Inicio ISRAEL Iom Hazicaron: Bennett insta a la unidad mientras Israel celebra el Día del Recuerdo

Iom Hazicaron: Bennett insta a la unidad mientras Israel celebra el Día del Recuerdo

Por IG
0 Comentario

AJN/Itongadol.- El primer ministro de Israel, Naftali Bennett, llamó a la unidad durante un discurso en la ceremonia por el Día de los Caídos en el Yad Labanim de Jerusalem el martes, diciendo: «Si, D’s no lo quiera, nuestra solidaridad se rompe, o permitimos que la ira y el odio se apoderen de nosotros, entonces en ese momento nuestros enemigos se aprovecharán de ello para hacernos daño».

Bennett comenzó su discurso hablando sobre su experiencia como soldado de las FDI en el Líbano en la década de 1990, recordando a los soldados que lucharon junto a él y cayeron en la batalla.

«Esa era la realidad de nuestras vidas en ese entonces. Cada pocas semanas oíamos hablar de otro encuentro con bajas: en emboscadas, avances y operaciones», dijo el primer ministro. “Estábamos allí, en el Líbano, todos juntos. Kibutzniks con urbanitas, laicos con religiosos, Beer Sheba con Tel Aviv, derecha con izquierda, judíos con no judíos. La conexión entre todos nosotros era natural, algo que incluso no necesita ser discutido… Cada uno arriesgó su vida por el otro. Éramos hermanos».

«Allí, en puestos de avanzada en el sur del Líbano, me enamoré de nuestra maravillosa nación. Todos, en nuestros corazones, nos enamoramos. Era imposible no hacerlo. Estábamos juntos», dijo Bennett. «Muchos de mis amigos quedaron allí. Jóvenes de 19 ó 20 años que no regresaron. Serán nuestros hermanos para siempre».

«No puedo hablar en su nombre, pero creo que si pudieran, nos habrían pedido: Continuad viviendo juntos. No dejéis que los desacuerdos os desgarren por dentro», añadió el primer ministro.

Bennett enfatizó que Israel tiene un fuerte estamento militar y de seguridad, pero advirtió que «si, D’s no lo quiera, nuestra solidaridad se rompe, o permitimos que la ira y el odio se apoderen de nosotros, entonces en ese momento nuestros enemigos se aprovecharán para hacernos daño». El primer ministro agregó que «nuestro pueblo lleva en su cuerpo las cicatrices del gen de la división de nuestros antepasados».

El primer ministro hizo referencia a la historia del pueblo judío y los dos primeros reinos judíos y dijo que «nuestro Estado de Israel es la tercera vez que hay un Estado judío soberano aquí, en la Tierra de Israel. Las dos veces anteriores no tuvimos éxito en llegar a la octava década en paz».

“Esta es la lección más importante de nuestra historia y no me canso de repetirla”, subrayó Bennett. «En primera instancia, nuestro primer Estado, en los días de David y Salomón, sobrevivió 80 años como un reino unido y soberano. En el año 81, debido a conflictos internos, el país se dividió en dos y nosotros perdimos para siempre a la mayor parte de nuestro pueblo: las diez tribus».

«En segundo lugar, durante el período del Segundo Templo, el reino hasmoneo existió durante aproximadamente 77 años como un Estado unido y soberano. Hacia el final del período nuevamente hubo un conflicto interno severo dentro de nosotros y fueron los mismos judíos quienes invitaron a los romanos a entrar a Israel. Perdimos nuestra independencia y nos convertimos en un humillado protectorado de los romanos», declaró Bennett. «Y también perdimos ese protectorado al final del Segundo Templo. En el fragor del purismo y la hostilidad, los judíos quemaron las reservas de alimentos de los demás, infligiéndose la derrota. ¡Qué precio tan terrible pagamos, 2.000 años en el exilio, porque sucumbimos al odio entre hermanos!».

El primer ministro subrayó que ahora «hemos ganado una tercera oportunidad», pero añadió que «no habrá otra oportunidad».

“Estamos ahora en la octava década del Estado, la década en la que aún no hemos tenido éxito como nación unida. Se nos ha dado la oportunidad de corregir el pecado de nuestro odio fraternal ancestral y deshacernos de la inclinación al sectarismo que destruyó a nuestro pueblo», dijo Bennett.

«Todos los días pienso en mis amigos, en mis hermanos de armas que han caído. Pienso mucho en ellos, no solo en el Día de los Caídos. A veces, en un momento hermoso: el bat mitzvá de la hija de un amigo, un viaje por las Colinas de Judea, mientras conduzco cuando suena una vieja canción en la radio, me viene la imagen de los que formaron parte de mí, amigos como hermanos, que no volverán”.

“’Me apeno por ti, mi hermano Ionatan. Fuiste muy querido para mí.’ Estas palabras de lamento de David y el apodo de ‘mi hermano’ para su amigo nos acompañan hasta el día de hoy. Desde los albores del sionismo, pasando por la Guerra de la Independencia, las guerras de Israel hasta nuestros días, nuestros mejores hijos e hijas han caído mientras protegían la existencia del Estado de Israel», dijo el primer ministro.

«En este día todos abrazamos a las familias que han perdido lo más preciado para ellos», dijo Bennett. «Por la santidad de este día, por el anhelo de aquellos que no están con nosotros, juramos proteger este hogar, que fue su hogar, el hogar por el que sacrificaron sus vidas. Que las almas de nuestros hermanos caídos sean atadas al lazo de la vida».

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat