Inicio Estados Unidos Nuevo curso de armas de fuego inspirado en Israel, que busca herir pero no matar, forma a los policías estadounidenses

Nuevo curso de armas de fuego inspirado en Israel, que busca herir pero no matar, forma a los policías estadounidenses

Por M S
0 Comentario

Itongadol.- El sargento Joshua Clower hace sonar rápidamente su silbato rojo oscuro. El puñado de policías reunidos cerca de él apuntan y disparan sus pistolas de nueve milímetros a siluetas humanas de cartón divididas por códigos de colores: rojo, amarillo y verde. Los agentes disparan hasta que Clower vuelve a hacer sonar el silbato.

Es un día húmedo con niebla profunda cerca de LaGrange, una ciudad a unos 70 kilómetros al suroeste de Atlanta, Georgia. Clower es el director de formación del departamento de policía de la ciudad. Indica a sus colegas que se acerquen unos metros a los objetivos y apunten. El ejercicio comienza de nuevo.

A diferencia del entrenamiento con armas de fuego habitual en Estados Unidos, la puntuación más alta no corresponde a los tiradores que aciertan en la cabeza y el torso, sino a los que colocan el mayor número de disparos en el bajo vientre, la zona pélvica y los muslos. Los impactos en estas zonas -marcadas en verde en la silueta- aumentan las posibilidades de que un objetivo humano sobreviva al disparo.

Si alguien le hubiera dicho a Clower hace tres años -entonces trabajaba como agente de patrulla y adiestrador de K-9- que pronto se encontraría en medio de un acalorado debate sobre una innovadora política de uso de la fuerza inspirada en el entrenamiento policial en Israel, probablemente se habría reído.

Hace unos tres años, el jefe de policía de LaGrange, Louis «Lou» Dekmar, se puso a estudiar en serio el concepto que había conocido en 2004 durante un viaje de intercambio policial en Israel, donde los agentes reciben formación para disparar a zonas no vitales, como las piernas, si la situación lo permite.

Dekmar recordó el enfoque israelí mientras la indignación pública por la excesiva violencia policial contra los afroamericanos seguía creciendo en Estados Unidos después de que Michael Brown fuera abatido por la policía en Ferguson, Missouri, en 2014. Los manifestantes pidieron un cambio radical en la forma de actuar de la policía. Las fuerzas del orden pusieron un mayor énfasis en la desescalada y el uso de opciones no letales, dice Dekmar. Fue un cambio de paradigma que también afectó al entrenamiento de las armas de fuego.

Dekmar lleva más de 40 años en las fuerzas del orden, 26 de ellos como jefe de policía de LaGrange, un departamento de policía con unos 100 agentes. Con la nueva política de uso de la fuerza en LaGrange, denominada «Disparar para incapacitar», el objetivo pasó a ser «detener la amenaza sin quitar una vida», explica: herir, no matar.

El programa, inspirado por Israel, es el primero de su clase en Estados Unidos y va en contra de las normas de uso de la fuerza que existen desde hace décadas en la policía estadounidense. Los agentes de la ley pueden utilizar la fuerza letal cuando creen razonablemente que ellos o el público están amenazados con lesiones corporales graves. La fuerza letal también puede estar justificada cuando se cree que un delincuente que escapa representa una amenaza importante para el público.

Los policías estadounidenses suelen apuntar al «centro de la masa»: el pecho y el torso. Según los instructores de armas de fuego, se trata de la zona más grande y más fácil de alcanzar, lo que ofrece las mejores posibilidades de detener una amenaza de forma segura y rápida. Pero la masa central, así como los disparos a la cabeza, también suelen ser mortales.

En comparación, las normas israelíes sobre armas de fuego son «mucho más restrictivas», afirma Robbie Friedmann, profesor de justicia penal de la Universidad Estatal de Georgia en Atlanta. Es el fundador del Georgia International Law Enforcement Exchange (GILEE), un programa que lleva a altos cargos policiales a Israel y otros países. Es el programa en el que Dekmar participó hace 18 años.

En Israel, los agentes de policía reciben formación para utilizar armas de fuego sólo en dos situaciones, según el comisario jefe Evgeny Shteyman, jefe de la Sección de Competencia Operativa de la División de Formación de la Policía de Israel. La primera es cuando los agentes son testigos de un ataque que supone un riesgo inminente para la vida de un agente o un civil, como un tirador activo. La segunda es cuando un sospechoso está en medio de la comisión de un delito peligroso. En este último caso, la policía sólo apunta a las piernas del sospechoso.

Otra distinción en el uso de las armas de fuego es que, en Israel, la mayoría de los militares y policías llevan sus armas cortas con el cargador cargado y la recámara vacía, lo que les obliga a montar la corredera mientras desenfundan y apuntan el arma. La razón de esta práctica, conocida como «porte israelí», es evitar una descarga accidental. En EE.UU., los agentes de policía están entrenados para llevar siempre un arma con recámara -por lo tanto, viva- para evitar cualquier retraso durante un encuentro potencialmente mortal.

A pesar de las diferencias tácticas y técnicas, Shteyman afirma que, tanto en Israel como en Estados Unidos, el objetivo es acabar con un peligro mortal, no matar a un asaltante.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat