Inicio INTERNACIONALES La última prueba de misiles de Corea del Norte y la amenaza nuclear de Irán

La última prueba de misiles de Corea del Norte y la amenaza nuclear de Irán

Por M S
0 Comentario

Itongadol.- Editorial publicada por Yonah Jeremy Bob en The Jerusalem Post. ¿Debería alguien preocuparse por la prueba de misiles balísticos realizada por Corea del Norte?

Como gran parte del análisis de las acciones de Corea del Norte es, en el mejor de los casos, una conjetura educada debido a la naturaleza opaca del régimen y del país, la respuesta es: depende.

Si Pyongyang acaba de lanzar con éxito un misil hipersónico por segunda vez, eso podría ser un motivo inmediato de preocupación para Estados Unidos y posiblemente también para Israel, si la tecnología llegara a Irán.

Un misil hipersónico es mucho más rápido y sigue una trayectoria de vuelo diferente a la de un misil balístico normal, volando parte de su viaje más cerca del suelo, donde es más difícil de detectar por los radares, y también se considera más maniobrable que un misil balístico.
En pocas palabras, un misil hipersónico es mucho más difícil de derribar.

Rusia lleva presumiendo desde 2019 de que sus misiles hipersónicos le dan un método imparable para golpear potencialmente a Estados Unidos.
Así que si el líder norcoreano Kim Jong Un se está acercando a un misil hipersónico que pueda alcanzar a Estados Unidos, podría cambiar toda la dinámica entre los países.

Lanzar un misil desde tan lejos requiere un misil balístico intercontinental (ICBM) que tiene que entrar en el espacio exterior y volver a entrar en la atmósfera terrestre sin que se produzcan fallos por el frío extremo, y luego por el calor y las vibraciones extremas, entre otros problemas.

También hay dudas sobre si el misil es realmente un misil hipersónico o algo intermedio entre un misil balístico normal y uno hipersónico.
Esto podría disminuir la amenaza y ayudar a Estados Unidos a derribarlo en la situación teórica de un ataque de Pyongyang.

Pero varios expertos creen que el Corea del Norte ha resuelto los problemas de reentrada de los misiles balísticos intercontinentales, o que, dado el número de pruebas que han realizado con casi total éxito, es inevitable conseguir un misil balístico intercontinental que pueda alcanzar a Estados Unidos.

Y con las estimaciones de que podría tener entre docenas y más de 60 armas nucleares si Kim realmente quisiera golpear a Estados Unidos, muchos expertos dicen que sería poco probable que la defensa antimisiles estadounidense pudiera derribar todo lo que pudiera lanzar.

Para Israel, que Irán consiga la transferencia de tecnología de misiles hipersónicos sería una amenaza no sólo porque la República Islámica ha avanzado más que nunca hacia las armas nucleares.

También elevaría la amenaza de los misiles balísticos convencionales.

Hasta ahora, los israelíes han asumido que la defensa antimisiles de tres niveles de la Cúpula de Hierro, la Honda de David y la Flecha serían suficientes para defender el frente interno de la mayoría de las amenazas de Hamás e Irán (menos cierto para Hezbolá).

Si Teherán se hiciera con la tecnología de misiles hipersónicos, Jerusalem podría enfrentarse a una realidad mucho más aterradora.

Por supuesto, no está demostrado que Corea del Norte haya desarrollado armas hipersónicas y, después de toda la cooperación nuclear y en materia de misiles entre Irán y Pyongyang, Kim no ha cruzado nunca ciertas líneas que podrían volver a llevarle a la ruina: como dar a Irán un misil nuclear llave en mano.

Así que Kim podría no arriesgarse a las consecuencias de transferir esa nueva tecnología.

Después de todo esto, hay una manera totalmente diferente de ver la prueba de Corea del Norte, especialmente yuxtapuesta con las negociaciones nucleares en curso entre Irán y la potencia mundial en Viena.

Kim podría estar señalando a la República Islámica que no necesita negociar ni jugar con Occidente.

Su estrategia de seguir adelante con el desarrollo de un arsenal nuclear no evitó las sanciones occidentales ni sacó a su país de la depresión económica y la escasez de alimentos. Pero sí puso fin a la amenaza de un cambio de régimen o de que alguien utilice la fuerza militar contra su país si no es en respuesta a un ataque norcoreano.

Ha demostrado que agachar la cabeza y ampliar las capacidades de armamento nuclear es una estrategia que puede hacer retroceder a Occidente.

Y de todas las numerosas rondas de negociaciones nucleares de Irán en las últimas dos décadas (el JCPOA de 2015 fue solo una ronda), este es el momento en el que Teherán está más en posición de intentar alejarse de la mesa y cruzar el umbral nuclear posiblemente antes de que el mundo pueda decidir cómo reaccionar.

Entonces, ¿se «inspirará» Irán en Pyongyang y se alejará? ¿Se sentirá Occidente más intimidado por el hecho de que Teherán tome el camino de Corea del Norte y decida hacer más concesiones?

La última prueba de misiles de Kim plantea muchas preguntas sin respuestas claras.

Pero sean cuales sean las respuestas, ninguna de ellas es una buena noticia para Estados Unidos o Israel.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat