Inicio ISRAEL Día de la Tierra Palestina: ¿Celebración de la historia o excusa para la violencia?

Día de la Tierra Palestina: ¿Celebración de la historia o excusa para la violencia?

Por M S
0 Comentario

Itongadol.- Antes del mes más sagrado de la fe musulmana, el Ramadán, los palestinos de todo el mundo celebran el Día de la Tierra el 30 de marzo.

La jornada de conmemoración se remonta a 1976, cuando los árabes del norte de Israel protestaron en respuesta al plan del gobierno israelí de expropiar miles de acres de tierra de propiedad árabe. Las manifestaciones desembocaron en enfrentamientos con las autoridades israelíes, que se saldaron con la muerte de seis árabes, un centenar de heridos y cientos de detenidos.

Este año, al coincidir la festividad judía de la Pascua con el mes musulmán del Ramadán y la Pascua cristiana, junto con la oleada de atentados terroristas que ya habían aumentado las tensiones, las autoridades israelíes estaban en máxima alerta por lo que estaba por llegar.

Entre 1920 y 1948 -antes de la creación del Estado de Israel- los árabes eran mayoritariamente agrarios y vivían de la tierra.

Tras la guerra árabe-israelí de 1948, la tierra siguió siendo crucial para cientos de miles de árabes palestinos que permanecieron dentro del Estado judío.

Luego de la aprobación de la Ley del Retorno en 1950 para facilitar la inmigración judía a Israel, gran parte de las tierras de propiedad árabe se asignaron a los judíos.

Se calcula que se expropiaron más de 600 kilómetros cuadrados de tierra a los árabes entre 1948 y 2003.

A principios de 1976, Israel declaró su intención de confiscar casi 5.000 acres de tierra en la región norte de Galilea para uso estatal, de los cuales 1.500 eran de propiedad árabe.

Nayef Hawatmeh, líder del Frente Democrático para la Liberación de Palestina en aquella época, dijo que la medida era una forma de establecer una mayoría judía en la zona.

Otros sugieren que la tierra estaba destinada a fines de seguridad -campos de entrenamiento militar, por ejemplo- así como a construir asentamientos judíos.

En 1976, como parte del Plan de Desarrollo de Galilea, Israel decidió confiscar las tierras de varios pueblos del norte: Sakhnin, Arraba, Deir Hanna, Tur’an, Tamra y Kabul.

Los líderes árabes locales respondieron convocando una jornada de huelgas y marchas el 30 de marzo.

A pesar de las advertencias de las autoridades israelíes, las protestas tuvieron lugar en todas las ciudades árabes de Israel, desde la Galilea en el norte hasta el Néguev en el sur.

Seis personas murieron a manos de soldados y policías israelíes, y cientos resultaron heridas en ambos lados. También se celebraron simultáneamente huelgas de solidaridad en Cisjordania, la Franja de Gaza y los campos de refugiados palestinos en Líbano.

Las protestas apenas sirvieron para detener las expropiaciones de tierras. En 1981 había 26 asentamientos judíos en la zona y en 1988 esa cifra aumentó a 52. Sin embargo, los actos del Día de la Tierra infundieron un nuevo sentimiento de orgullo nacional entre la comunidad árabe de Israel.

Los árabes también se dieron cuenta de una mayor presencia en la política israelí tras el Día de la Tierra, y la sociedad civil empezó a coordinar las protestas con más frecuencia.

Los gobiernos israelíes evitaron en general las expropiaciones a gran escala de tierras en la Galilea desde la década de 1980.

En la actualidad, el Día de la Tierra es un día de expresión del descontento político de los árabes-israelíes y los palestinos.

En 1988, fue declarado «día nacional civil palestino-israelí de conmemoración y día de unidad con los palestinos de Cisjordania y Gaza».

Aunque el día es observado por los palestinos de Cisjordania, Gaza, Jerusalem oriental y la diáspora palestina en todo el mundo, muchos notaron que la población árabe de Israel parece menos entusiasmada con las protestas.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat