Inicio ISRAEL Israel. Trajtenberg: »Cuando tenemos un resurgimiento de la inflación la gente llega al punto de decir ya basta»

Israel. Trajtenberg: »Cuando tenemos un resurgimiento de la inflación la gente llega al punto de decir ya basta»

Por M S
0 Comentario

Itongadol.- El profesor argentino Manuel Trajtenberg tiene malas noticias para los jóvenes activistas israelíes que armaron, en los últimos días, carpas en señal de protestas con la esperanza de recrear el movimiento de justicia social que sacudió al país en 2011.

«Desgraciadamente», en su opinión, más vale que vuelvan a casa y no malgasten su energía en un esfuerzo inútil, expresó en una entrevista con el diario israelí Haaretz.

Con la disolución del gobierno de Bennett y la casi certeza de unas nuevas elecciones en otoño -por quinta vez en menos de tres años y medio-, se evaporó la posibilidad de los manifestantes para desencadenar el tipo de acción política deseado, a nivel económico, que los llevó a protestar a las calles. Sencillamente, no hay una dirección ni funcionario al que puedan llevar sus quejas sobre los costes desorbitados de la vivienda, el transporte o la educación.

«Si tenemos elecciones en octubre o noviembre podemos esperar que el país esté totalmente paralizado durante un año», dice Trajtenberg. «No habrá presupuesto ni posibilidad de aprobar leyes que puedan siquiera empezar a abordar los problemas sociales y económicos que necesitan atención».

Según él, «lo que realmente se necesita ahora es exactamente lo que no tenemos: estabilidad política«. Para resolver problemas sociales y económicos difíciles, se necesita un gobierno que tenga un horizonte a relativamente mediano plazo, para poder emprender políticas ambiciosas a largo plazo. Cuando hay elecciones repetidas, los horizontes de los líderes son sólo de uno o dos años en el mejor de los casos. Durante los últimos cuatro años, este país ha ido de crisis en crisis, de elección en elección. Y eso es realmente lo peor que puede pasar si se trata de abordar estas cuestiones fundamentales».

Para los israelíes, el nombre de Trajtenberg despierta inmediatamente el recuerdo de las protestas masivas de 2011, cuando un número sin precedentes de israelíes salió a las calles exigiendo que el gobierno dirigido por el entonces primer ministro Benjamín Netanyahu abordara las crisis sociales del país.

A Trajtenberg, antiguo presidente del Consejo Económico Nacional, se le encomendó en aquel momento la tarea de dirigir un comité designado por el gobierno para la reforma socioeconómica, que se reunió con los principales manifestantes y presentó un informe que lleva su nombre.

El informe contenía recomendaciones para reformar la educación, la vivienda, la legislación laboral y la fiscalidad.

Aunque el foco de las protestas de 2011 y 2022 es similar -el alto costo de la vida, con especial atención a la falta de vivienda asequible-, las situaciones en las que nacieron son totalmente diferentes, explica.

En 2011, Netanyahu tenía un control «muy, muy fuerte» del poder, pero el «abandono» de las cuestiones sociales hizo que la población se manifieste respecto al coste de la vida.

«Todos los esfuerzos del Ministerio de Finanzas en materia de política económica en ese momento se concentraban plenamente en la macroeconomía: reducir la relación entre la deuda y el producto interior bruto, evitar la inflación, abordar la balanza de pagos, etc. Al mismo tiempo, estaban descuidando las cuestiones microeconómicas, como la vivienda, el transporte y la educación. Así que las protestas estuvieron bien situadas y realmente hicieron que el gobierno cambiara de enfoque».

Esta vez, dice, la fuente inmediata del problema económico proviene del extranjero y está fuera de las manos de los funcionarios israelíes. «Lo que vemos ahora es, en primer lugar, el resurgimiento de la inflación. Durante diez años o más, la inflación fue nula o extremadamente baja. Su aumento es un fenómeno global que nos está afectando, también impulsado por el aumento de los precios de las importaciones». En Israel, agrega, «el problema es que esta inflación se suma a un costo de la vida muy elevado para empezar. Esa es la razón por la que la gente está reaccionando con tanta fuerza. La gente ya estaba sobrecargada. Cuando encima tenemos un resurgimiento de la inflación, la gente llega al punto de decir ya basta«.

Es necesaria la intervención del gobierno.

Cuando se publicó el informe en otoño de 2011, Netanyahu lo aclamó como «un hito para la economía y la sociedad israelí». Además, predijo que conduciría a un futuro en el que «los ciudadanos israelíes podrían comprar y hacer más cosas con su dinero».

Aunque Trajtenberg afirma que las reformas que siguieron al informe tuvieron un éxito limitado, cree que si Netanyahu hubiese aplicado las recomendaciones de forma más completa, la situación sería mucho mejor, sobre todo en lo que respecta a la vivienda.

«Hubo algunas áreas en las que se llevaron a cabo nuestras recomendaciones; esa es una de las razones por las que la inflación no nos está golpeando tan fuerte como podría hacerlo ahora. Pero en el caso de la vivienda, el gobierno intentó todo tipo de trucos, aunque nunca se dedicó realmente a resolver el problema de fondo, como recomendamos. La crisis de la vivienda se duplicó con creces en la década siguiente, así que no es de extrañar que veamos estas protestas».

‘‘Alrededor de Tel Aviv se levantan torres de lujo para los más ricos pero lo que realmente necesitábamos era que los presupuestos de construcción se destinaran a viviendas asequibles: alquileres a largo plazo de apartamentos modestos. Y a la hora de comprar, necesitamos hipotecas que las familias paguen no según los precios del mercado, sino proporcionalmente: no más de un tercio de sus ingresos. Esto es posible: ocurrió en Nueva Jersey, en Nueva York. Ocurre en muchos lugares de Europa. Por supuesto, requiere la intervención del gobierno. Pero eso es lo que realmente necesitamos».

Otro costo que actualmente ahoga a las jóvenes familias israelíes es el transporte, que también se incluyó en las recomendaciones del comité, pero no se aplicó lo suficiente. «Ya estaba claro en 2011 que la situación iba a empeorar cada vez más, debido a la total dependencia de los autos privados y la falta de un transporte público adecuado», afirma Trajtenberg. «Y ahora lo estamos viendo con toda su fuerza, con los elevados precios de la gasolina y el terrible tránsito que supone una pérdida de tiempo increíble, lo que obliga a muchas familias a tener dos coches y la necesidad de vivir en zonas más caras cerca de su lugar de trabajo. Y como sabemos, el tiempo es dinero’’.

Otra carga económica para los israelíes son los costos de la educación temprana, que se mitigaron después de 2011. Sin embargo, Trajtenberg dice que la educación gratuita a partir de los tres años, que llegó como resultado de su informe, fue diseñada para expandirse e incluir guarderías para los niños más pequeños, y eso nunca sucedió.

Una «tragedia» de la caída del gobierno de Bennett, cree Trajtenberg, es que su enfoque de «volver a lo básico» había apuntado a un deseo de abordar los problemas que estaban afectando a los israelíes – la vivienda, el transporte y la educación – y era probable que hubiera tomado en serio una nueva ola de protestas sociales.

‘‘Este gobierno aprobó un presupuesto que sí incluía muchas medidas que abordaban nuestros problemas económicos. Ahora, debido a la actual inestabilidad política, lo perderemos todo. Cualquier progreso que se haya hecho desaparecerá».

Pero incluso sin las problemáticas circunstancias políticas actuales, cree que las probabilidades de que las protestas actuales puedan recrear el impacto de las protestas de 2011 siempre fueron escasas.

«Las protestas masivas no pueden generarse realmente de esa manera. Nadie podía predecir la explosión que tuvimos en 2011, al igual que nadie hubiese podido hacerlo con el movimiento de las Panteras Negras a principios de los años 70 o la Primavera Árabe. Casi nunca se repite un movimiento de protesta; son muy generacionales y del momento».

Fuente: Haaretz

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat