Inicio INTERNACIONALES El amanecer y el atardecer

El amanecer y el atardecer

Por M S
0 Comentario

Itongadol.- Hay algo hermoso en los nuevos comienzos. El momento en que trazamos una línea en el tiempo y marcamos simbólicamente un final y un comienzo al mismo tiempo. En cierto modo, es tan hermoso como lo sería ver el amanecer y el atardecer sucediendo simultáneamente. El amanecer y el atardecer.

El Año Judío comienza en el momento en que termina el anterior. Si bien esto también es cierto para la Nochevieja, en el caso de Rosh Hashaná, este momento cierra todo un año de buenas acciones y pecados, de pasos en falso y de alegrías; de altibajos y de todo lo que hay en el medio. Al mismo tiempo, se abre la puerta a un nuevo camino, que ofrece la oportunidad de reconstruirnos.

A los judíos se nos dice, sobre todo por los nuestros, que somos el Pueblo del Libro. Los libros son un resultado colectivo de las palabras. Los días entre Rosh Hashana y Yom Kippur están llenos de palabras, y esas palabras en la mayoría de los casos terminan con un signo de interrogación. Pero, ¿por qué en lugar de lanzar fuegos artificiales de celebración al aire elegimos hacer preguntas? Y esencialmente, ¿qué hacemos con esas preguntas?

El niño bromista respondería: Hacemos con esas preguntas lo que todo judío haría, responder con otra pregunta.

El niño lógico diría: Para cada pregunta hay una respuesta, y eso es lo que debemos encontrar.

El filosófico, a su vez, respondería: La búsqueda de respuestas es la forma de encontrar el sentido de nuestra vida.

Está claro que todos tienen razón. Sin embargo, si algo define lo que hacemos con esas preguntas durante este periodo de autorreflexión, es que cada pregunta se responde con la acción. La pregunta «¿he hecho suficientes buenas acciones?» precede a la decisión activa de hacer más, mejor, con un impacto más amplio. Preguntarnos por qué hemos hecho daño a alguien nos lleva a pedir perdón, y también a encontrar formas de ser menos dañinos.

Hace unos años, fui al Museo del Cine y la Televisión de Berlín. Al entrar en el Museo, y antes de mirar las imágenes de películas, actrices y actores; pasé por una sala de espejos. Con espejos en todos los lados, en el suelo y en los techos, todos ellos creando imágenes que se magnificaban y distorsionaban, me sentí a la vez hipnotizado por ser la imagen de mi propia película y, al mismo tiempo, no podía dejar de verme desde diferentes perspectivas. Estas jornadas judías se parecen bastante a ese bucle de espejos. No hay otro lugar al que ir que no sea el camino que lleva a tu propio yo.

Estos días de autoevaluación, arrepentimiento y remordimiento son más o menos lo que los posmodernos llamarían mindfulness, sólo que sin el bombo (y las aplicaciones). Abrimos las heridas, vemos el vacío y lo dejamos sangrar. En la tradición judía, el renacimiento es un ritual anual. En otras religiones, nacer de nuevo ocurre una vez. En nuestro caso, ocurre cada año.

Al trabajar en el ámbito de la sanidad, representando a los hospitales Hadassah de Jerusalém en todo el mundo, soy testigo de cómo renacen vidas todo el tiempo.

Se podría pensar que estoy hablando de las vidas de los miles de pacientes que pasan por las manos milagrosas de los cirujanos del Hadassah; o de los bebés prematuros que nacen con semanas de antelación y sobreviven gracias a los innovadores cuidados neonatales inventados por los médicos-científicos «de vanguardia» del Hadassah, esa versión híbrida de los superhéroes médicos cuyas vidas se dedican a tratar a los pacientes y a encontrar curas al mismo tiempo. Podría escribir páginas de historias y ejemplos de vidas reconstruidas, y sin duda lo haré en futuros artículos.

Sin embargo, al mirar cada uno lo que hemos hecho en este último año, quiero hablar del modo en que las personas reconstruyen sus vidas encontrando formas de reparar sus heridas mediante actos de bondad, afrontando sus penas con la difusión de la franqueza.

Recuerdo a la familia que superó el trauma de perder a un hermano y a una hija por un melanoma en fase 4 trabajando con Hadassah para liderar una campaña de apoyo a la investigación de inmunoterapia contra el cáncer que salvaría a otros. O la pareja que esperó años para ver nacer a su único hijo, y que desde ese momento decidió vivir una vida de generosidad que asegurara que otros padres que esperaban pudieran hacer realidad sus sueños de tener sus propios bebés.

La combinación de modernidad y alta tecnología (o tecnología punta) nos hace vivir a gran velocidad. Buscando mayores logros, una comunicación más rápida, más de esto y más de aquello, y no tenemos tiempo de mirar a nuestro alrededor. No tendemos la mano no por falta de intención, sino porque vamos demasiado rápido.

Huyendo de nosotros mismos.

No soy un predicador, sino un humilde servidor de la misión en la que creo profundamente en mi corazón, apoyando la curación del mundo a través de la creación de conexiones en todo el mundo con Hadassah International.

En esta época del año, cuando respiro y reflexiono, me pregunto si he hecho lo suficiente. Sé que no lo he hecho. He compartido mi pasión de muchas maneras, pero en otras que podría haber hecho, no lo he hecho. Muchas veces me he perdido y atascado en los entresijos de las necesarias incursiones organizativas, y eso me ha impedido hacer más. He hablado mucho con muchos, y todavía necesito encontrar la manera de comunicar mejor, de crear ese impacto que pueda comprometer a la gente a actuar.

Al anochecer y al amanecer. Cuando alguien, en cualquier parte del mundo, reconstruye su vida mediante un acto de desinterés, puede resultar en la reconstrucción de la vida de alguien lejano cuya vida física está en peligro. Ese instante de benevolencia es el momento más mágico de la existencia humana.

Hace unos días, al comenzar el nuevo año judío, formé parte de una cadena mundial que generó un magnífico acto de bondad. A mediodía para mí en Jerusalem, al atardecer en Melbourne (Australia) y al amanecer en Nueva York, me enteré de un extraordinario regalo que cambió mi vida, cuyos detalles se conocerán muy pronto. En ese asombroso momento supe que muchas almas estresadas de Jerusalem que luchan por respirar o por caminar serían bendecidas al ser escritas en el Libro de la Vida.

La luz sigue a todas las tinieblas. Y este año, me comprometo con mi corazón, mi mente y mis acciones a hacer todo lo que esté en mi mano para experimentar más de esos momentos mágicos en los que el crepúsculo y el amanecer se convierten en uno.

Escrito por Jorge Diener, el Director Ejecutivo de Hadassah Internacional. Fuente: Timesofisrael.com

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat