Inicio ISRAEL Coronavirus. Israel publica las regulaciones de los servicios de oración para Iamim Noraím

Coronavirus. Israel publica las regulaciones de los servicios de oración para Iamim Noraím

Por IG
0 Comentario

Itongadol/AJN.- Con las infecciones por COVID-19 en sus máximos históricos y las Altas Fiestas de Rosh Hashaná y Yom Kipur acercándose rápidamente, el gobierno publicó las regulaciones para los servicios de oración en las Altas Fiestas judías.

Las nuevas regulaciones se aplican durante el resto del mes judío de Elul y las propias Altas Fiestas.

Los servicios de oración están permitidos en el interior siempre que la sinagoga o el espacio de oración tenga un tamaño mínimo de 40 metros cuadrados y la ocupación máxima no puede exceder de una persona por cada cuatro metros cuadrados, un espacio grande que permite relativamente pocos fieles en tales edificios.

Además, la ocupación máxima total de cualquier edificio es de 1.000 personas, aunque pocas sinagogas o lugares de oración cuentan con los 4.000 metros cuadrados para tal congregación.

Pero la ocupación estará aún más limitada por el sistema de semáforos de zonas rojas, naranjas, amarillas y verdes, de modo que las zonas rojas con altas tasas de infección por COVID-19 tendrán mayores restricciones en el número de fieles y las zonas verdes menos.

Los asientos dentro de las sinagogas y otros espacios interiores estarán dentro de los grupos en áreas designadas del edificio, a cada una de las cuales se le asignarán entradas específicas al edificio, si tiene más de una.

También será necesario colocar alguna forma de partición física entre las diferentes áreas designadas para cada grupo, y los individuos dentro de cada área deberán estar separados por dos metros, a menos que vivan en el mismo hogar.

La oración comunitaria al aire libre también será posible pero, al igual que en el interior, también será necesario dividirla en recintos físicos separados, con no más de 20 fieles en cada área, y con cada recinto separado por al menos dos metros.

Dentro de los recintos, debe haber dos metros entre cada feligrés y, si es posible, al menos una silla entre ellos.

Dadas las estrictas restricciones y requisitos para espacios grandes tanto en interiores como en exteriores, se ha expresado la preocupación de que cumplir estas condiciones puede ser particularmente difícil dentro de vecindarios y ciudades ortodoxos que generalmente tienen altas densidades de población.

Menny Shwartz, un estratega de comunicaciones ortodoxo que ha trabajado con el Ministerio de Salud, dijo sin embargo que el problema dentro de la comunidad ortodoxa difiere según los diferentes segmentos del sector.

La comunidad no jasídica, llamada «lituana», se adhiere principalmente a las pautas y restricciones gubernamentales, y dijo que se pueden encontrar espacios abiertos en ciudades y vecindarios ortodoxos a pesar de la falta de espacios verdes, como aparcamientos, lotes baldíos y otras áreas.

Sin embargo, Shwartz dijo que la comunidad jasídica ha relajado su adhesión a las restricciones del coronavirus y, aunque cumple con algunas regulaciones, ha permitido que un mayor número de fieles se reúnan para oraciones y eventos comunitarios de lo que está permitido.

El Ministerio de Salud informó el jueves por la noche que el número de casos activos de coronavirus llegó a 24.281 y que el número de muertos había aumentado a 985.

Además, 3.141 nuevos pacientes fueron diagnosticados entre el miércoles y el jueves, un récord en el número de nuevos pacientes confirmados dentro de las 24 horas.

También hay 417 pacientes considerados en estado grave.

Horas antes, el gabinete del coronavirus se reunió para votar sobre medidas para detener el aumento y la propagación de la infección. Después de evaluar varios escenarios, el gabinete decidió imponer fuertes restricciones a las 30 ciudades y vecindarios más rojos del país. En estas zonas rojas, el movimiento estará restringido a 500 metros de la casa, los sistemas educativos estarán cerrados, excepto los de educación especial, y la entrada y salida estarán prohibidas para todos excepto para los trabajadores esenciales.

La lista completa de ciudades solo se presentará el domingo.

Hablando el día antes de la reunión del gabinete durante una visita a la ciudad haredí de Beitar Illit, el comisionado del coronavirus, el profesor Ronni Gamzu, dijo: «Sin una tendencia significativa de cambio para la fecha establecida se nos pedirá que formulemos pautas nuevas y más amplias, que interrumpirá significativamente la rutina de la vida, incluso fuera de las ciudades rojas».

“A veces, creo que no hay otra opción; necesitamos tomar decisiones difíciles. Estas decisiones se toman solo para proteger a su comunidad y no para dañarla».

Gamzu le dijo a The Jerusalem Post el jueves por la mañana que el pico es el resultado, por un lado, de la apertura de yeshivas hace dos semanas para el período de aprendizaje de otoño y la continuación de la temporada de bodas en el sector árabe. Al mismo tiempo, dijo que «el verdadero problema es cómo se involucra la población en general».

El ministro Yuli Edelstein agregó que la ciudad de Bnei Brak definitivamente estará entre las zonas rojas, incluso si los estudiantes de yeshivá que son de la comunidad pero que están aprendiendo en instituciones de todo el país se eliminan del total.

Cuando se le preguntó si es una descripción precisa de que la mayoría de los pacientes provienen de estas zonas rojas, Edelstein miró los números del miércoles. Dijo que unas 2.000 personas fueron diagnosticadas en las zonas roja y naranja y solo 800 en el resto del país.

Las zonas naranjas también tienen restricciones pero no se bloquearán.

El presidente del Judaísmo Unido de la Torá y ministro de Vivienda, Ya’acov Litzman, dijo que se había «opuesto firmemente» a la imposición de cierres en zonas rojas, diciendo que era parte de un plan de «algunos elementos» para imponer un cierre sobre Rosh Hashaná y Yom Kippur «algo que no permitiremos de ninguna manera».

Litzman afirmó que los encierros que «no se centran en vecindarios específicos no ayudan a reducir las infecciones», y dijo que eran más bien un «castigo colectivo desproporcionado».

El ministro de Ciencia y Tecnología Izhar Shay, miembro del gabinete, advirtió que «debemos prevenir la inundación de hospitales y reducir el número de pacientes», dijo a los medios israelíes.

Estuvo de acuerdo en que para evitar restricciones extensas en todo el país, se deben implementar mayores restricciones y hacerlas cumplir.

Según Gamzu, alrededor del 14% de las personas examinadas para el virus en Beitar Illit dieron positivo. En todo el país, alrededor del 28% de las infecciones se producen en la sociedad árabe y el 22% entre los ortodoxos. El comisionado agregó que el 80% de las nuevas infecciones están en ciudades ortodoxas, entre ellas, cientos de estudiantes de yeshivá.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat