Inicio ISRAEL Israel. Comercios amenazan con desobedecer el cierre nacional y advierten a Netanyahu de un desastre económico

Israel. Comercios amenazan con desobedecer el cierre nacional y advierten a Netanyahu de un desastre económico

Por Martin Klajnberg
0 Comentario

Itongadol/Agencia AJN.- Los principales líderes del sector empresario advirtieron al primer ministro Benjamin Netanyahu el viernes que un nuevo cierre nacional sería desastroso para la economía local, ya que muchos negocios amenazaron con desafiar las órdenes de cierre y abrir de todos modos.

El Canal 13 informó que la Asociación de Fabricantes de Israel, la Cámara de Comercio y otros organismos empresariales escribieron en una carta al primer ministro que un nuevo cierre causaría una nueva ola de desempleo y provocaría «un ‘coronavirus económico’ cuyo efecto será mucho más destructivo que el coronavirus en sí mismo», y advirtió que los efectos del daño a la economía podrían permanecer durante una década.

«Los pasos que se tomarán causarán daños mortales innecesarios. Debemos aprender a convivir con el coronavirus y a la vez mantener las regulaciones [sanitarias] y la aplicación exhaustiva de las mismas», expresa la carta.

El Canal 12 informó que cientos y tal vez miles de propietarios de negocios podrían negarse a cerrar si llegan las órdenes de cierre, siendo incapaces de soportar la carga financiera de un nuevo cierre. «Cientos de [restaurantes] han dicho que abrirán y serán miles. Las fiestas son un momento crítico para nosotros… hoy cada momento cuenta y la gente está luchando por el trabajo. Miles de negocios no soportarán la carga y cerrarán», aseguró Tomer Mor, dueño de un restaurante.

Además, agregó que las promesas del gobierno de compensación en el futuro eran irrelevantes. «Pasan muchos meses entre el daño y la compensación del gobierno», con los negocios colapsando mucho antes de que llegue el dinero, dijo.

La Asociación de Gimnasios del país también amenazó con ignorar las órdenes de cierre a menos que el gobierno proporcionara soluciones adecuadas para mantener la industria a flote. «No podremos sobrevivir a otro cierre sin la cooperación del gobierno. No detendremos nuestras operaciones y permaneceremos abiertos junto con nuestros hermanos en el negocio de los restaurantes», dijo en un comunicado.

El Consejo Nacional de Estudiantes también protestó por los planes de cerrar las escuelas durante un mes, advirtiendo de los daños a largo plazo para los estudiantes, tanto a nivel académico como social.

Mientras tanto, una asociación de padres advirtió que no habrá educación a distancia si se cierran las escuelas.

El miércoles, las pequeñas empresas y los trabajadores autónomos amenazaron con la «anarquía» en caso de cierre y dijeron que mantendrían sus negocios abiertos a menos que se les prometiera una compensación financiera por adelantado.

En una conferencia de prensa en Tel Aviv, Roee Cohen, presidente de la Federación Israelí de Organizaciones de Pequeñas Empresas, dijo que «otro cierre es una sentencia de muerte para las empresas» y que el gobierno «hace tiempo que ha perdido su legitimidad a los ojos del público», incluido el sector empresarial.

«Estamos marchando hacia la anarquía. Tenemos niños de los que preocuparnos y bocas que alimentar», y al final del día «son ellos los que tendremos ante nuestros ojos, y no las multas» impuestas por los inspectores. «El miedo a no tener pan en la mesa es mayor y más real que el miedo a infectarse con el coronavirus.»

Como el número de casos de virus se disparó, los ministros votaron el jueves para imponer un cierre total en todo el país a partir de la próxima semana antes del período de vacaciones de otoño. El cierre se llevará a cabo en tres etapas, según un comunicado de la Oficina del Primer Ministro y el Ministerio de Salud.

Los medios de comunicación hebreos dijeron que es probable que la primera etapa entre en vigor poco antes del inicio de Rosh Hashaná, el 18 de septiembre, la segunda fase alrededor del 1 de octubre y la última alrededor del 15 de octubre.

En la primera etapa de restricciones, la circulación de los israelíes se limitará a 500 metros de sus hogares, el sistema educativo estará en gran parte cerrado, así como los negocios, excepto para los servicios esenciales.

En la segunda fase, no se permitirá el tránsito entre ciudades. Las reuniones al aire libre se limitarán a 20 personas, y las reuniones en el interior a 10, y las actividades de ocio y entretenimiento permanecerán cerradas. Los lugares de negocios no podrán recibir clientes.

En la tercera y última fase, el gobierno reimpondrá el llamado plan «semáforo», que se dirige a cada ciudad y pueblo en función de su tasa de morbilidad.

Una votación del gabinete, con más detalles, se llevará a cabo el domingo.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat