Inicio INTERNACIONALES Elon Musk compró twitter por 44.000 millones de dólares y se esperan importantes cambios en la plataforma

Elon Musk compró twitter por 44.000 millones de dólares y se esperan importantes cambios en la plataforma

Por M S
0 Comentario

Itongadol.- Elon Musk, el hombre más rico del mundo, está gastando 44.000 millones de dólares para adquirir Twitter con el objetivo declarado de convertirla en un refugio para la «libertad de expresión». Sólo hay un problema: la plataforma social ya recorrió este camino antes, y no terminó bien.

Hace una década, un ejecutivo de Twitter apodó a la compañía «el ala de la libertad de expresión del partido de la libertad de expresión» para subrayar su compromiso con la libertad de expresión sin trabas. Los acontecimientos posteriores pusieron a prueba ese apelativo, ya que los regímenes represivos tomaron medidas contra los usuarios de Twitter, sobre todo a raíz de las efímeras manifestaciones de la «Primavera Árabe». En Estados Unidos, un visceral artículo de 2014 de la periodista Amanda Hess expuso el incesante y vil acoso al que se enfrentaban muchas mujeres por el mero hecho de publicar en Twitter u otros foros online.

En los años siguientes, Twitter aprendió algunas cosas sobre las consecuencias de gestionar una plataforma social en gran medida no moderada: una de las más importantes es que las empresas no quieren, por lo general, que sus anuncios aparezcan frente a amenazas violentas, discursos de odio que se convierten en incitación y desinformación que pretende inclinar las elecciones o socavar la salud pública.

«Con Musk, su postura de libertad de expresión -dejar todo arriba- sería mala en sí misma», dijo Paul Barrett, subdirector del Centro de Negocios y Derechos Humanos de la Universidad de Nueva York. «Si se deja de moderar con sistemas automatizados y revisiones humanas, un sitio como Twitter, en el espacio de un corto período de tiempo, tendría un pozo negro».

Google, señaló Barrett, aprendió rápidamente esta lección por las malas cuando grandes empresas como Toyota y Anheuser-Busch retiraron sus anuncios después de que corrieran por delante de vídeos de YouTube producidos por terroristas en 2015.

Una vez que quedó claro lo poco saludable que se había vuelto la conversación, el cofundador de Twitter y ex CEO Jack Dorsey pasó años tratando de mejorar lo que él llamó la «salud» de la conversación en la plataforma.

La empresa fue una de las primeras en adoptar el botón de «denunciar abusos» después de que la diputada británica Stella Creasy recibiera amenazas de violación y muerte en la plataforma. El abuso en línea fue el resultado de un tuit aparentemente positivo en apoyo de la activista feminista Caroline Criado-Perez, que defendió con éxito que la novelista Jane Austen apareciera en un billete británico. El acosador online de Creasy fue enviado a prisión durante 18 semanas.

Twitter siguió elaborando normas e invirtiendo en personal y tecnología que detectan las amenazas violentas, el acoso y la desinformación que infringe sus políticas. Tras la aparición de pruebas de que Rusia utilizó sus plataformas para intentar interferir en las elecciones presidenciales de 2016 en Estados Unidos, las empresas de redes sociales también intensificaron sus esfuerzos contra la desinformación política.

La gran pregunta ahora es hasta qué punto Musk, que se describe a sí mismo como un «absolutista de la libertad de expresión», quiere reducir estos sistemas, y si los usuarios y los anunciantes se quedarán si lo hace.

Incluso ahora, los estadounidenses dicen que son más propensos a ser acosados en las redes sociales que en cualquier otro foro en línea, y las mujeres, las personas de color y los usuarios LGBTQ+ denuncian una cantidad desproporcionada de ese abuso. Aproximadamente el 80% de los usuarios cree que las empresas siguen haciendo un trabajo «regular o deficiente» a la hora de gestionar ese acoso, según una encuesta realizada el año pasado por el Pew Research Center entre adultos estadounidenses.

Mientras tanto, términos como «censura» y «libertad de expresión» se convirtieron en gritos políticos para los conservadores, frustrados por ver a personalidades de derechas y funcionarios republicanos de alto nivel expulsados de Facebook y Twitter por violar sus normas.

Musk pareció criticar el veto permanente de Twitter al expresidente de EE.UU. Donald Trump el año pasado por los mensajes que, según la compañía tecnológica, ayudaron a incitar el ataque en el Capitolio americano.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat