de noticias Ynet, el jefe del partido islamista presentó una serie de exigencias para obtener un posible apoyo, entre ellas la libertad de voto en asuntos LGBT, la congelación de la controvertida ley sobre el Estado-nación judío y la Ley Kaminitz (legislación que se considera dirigida a la construcción ilegal árabe), así como el reconocimiento de los pueblos beduinos no reconocidos en el Negev.

Abbas dijo también que sería necesario un plan concreto para trabajar en la erradicación de la delincuencia en las comunidades árabes. Ra’am desmintió más tarde los informes sobre las demandas que había hecho a Lapid, desechándolos como «rumores».

La reunión se produjo un día después de que Ayoub Kara, legislador del partido Likud de Netanyahu, se reuniera con Abbas. Kara dijo a la Radio del Ejército que recibió peticiones desde dentro del Likud para visitar a Abbas, pero no especificó de quién.

Ra’am podría otorgar la mayoría a cualquiera de los dos bloques, pero los legisladores de derecha de ambos bandos han descartado sentarse en una coalición con la facción islamista. Para complicar aún más las coaliciones, la número 2 de Nueva Esperanza, Yifat Shasha-Biton, dijo que el partido no se sentará con la Lista Conjunta, de mayoría árabe.

Netanyahu ha descartado repetidamente la posibilidad de apoyarse en Ra’am para formar gobierno de cara a las elecciones del 23 de marzo, calificando al partido de antisionista. Sin embargo, algunos legisladores del Likud se han planteado asociarse con Ra’am tras las elecciones de la semana pasada, en las que el primer ministro y sus aliados religiosos de derechas volvieron a quedarse sin mayoría.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat