Inicio ISRAEL El histórico Kibutz israelí revive como respuesta a los aislamientos por el coronavirus

El histórico Kibutz israelí revive como respuesta a los aislamientos por el coronavirus

Por Martin Klajnberg
0 Comentario

Itongadol.- El año pasado, mientras los israelíes soportaban un encierro tras otro y los índices de COVID-19 del país rebotaban de mínimos a máximos, Tal Eshkol y Uriel Ross empezaron a cuestionar la vida urbana que habían iniciado cuando eran una joven pareja.

Como muchos de sus compañeros, Eshkol y Ross vivían en un pequeño departamento de un ambiente alquilado en Jaffa, la antigua ciudad adyacente a Tel Aviv que se ha puesto de moda entre los jóvenes israelíes que buscan un alquiler relativamente asequible en la metrópoli costera de Israel. Pero desde hace años, Eshkol deseaba cambiar de aire, con la esperanza de mudarse a algún lugar donde ella y Ross pudieran disfrutar de un estilo de vida más tranquilo y bucólico.

En otoño, después de meses de estar limitados a su apartamento de pocas decenas de metros cuadrados, la pareja decidió que había terminado con la vida en la ciudad. Solicitaron ser miembros del kibutz Mevo Hama, una pequeña granja comunal situada a dos horas al norte, lejos de cualquier ciudad, con unos 500 residentes.

Ahora, incluso cuando Israel se reabre, habiendo vacunado a la mayor parte de su población, Eshkol y Ross siguen haciendo la mudanza. Y están planeando comprar una casa que casi triplica el tamaño de su apartamento.

«Creo que esta época de coronavirus nos desafió realmente con respecto al tipo de vida que queremos tener», dijo Eshkol, de 33 años. «Nos demostró que nunca se sabe lo que va a pasar. El mundo entero cambió, y decidimos utilizarlo para crear un cambio positivo en nuestras vidas».

El COVID, y la agitación social que provocó, ha hecho que una oleada de israelíes vuelva a considerar la posibilidad de vivir en un kibutz, un modo de vida rural que antes se consideraba una reliquia del pasado socialista de Israel. Decenas de miles de israelíes han solicitado ser miembros de «kibutzim» en el último año, según Nir Meir, secretario general del Movimiento de Kibutz, el grupo que aglutina a la mayoría de las 279 aldeas de Israel.

«Durante la pandemia, nuestros hijos estaban siempre en el apartamento y buscaban cosas que hacer», dijo Aviv Sabadra, un ingeniero de software cuya familia está en proceso de mudarse de Yavne, una ciudad del centro de Israel, a un kibutz. «Estábamos pensando en encontrar un lugar para criar a nuestros hijos cerca de la naturaleza, donde puedan ser más independientes, y esto nos decidió».

Los primeros «kibutzim» se fundaron hace más de un siglo, y en los años que rodearon la creación de Israel, el movimiento de los kibutz se consideraba un reflejo del espartano ethos nacional: producir judíos físicamente aptos que vivieran en comunidades cooperativas. Según Meir, las aldeas se situaban a menudo en las fronteras de Israel para protegerlas, y los jóvenes agricultores cumplían el rol de soldados.

img1007052

Los miembros de los kibutz también se comprometían con una estricta ideología socialista, comiendo en comedores colectivos y criando a los niños en hogares colectivos donde vivían separados de sus padres. Pero, en la década de 1980, muchos de ellos habían acumulado importantes deudas y los jóvenes querían abrirse camino en un país que se alejaba de sus raíces socialistas y privatizaba su economía.

Ante el descenso de la población y las escasas perspectivas económicas, muchos «kibutzim» privatizaron sus fábricas y granjas. También construyeron nuevas urbanizaciones en sus terrenos que se alquilaron a familias yuppies que a veces no se hicieron miembros, lo que les permitió disfrutar del estilo de vida de los kibbutz sin ninguno de los inconvenientes percibidos del socialismo.

Estos desarrollos inmobiliarios han impulsado un renacimiento de la vida de los kibutz en las últimas dos décadas, especialmente cuando los precios de las viviendas en Israel se han disparado. Ese renacimiento se ha acelerado durante la pandemia. En 2000, unas 117.000 personas vivían en kibutz, según las cifras del gobierno israelí. Este año, según Meir, tienen una población total de 182.000 personas. Lo llama «una enorme renovación de los kibutzim».

«Los caminos solían estar llenos de carros motorizados para la gente mayor, y ahora están llenos de cochecitos de bebés», dijo Yossi Levy, coordinador de absorción de Ein Hashlosha, un kibutz a una milla de Gaza que ha crecido desde sus 110 miembros con una afluencia de 15 familias jóvenes en los últimos dos años. Está previsto que seis más se instalen en las próximas dos semanas. Antes de las nuevas llegadas, la edad media de los residentes del kibutz era de 65 años.

Según Meir, la obtención de la condición de miembro del kibutz suele incluir un proceso de entrevista y un año de residencia en el kibutz antes de que se vote la adhesión. Los kibutzim también pueden revisar los registros financieros. En Ein Hashlosha, por ejemplo, los candidatos deben recibir el voto positivo de dos tercios de los miembros para ser aceptados.

La decisión también tenía sentido desde el punto de vista económico. Una familia paga menos de 100.000 dólares por su casa, una fracción de los precios de las viviendas en Tel Aviv, donde el apartamento medio cuesta más de 800.000 dólares, según el sitio web inmobiliario israelí Madlan.

Eshkol y Ross también están en pleno proceso de aceptación y están pensando en cómo trasladar sus trabajos de Jaffa al norte de Israel. Eshkol es enfermera y Ross es trabajador social.

Pero aunque el traslado supone un cambio en sus vidas, y los cierres de COVID que impulsaron la decisión han terminado, Eshkol dijo que no mira hacia atrás. «Aunque el coronavirus fue el catalizador para trasladarnos a un kibutz, era algo que queríamos hacer desde hace mucho tiempo», dijo Eshkol.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat