Inicio INTERNACIONALES Opinión: A pesar de los riesgos, Israel puede hacer más para ayudar a Ucrania

Opinión: A pesar de los riesgos, Israel puede hacer más para ayudar a Ucrania

Por M S
0 Comentario

Editorial publicada por Michael Horowitz en The Jerusalem Post.

Itongadol.- Los miembros de la Knesset (el parlamento israelí) parecían silenciosamente sorprendidos cuando escucharon las críticas implícitas que el presidente Volodymyr Zelensky dirigió a Israel en su discurso ante el parlamento. La narrativa, hasta entonces, había sido que Israel estaba ayudando a Ucrania, en coordinación con varios países occidentales, incluido Estados Unidos, e incluso a petición de Kiev. La mayoría de ellos probablemente no eran conscientes de los sutiles signos que mostraban que, detrás de la fachada, Kiev estaba cada vez más frustrado con Israel. Pero estaban ahí y Zelensky los puso al descubierto de forma honesta, aunque a veces poco ceremoniosa e históricamente cuestionable. Tiene razón al llamarnos la atención.

Sin duda, la cuestión de si Israel debe o no apoyar a Ucrania y en qué medida no es fácil. Aquellos que insensiblemente dejan de lado las preocupaciones de Israel o, peor aún, no parecen entender que puede haber consecuencias si Israel se pone del lado de Ucrania, están mostrando su desprecio por la seguridad de Israel o su propia ignorancia.

Desde 2015, Israel comparte una frontera de facto con Rusia. Sus operaciones contra el traslado de misiles y kits guiados de precisión a través de Siria y hacia el Líbano pueden verse afectadas por una posible respuesta rusa. Si Rusia decide intentar detener la «campaña entre la guerra» israelí contra Irán, los israelíes pueden acabar muriendo. Estos ataques israelíes pretenden limitar la capacidad de Hezbollah para llevar a cabo ataques puntuales contra infraestructuras críticas.

También pretenden impedir el establecimiento de una réplica del «Sur del Líbano» de Hezbollah en el sur de Siria. Cada día que el ejército israelí no puede o tiene limitada su capacidad de operar en Siria, es un día que Irán y Hezbollah utilizan para acumular misiles que algún día puedan ser disparados contra Israel. Los principios deben guiar la política, pero los hechos geopolíticos no pueden ser ignorados.

A pesar de esto la idea de que Israel no tiene espacio para maniobrar y que en el momento en que critique a Rusia, empezarán a caer aviones del cielo es errónea. Hay una razón por la que, desde el principio, Rusia se comprometió con Israel y trató de evitar los conflictos con Jerusalém, El ejército israelí es una potencia que cuenta y evitar conflictos es tan útil para Moscú como para Israel.

En ocasiones, Israel presionó indirectamente a Rusia llevando a cabo ataques aéreos contra bases sirias utilizadas tanto por Rusia como por Assad. Más recientemente, golpeó el puerto de Latakia -a pocos kilómetros de la principal base aérea rusa en Siria- en múltiples ocasiones. No nos engañemos pensando que de repente estamos indefensos y desconcertados ante el poderío militar ruso, sobre todo porque el mito del poderío ruso se está desmoronando ante nuestros ojos en Ucrania.

También hay pocas o ninguna razón para creer que Moscú realmente ayudará cuando se trata del atrincheramiento de Irán en Siria. Un acuerdo de 2018 que supuestamente debía conducir a la retirada de los apoderados iraníes del sur de Siria tuvo un impacto nulo en la situación. Rusia desplegó varias unidades de policía militar frente al Golán israelí y no hizo mucho por reducir la capacidad de Irán y Hezbollah para operar desde allí. Incluso si Moscú quisiera eliminar a Irán de nuestra frontera, lo que no es ni mucho menos seguro, ¿pueden unos pocos cientos de soldados impedir realmente el atrincheramiento iraní?

Teniendo en cuenta el impacto tan limitado que tuvieron los miles de soldados desplegados como parte de la Fuerza Interina de las Naciones Unidas en el Líbano (FINUL) en el sur del país sobre el propio atrincheramiento de Hezbollah, es difícil imaginar que unos pocos cientos de soldados rusos vayan a hacer más en el sur de Siria. Lo poco que hizo Rusia para intentar frenar la influencia de Irán en Siria, principalmente tratando de apuntalar a las fuerzas regulares sirias, lo hizo en beneficio de sus propios intereses. Rusia no nos está haciendo ningún favor.

En el otro lado de la balanza está nuestra asociación estratégica con Estados Unidos. También en este caso, las cosas no están tan claras como pueden pensar algunos de los críticos de Israel en DC. En Washington debería hacerse un serio replanteo estratégico. Hay una razón por la que los aliados tradicionales de EE.UU., incluso en el Golfo, no están siguiendo la línea estadounidense. El apaciguamiento de Washington hacia Irán y Asia tuvo un coste y parte de él puede pagarlo Israel.

Pero, el balance de Israel sobre Ucrania no está ayudando. No se trata de una pequeña crisis ni de un mero conflicto fronterizo, ni tampoco se trata sólo de Ucrania o de los ucranianos, cuya valentía deberíamos admirar con razón. Se trata de un momento decisivo.

En este momento histórico, no debería haber ninguna duda de que Israel está del lado de Washington. No establezcamos un precedente que haga pensar a las aspirantes a grandes potencias que pueden desplegar un par de docenas de aviones en un Estado fallido cercano y que nos haga cuestionar nuestra asociación con nuestro aliado histórico.

La elección debería ser aún más fácil por el hecho de que los ucranianos desafiaron las expectativas y que están forzando a Rusia a un estancamiento mortal. La vacilación es comprensible al principio de un conflicto. Pero un mes más tarde, el panorama se está aclarando y las razones que motivaron el silenciado apoyo de Israel a Ucrania son menos relevantes. Occidente está despertando lentamente a un mundo difícil, en el que Israel siempre vivió. Tardó en ponerse al día con la historia -esa cosa que algunos decían que había terminado hace tiempo-, pero se está calentando. No nos enfrentemos a la creciente determinación occidental con vacilaciones.

Hay espacio para un apoyo más claro de Israel a Ucrania. Como punto de partida, nuestras declaraciones deberían mencionar quién es el responsable de esta crisis. Deberíamos mantener una línea abierta con Putin, pero sin dejarnos llevar por la apariencia de que nos estamos arrimando a él.

Incluso hay espacio para que los sistemas defensivos israelíes sean transferidos a Ucrania. En 2020, se utilizaron armas israelíes contra un aliado ruso en el conflicto de Nagorno-Karabaj. Israel no puede esperar la misma respuesta silenciosa de Rusia si entrega ayuda letal a Ucrania, que puede acabar matando a soldados rusos. Sin embargo, tiene suficiente espacio y capacidad de influencia para enviar armas defensivas, reservándose el derecho de enviar más si Moscú siente la necesidad de responder, lo que probablemente no hará. Ucrania es un punto de presión para Rusia tanto como Siria lo es para Israel.

Nuestros lazos con Moscú no se basan en el intercambio de cumplidos. Se basan en hechos fríos y principalmente en el conocimiento de que podemos infligir dolores a los rusos de la misma manera que ellos. Esto nos deja mucho espacio para ayudar a Ucrania y ponernos del lado de nuestro socio histórico.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat